sábado, 2 de abril de 2011

Two door cinema club: Triunfantes riffs irlandeses


Foto: Colección Auditorio Nacional


2 y 3 de abril, 2011 / 2:01 hrs. de duración / Dos funciones / 
Promotor: Operadora de Centros de Espectáculos S.A. de C.V. 

Gina Velázquez 
En 2007 Kevin, Alex y Sam encontraron el nombre de su banda con la mala pronunciación de Sam al referirse a su cine local, Tudor Cinema. Comenzaron a llamar la atención en la red gracias a su myspace, donde permitían la descarga gratis de sus canciones. A los dos años de su inicio ya contaban con un EP, Four words to stand on (2009), producido por la discográfica independiente francesa Kitsuné Maison. Ésta los incluyó en un tour por Europa en el que fueron teloneros de Foals, Delphic, Phoenix. A los pocos meses grabaron en Londres su disco debut, Tourist History (2010). Así, la banda originaria de Irlanda del Norte, con un sonido característico bien desarrollado, tan solo en 2010 ofreció 214 conciertos alrededor del mundo. 

Esta es la segunda vez que Two Door Cinema Club se presenta en México. La primera fue en el marco de un festival, por lo que ésta resulta más especial. Hoy son los protagonistas y el tiempo es sólo suyo. El lleno es total, quizás muchos de los asistentes los ganaron aquella tarde de octubre, otros los siguen desde que su EP circulaba en las páginas de música de internet. 
La etiqueta del día es imprescindible: pantalones entubados, camisa a cuadros y tenis planos. La mayoría del novísimo público no sobrepasa los veinte, el ambiente que incitan es fresco y cordial. El ritmo de la noche es constantemente intenso. El set list es breve pero bien conocido, a excepción de “This is Moon”, tema que tiene días de haber sido compuesto. 

Foto: Colección Auditorio Nacional

Kevin Baird (bajo, sintetizador), Alex Trimble (vocal, guitarra) y Sam Halliday (guitarra) crean un electropop que juega con poderosos beats de rock. Sus influencias están bien diluidas en sus canciones, ciertos ritmos remiten a, por mencionar a algunas, Broken Social Scene, Mew, Death Cab for Cutie o The Postal Service. 
La ovación inicial se extiende unánime hasta el fin y los fans radiantes corean los estribillos más pegajosos. Las únicas pausas se dan cuando Alex y Sam cambian de guitarras, las encargadas de sus característicos riffs de altos registros. El integrante adicional en los tours, Benjamin Thompson (batería), es esencial. La fuerza de la banda recae en el baterista y el bajista, su base rítmica es sólida, triunfante. No incurren en la pose de rasguear fuerte como otras bandas, los rasgueos son precisos y veloces, de ahí los acordes muy armónicos. Y todo se equilibra con la voz emotiva de Alex. 
Two Door Cinema Club ha confesado que sus aspiraciones como banda se reducen a divertirse, tocar y, con suerte, que a la gente le guste su trabajo. Como todo buen músico, desearían vivir sólo de su música, aunque no pretenden parecerse a nadie. Su autenticidad reside en ser y sonar como ellos mismos, con esa extraña mezcla de fuerza y armonía que nos sacude delicadamente.

Foto: Colección Auditorio Nacional

Programa 
Cigarettes in the theatre / Undercover Martyn / Hands off my cash, Monty / Do you want it all? / Something good can work / Handshake / This is the life / Kids / Costume party / This is moon / You’re not stubborn / Eat that up / What you know / Come back home / I can talk.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.