jueves, 7 de julio de 2011

Melendi: La mezcla perfecta

Foto: Fernando Aceves / Colección: Auditorio Nacional
Volvamos a empezar / 7 de julio, 2011 / 2:10 hrs. de duración /
Función única / Promotor: Ocesa Promotora S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
Sólo en la juventud se tienen las fuerzas para querer cambiar el mundo, de bebérselo en una cerveza, de acabarse la existencia en una parranda, de dejar la vida en un beso, de agitar la bandera de Asturias, de subir las piernas en los hombros del novio para gritarle a Melendi que es el asturiano más guapo del mundo, mientras el novio se tambalea tratando de mantener a la mujer en lo alto y la cerveza en equilibrio.


Así empieza esta cita. El Lunario está lleno de jóvenes en busca de un buen pretexto para estallar y lo encuentran en esta voz asturiana que resulta una vibrante mezcla, muy renovada eso sí, de estilos que oscilan entre la oscura poesía de Patxi Andion, el pop al estilo Alejandro Sanz así como la irreverencia de Joaquín Sabina.
Es imposible adivinar si sus seguidores hacen estas conexiones, pero “Piratas del Caribe” es la demostración de que cada generación construye sus propios arrabales donde encarar el peligro a cambio de un amor pagado. Así como fue en el rincón de una cantina (de José Alfredo Jiménez con voz de Jorge Negrete en 1950) o cuando nos dieron las diez y la once (de Joaquín Sabina en 1992) ahora es delante de un vaso vacío en un bar lleno de princesas ligeras de ropa y que llevan por bandera una tanga y una liga (de Melendi, quien la compuso justo cuando decidió ser “un poco más rockero”).





Foto: Fernando Aceves / Colección: Auditorio Nacional



Es la primera vez que se presenta en México y sus fans han esperado largo tiempo para ello, exigiéndolo en las redes sociales. “Muchas gracias, hacía tiempo que no me ponía nervioso arriba de un escenario y me da mucho gusto que sea en México”, dice Melendi y se arranca a satisfacer a todos.
Esta es la esencia de Melendi, pues antes de ser quién ahora es, estuvo en el mundo de las carreras de autos y hasta fue futbolista, después trabajó en muchos bares recogiendo con su mirada de artista vivencias e historias que luego formarían las letras de sus canciones.
El público mexicano que hoy lo escucha y corea conoce su fama creciente y en justa retribución el cantautor festeja el triunfo de la Selección Mexicana Sub 17 (que justo esta noche le ganó a Alemania en cuartos de final de la Copa Mundial). La respuesta es un aplauso interminable mientras él sigue cantando. Lleva prisa, son muchos los temas que faltan y canta sin parar “Sin noticas de Holanda”, “Volvamos a empezar”, “Entre la ropa sucia de Cupido”, y “Llueve”.
Llega “Caminando por la vida”, que es asumido y coreado a gritos como todo un himno: “Voy caminando por la vida, sin pausa, pero sin prisas / procurando no hacer ruido, vestido con una sonrisa, sin complejo ni temores”.
A ritmo de rock, pop y rumba la noche se desvanece. El cantautor de 32 años dice “Oye, cómo pega la altura, estoy reventadito”, pero un aplauso lo consuela y sigue con sus canciones, que para eso somos todos jóvenes esta noche.
Cada uno de los que cruzan la puerta con dirección a la noche, lleva la intención clara de protagonizar hoy por lo menos una canción de Melendi. Quizá ésa en la que uno va borracho por la vida tirando migas para acordarse, mañana, donde está el portón de la mujer que hoy nos amó.


Programa
El parto / Volvamos a empezar / Entre la ropa sucia de Cupido / Llueve / Caminando por la vida / Calle La Pantomima / Barbie de extrarradio / Melancolémia / Por amarte tanto / Piratas del Bar Caribe / Sonrisas / Con sólo una sonrisa / Quisiera yo saber / Con la luna llena / Un violinista en tu tejado / Cierra los ojos / Canción de amor caducada / Perdóname ángel / Loco / Hablando en plata / Corazón de peón / Somos / Curiosa la cara de tu padre / Como una vela / Arriba extremoduro / Vuelvo a traficar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.