martes, 23 de agosto de 2011

Mole, Aanderud Hecht / N.A.N.A.: Esta noche se improvisa

Foto: Fernando Aceves / Colección: Auditorio Nacional
Con-cierta independencia / 23 de agosto, 2011 / 2:50 hrs. de duración /
Promotor: FUAAN Financiera S.N.C.

Alejandro González Castillo
Aarón Cruz (bajo), Carlos Sustaita (teclados) y Ángel Guzmán (batería) observan cómo Natalia Mendoza se mueve por el escenario mientras sus variaciones vocales sorprenden a un público que por primera vez descubre el nombre de N.A.N.A. en las marquesinas.
Es la propia cantante quien, emocionada por pisar el escenario del Lunario, cuenta cómo fue que llegó a esta noche: “conocí a Aarón hace dos años, cuando éste me daba clases de improvisación una vez a la semana. Desde entonces comenzamos a tocar juntos hasta que tuvimos cuarenta canciones de las cuales escogimos doce para esta noche, luego de que Hernán Hetch nos invitó a participar. Esto es pura loquera, ¡pero está bien padre!”.


Una vez que se anuncia que se trata del debut del cuarteto, se comprende el evidente nerviosismo de los alumnos de Cruz, quienes con sintetizadores y jugueteos rítmicos abordan el campo de la improvisación y de un jazz ecléctico que se nutre lo mismo del folk que del hip hop, interpretado en español y en inglés.
La historia de Mole, Aanderud Hecht es opuesta a la del acto abridor. Poseedores de una reputación forjada tras años de esfuerzo, Hernán Hecht (batería), Mark Aanderud (teclados), David Gilmore (guitarra) y Luri Molina (contrabajo) se apropian del escenario con la naturalidad que posee quien ha pasado una buena parte de su vida sobre él.
Mientras Gilmore ha tocado con personajes como Ravi Coltrane o Steve Coleman, Molina forma parte de la popular agrupación Paté de Fuá; y mención aparte merece la experiencia de Hecht y Aanderud como músicos y productores, labores que los han llevado a colaborar con artistas como Omar Rodríguez López, Magos Herrera y Ely Guerra, entre otros.

Foto: Fernando Aceves / Colección: Auditorio Nacional

Sin embargo, ese cúmulo de experiencias no inmuniza a nadie contra las jugarretas del destino. De este modo, el baterista anuncia que ésta es “la noche del pedal de bombo roto”, y lo hace mostrando esa parte de su batería acompañado de una sonrisa socarrona. Y es que el pedal que golpea el tambor más grande de su set luce dañado, pero es el mismo ejecutante quien lleva a cabo una compostura emergente.
Naturalmente Luri, Hernán, Mark y Gilmore aprovechan toda oportunidad para presumir rapidez y precisión, pero ahí no detienen su mira, pues lo que ejecutan juntos es más importante que su lucimiento personal.
Mole, Aanderud Hecht  posee eso que algunos músicos virtuosos regularmente olvidan: sentimiento. De ahí que sean afortunados quienes escuchan las piezas que hoy, aún sin título, van hilándose una a una, porque todas ellas formarán parte del álbum debut del combo, próximo a editarse.
“No tenemos disco todavía —argumenta Hecht a modo de despedida— pero afuera pueden encontrar varios de nuestros otros proyectos, los cuales, por cierto, son muchos”. Y efectivamente, apenas se escucha el último acorde, a las afueras del recinto se arremolinan varios compradores, alistándose para saciar en casa esa hambre de más que hicieron pública a gritos, apenas unos minutos atrás.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.