sábado, 18 de junio de 2011

Saravá y Dannah Garay: De Nat King Cole a Chico Buarque

Foto: Fernando Aceves / Colección: Auditorio Nacional

Con-cierta independencia / 18 de junio, 2011 / 3:00 hrs. de duración /
Función única / Promotor: FUAAN Financiera S.N.C

Julio Alejandro Quijano
Un rumor recorre la escalera rumbo a la salida. El zapateo de la gente en los escalones de madera se funde con comentarios que, para ser descritos en su justa dimensión, deberían redactarse entre dos, tres y hasta cuatro signos de admiración: “¡Son grandes músicos, mejores de lo que me había imaginado, realmente me han sorprendido!”



Las alabanzas se refieren por igual a la jazzista Dannah Garay y al grupo de bossa nova Saravá. Además, se reflejan en la masiva compra de discos. “Ya mero se acaban los de Dannah”, dice uno de los fans recién nacidos esta noche. El vendedor responde con un “¡ojalá!”, agrega una sonrisa y luego saca una caja con otra decena de CDs: From you… to you. Remembering Nat King Cole.

“¿Para qué compras dos discos?”, pregunta una mujer evidentemente celosa a su pareja, quien contesta con suavidad: “Uno es para mí y el otro… para ti”. La novia responde con un beso.
Esa inquietud —o egoísmo, según se vea— por llevarse cada quien su propia Dannah Garay se entiende desde la primera interpretación en el concierto: “I Love You for Sentimental Reasons”. La cantante se la dedica a un ser especial en su vida: “Cuando grabé este tema, pensé siempre en una persona que, estoy segura, está a mi lado; es una canción para mi papá”. La voz de Garay avanza melosa sobre la primera estrofa —una declaración de amor incondicional: “I hope you do believe me / I’ve given you my heart”—, y se convierte luego en una caricia de piel con piel en el segundo coro, un agradecimiento cíclico y, por tanto, infinito: “I think of you every morning. / Dream of you every night”).
“En el disco vienen varias dedicatorias —confiesa Dannah— porque las canciones significan muchas cosas en mi vida. Este es un tributo a Nat King Cole porque sus discos fueron lo primero que escuché, y estoy segura de que este disco me va a acompañar toda mi vida”. Canta “I’m Thru’ with Love”, donde su voz se mueve con sensualidad; enseguida “Smile”, que suena con esa mezcla de felicidad absoluta y tristeza sin fin que caracteriza a toda la obra de Charles Chaplin, autor de la letra.
Para cuando se despide, deja en el público la sensación de que su voz es una amiga entrañable a la que hay que llevar a casa, incluso a costa de novias celosas. “Los dejó con Saravá, un grupo que les hará pasar una noche increíble”, remata.
La promesa se cumple. Si la primera parte del concierto dejó un nuevo cariño, Saravá extiende brisa, playa y mar sobre el foro con canciones de Antonio Carlos Jobim, Joao Gilberto, Vinicius de Moraes, Caetano Veloso y Chico Buarque. Todas interpretadas con un apego a esa bossa nova que fue el soporte cultural del futuro brasileño en la década de los sesenta. Como suele decir Buarque: “Es difícil que se borren nuestros nombres de la memoria de la gente”. Y Diego Avendaño, el vocalista, tiene esa delicada rebeldía que hace de la bossa nova una forma de entender la vida.



Foto: Fernando Aceves / Colección: Auditorio Nacional

De modo que cuando el público baja por la escalera de madera hacia la salida, lleva signos de admiración dibujados en el rostro, repartidos por igual para la voz de Dannah Garay y el virtuosismo de Saravá.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.