jueves, 21 de julio de 2011

Peter Pan sobre hielo: Volar hasta el amanecer

Foto: Nicolás Turchetto / Colección: Auditorio Nacional

21 al 24, 27 al 31 de julio; 3 al 7 y 10 al 14 de agosto, 2011 / 40 funciones /
1:50 horas de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

Gina Velázquez
Sólo hace falta una pizca de imaginación para lograr que ocurra lo imposible. Los que han experimentado todo tipo de aventuras siguiendo esta afirmación, saben que Sir James Matthew Barrie no se equivocaba al estar convencido de que esa pizca es lo que se necesita para crear al único niño en el mundo que no envejece y puede volar.
Los destellos de luces neón, que parpadean entre las butacas, reflejan la ansiedad que existe antes de que comience la acción de la decimoséptima temporada de Holiday On Ice en el Auditorio Nacional. Este año, la dirección artística está a cargo de una leyenda del patinaje, Robin Cousins, campeón olímpico (Moscú, 1980), tricampeón mundial, destacado coreógrafo y actor.
Él mismo encarna al odioso Capitán Garfio, quien es abucheado de manera unánime, aunque en el fondo su presencia causa una fascinación que magnetiza. También es el que más risas provoca, porque es despiadado pero muy divertido.
El espectáculo está apegado al libro de Barrie; primero se presenta a un Peter Pan que desde la ventana de la familia Darling escucha los cuentos que Wendy narra a sus hermanos, Michael y John. Lo emocionante inicia cuando Nana, el perro-niñera, le roba la sombra al protagonista y éste irrumpe en medio de la noche para recuperarla, acompañado de su fiel hada, Campanita.
Una voz en off narra los detalles que se omiten en los diálogos, sirviendo como guía de la historia que es bien conocida por muchos, mas hay algunos que por primera vez viajan al País de Nunca Jamás.Todos se aferran a sus asientos para no brincar de emoción, pues el hechizo de la trama va in crescendo. Las espectaculares acrobacias —no sólo sobre el hielo, también en el aire— inician cuando Peter les enseña a los hermanos Darling cómo volar para poder ir juntos a su isla y vivir aventuras fantásticas.
Después de dar vuelta en la segunda estrella a la derecha, volando hasta el amanecer, se llega a Nunca Jamás. Ahí, con rítmicas coreografías y contagiosas canciones, conocemos a la tripulación del barco Jolly Roger, comandada por el Capitán Garfio; a los Niños Perdidos, camaradas de Peter Pan; a los salvajes indios pieles rojas y a las misteriosas sirenas.
Durante el intermedio, las niñas, que atinadamente asisten vestidas de Campanita, no dejan de retozar de aquí para allá, curiosas por descubrir qué pasará con los hermanos de Wendy, capturados por los piratas. Los niños, un poco más serios, preguntan e indagan qué hace el carrito de mantenimiento que da vueltas sobre la pista.
El épico rescate de los presos desemboca en una alegre fiesta en la aldea de los pieles rojas. Las piruetas sobre el hielo son las más grandiosas de la noche. La alegría no dura mucho, pues Garfio, ayudado por una Campanita resentida y engañada, aprehende a los Niños Perdidos y sus nuevos amigos, con el fin de atraer a Peter y enfrentarse en una batalla final. Las hadas son tan pequeñas que sólo tienen espacio para un sentimiento a la vez, por eso Campanita traiciona por los celos que le provoca la estrecha amistad entre Peter y Wendy.
Cuando, arrepentida, toma veneno en vez de Peter, su luz comienza a apagarse. Abatido, el eterno niño suplica por la ayuda de los presentes. La solución es simple, pero requiere que con gran fuerza todos repitan: “Creo en hadas”. Los gritos llenos de convicción le devuelven la vida al hada. Ambos están listos para salvar a sus amigos.

Foto: Nicolás Turchetto / Colección: Auditorio Nacional

Antes de que lancen por la borda a los prisioneros, el Capitán, intrépido, desciende de la pista. Se acerca a los asientos y corre por los escalones. Los niños más valientes vociferan en su cara, mientras los más temerosos lanzan un grito de terror al verlo tan cerca.
La última lucha entre Peter y Garfio se lleva a cabo en el aire; aunque ya se sabe que triunfará el bien, no deja de sentirse el nerviosismo. Luego de las grandiosas andanzas, Wendy y compañía deben regresar a casa. La despedida es emotiva; los niños de todas las edades, que hoy presenciaron la magia de Peter Pan, nunca lo olvidarán.

Cronología
El personaje creado por el escritor y dramaturgo J. M. Barrie es uno de los más populares del mundo infantil. Aquí, una breve cronología de su aparición y principales adaptaciones:
1902. La primera mención de Peter Pan se produce en uno de los capítulos del libro El pajarito blanco, de Barrie.
1904. El 27 de diciembre se estrena en Londres la obra de teatro Peter Pan o el niño que no quiere crecer.
1906. Barrie retoma el personaje y escribe Peter Pan en los jardines Kensington.
1911. La obra de teatro se adapta a novela y se publica bajo el título de Peter Pan y Wendy.
1953. Walt Disney realiza una película animada que popularizó al personaje a nivel mundial. Al año siguiente se estrenó un musical en Broadway.
1986. El videojuego La Leyenda de Zelda, creado por Shigeru Miyamoto, tiene como protagonista a un personaje que viste de manera similar a Peter Pan y lucha contra el paso del tiempo.
1991. Steven Spielberg creó una secuela en la que se muestra a un Peter Pan adulto. Hook se estrenó en 1991 y es la única adaptación en la que Campanita habla.
2002. Peter Pan: Regreso al País de Nunca Jamás es la secuela oficial de Disney, donde la hija de Wendy conoce a Peter Pan y emprenden una aventura.
2003. Aparece otra versión cinematográfica no animada, dirigida por P. J. Hogan.
2004. Para conmemorar el centenario de la aparición del personaje, se publica Peter Pan de Rojo Escarlata, escrita por Geraldine McCaughrean. (G.V.)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.