Bienvenido


El AUDITORIO NACIONAL es más que un centro de espectáculos, es un recinto plural e incluyente, abierto a las más diversas manifestaciones artísticas y culturales, y con una amplia agenda de actividades. En esta BITÁCORA podrás conocer los sucesos que han escrito la historia de este espacio que ya es emblema de la sociedad mexicana. Si deseas adentrarte en los acontecimientos que le han dado distinción al AUDITORIO NACIONAL, da clic en las pestañas inferiores.

jueves, 23 de junio de 2011

La importancia de llamarse Ernesto: La joya del homo ludens

Foto: Roundabout Theatre Company

De Broadway al Lunario / 23 de junio, 2011 / Función única /
2:20 horas de duración / Promotor: FUAAN Financiera S.N.C.


Fernando Figueroa
Según Jorge Luis Borges, “los largos siglos de literatura nos ofrecen autores harto más complejos e imaginativos que Óscar Wilde; ninguno más encantador”. El escritor argentino considera a Wilde un homo ludens que jugó con su vida, con la poesía, la novela y el teatro. Específicamente, acerca de La importancia de llamarse Ernesto, Borges señala que “es la única comedia del mundo que tiene el sabor del champagne”.
En efecto, la obra es fina y exquisita en el papel, pero incomparable cuando cae en manos de otro genio británico como Brian Bedford, quien no sólo la dirige de manera espléndida, sino que además se asigna el papel de Lady Bracknell y lo ejecuta de modo tan brillante que opaca las excelentes actuaciones del resto del elenco.
Por este trabajo, Bedford fue nominado a los Premios Tony como Mejor Actor, y el montaje tuvo otras dos nominaciones: Mejor Vestuario (Desmond Heeley) y Mejor Reposición (Roundabout Theatre Company).
No es la primera vez que un hombre interpreta el papel de Lady Bracknell, ni mucho menos, pero en esta ocasión el histrionismo de Bedford sirve de atalaya para observar la perfección del texto, tal como lo consignó The New York Times.
Por cuestiones tan subjetivas como el gusto del jurado, Bedford no obtuvo el Tony, aunque sí fue premiado el vestuario de la obra: una delicada recreación de la indumentaria de la alta sociedad londinense de finales del siglo diecinueve, especialmente en el recargamiento de Lady Bracknell.

Foto: Roundabout Theatre Company

La importancia de llamarse Ernesto es una divertida y ácida sátira de las costumbres victorianas que aún provoca innumerables carcajadas porque conserva vigencia en cualquier parte del mundo. Refiriéndose a la obra del dublinés en su conjunto, Borges escribió: “no ha envejecido, pudo haber sido escrita esta mañana”.
John Worthing (David Furr) y Algernon Moncrieff (Santino Fontana) cortejan a Gwendolen (Sara Topham) y Cecily (Charlotte Parry), pero ambos caballeros poseen una doble personalidad que enreda los acontecimientos. Lady Bracknell, la madre de Gwendolen, es el prototipo de la mujer dominante que busca al mejor partido para su hija, y que en su accionar muestra jocosamente las entrañas de la doble moral.
Si en los Tony hubiera un premio a las frases célebres de las obras, Oscar Wilde se llevaría una estatuilla por aforismos como éstos: “En la vida marital tres son compañía, pero dos no”, “La esencia del romanticismo es la incertidumbre”, “No hay nada de romántico en una declaración amorosa, sobre todo porque puede ser aceptada”, “¡El placer, sólo el placer! ¿Acaso hay otra cosa que mueva a la gente?”
La transmisión, generada en el American Airlines Theatre de Nueva York, resultó impecable gracias a la asociación de Roundabout con L.A. Theatre —empresa que tiene 30 años de experiencia en la grabación de audio de grandes puestas en escena— y la aportación de BY Experience, la compañía que en 2006 introdujo el concepto de transmisión de óperas en vivo desde del Met neoyorquino, y en 2009 inició la distribución internacional de National Theatre Live.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...