jueves, 26 de mayo de 2011

Marco Antonio Solís: Tan lejos, tan cerca

Foto: Fernando Moguel / Colección Auditorio Nacional

World Tour 2011. En total plenitud / 26 y 27 de mayo, 2011 /
Dos funciones / 2:10 horas de duración / Promotor: Ocesa Promotora S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
De la calle Río Tíber al Auditorio Nacional hay 2.9 kilómetros. En automóvil, según Google Maps, la distancia se recorre en siete minutos. A pie, el lapso se alarga hasta media hora. Marco Antonio Solís tardó en llegar un poco más: algo así como 35 años.

No es que hoy sea la primera vez que El Buki llena este escenario con sus canciones, bailarinas de breves bikinis y fuegos artificiales (realmente artificiales porque son sólo imágenes proyectadas en un par de pantallas), pero esta noche en particular se muestra nostálgico por su juventud, por aquel año de 1975 en que fundó Los Bukis.

Desde que se puso en camino para el concierto, le comentó a un amigo: “En 1976 grabamos el primer disco. Por cuestiones de presupuesto, lo hicimos en siete horas; ¡once temas en siete horas!” 
La camioneta en que viaja pasa por el Ángel de la Independencia. Es decir, por Río Tiber y por los recuerdos de Marco Antonio, quien toma una foto y la comparte en Twitter con sus seguidores, a quienes les escribe un mensaje cifrado: “El pasado es un buen lugar para vacacionar, pero no para quedarse a vivir”.
Horas más tarde, ya durante el concierto, con el recinto totalmente lleno y el público diciéndole que es lo máximo, Solís revela el secreto detrás de tanta melancolía: “Cuando era joven, cuando todavía nadie me conocía, yo trabajé muy cerca de aquí, en la calle de Río Tiber. Era repartidor de medicamentos. Nunca me imaginé que algún día estaría aquí con ustedes”.
En uno de los balcones ondea una bandera de Chile, país donde decir El Buki es hablar casi de una deidad, según comenta un fan sudamericano. Miles de personas corean “Tu cárcel”, bailan en los pasillos con “Morenita” y las mujeres gritan que su ídolo es guapísimo mientras él canta “A dónde vamos a parar”. ¿Qué sucederá en su interior mientras recibe tantas demostraciones de cariño? ¿Pensará en las penurias de aquellos catorce años de su juventud en que deambuló “por siete diferentes colonias de la ciudad de México”? 
Parece que la respuesta correcta es más sencilla: que todo este público forma una cofradía llamada MAS, iniciales del cantante que son un éxito de mercadotecnia, pues aparecen estampadas en playeras, tazas y fotografías. Y el rol de Marco Antonio es el de líder de estos cófrades que se levantan para bailar “Si no te hubieras ido” como si fueran Gael García Bernal (los hombres) y Maribel Verdú (las mujeres), en una escena de la película Y tu mamá también. 
“Hermanitos —dice cuando regresa para el encore de “¿Dónde estará mi primavera?”—, me tienen aquí para compartir estas canciones que anidaron un tiempo en mi alma hasta que les llegó el tiempo de volar, sólo Dios sabe hasta dónde”.



Foto: Fernando Moguel / Colección Auditorio Nacional
En el interior de este ex repartidor de medicinas sólo se adivina agradecimiento hacia sus hermanitos que, por cierto, llegaron en una especie de procesión que dejó una olorosa huella de perfumes. Los peregrinos, quienes salieron de los túneles del metro o de sus lujosos automóviles, estaban marcados por la pompa.
A la inversa, luego de más de dos horas de baile y canto, la multitud sale con la consigna de, efectivamente, llevarse lejos las canciones que un día estuvieron en el alma de MAS. Mientras tanto, él vuelve a casa. De camino, a bordo de su camioneta, pasa de nuevo por la glorieta del Ángel de la Independencia: 2.9 kilómetros en siete minutos. El Buki manda un último mensaje en Twitter: “Pasé una noche súper. No saben qué linda está la ciudad de México”. Luego mira por la ventanilla en busca de la farmacia donde trabajó.


Profesión de fe
Las creencias de El Buki son tema recurrente en sus conciertos y entrevistas. A través de algunas declaraciones se vislumbra con claridad su pensamiento espiritual: “Creo firmemente que Dios está metido en medio de toda ilusión que nace del alma”, dice cuando se le pregunta cómo se explica el éxito en sus treinta y seis años de carrera artística.
“Un día como hoy hace tres años, mi padre se fue al cielo, sé que sus bendiciones están siempre presentes en mi camino”, escribió el 24 de mayo en un mensaje en su página oficial. Y agregó: “No estoy triste, lo recuerdo con mucha alegría, era un viejo muy bromista y cantador”.
“Cada vez estoy más convencido de la utilidad de la meditación”, dijo en una entrevista al presentar su actual gira de conciertos.
Por supuesto, también tiene convicciones mundanas. Durante la reciente final del futbol mexicano, fue un aficionado michoacano que echaba porras a través de su Twitter. Pidió penales contra los Pumas, se quejó del árbitro y, al final, lamentó que perdiera “mi Morelia”. (J.A.Q.)



Programa

Amor en silencio / El peor de mis fracasos / El celoso / Sigue sin mí / O me voy o te vas / Como fui a enamorarme de ti / Nada que me recuerde a ti / Dime dónde y cuándo / Mi eterno amor secreto / Morenita / Hay de amores a amores / El milagrito / Invéntame / Tus mentiras / Tú me vuelves loco / Tu cárcel / Cuando te acuerdes de mí / Antes de que te vayas / Adónde vamos a parar / Más que tu amigo / Mi mayor necesidad / A donde vayas / La venia bendita / Si no te hubieras ido / Dónde estará la primavera / Ya nada es igual / Él nunca te olvida
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.