lunes, 11 de abril de 2011

Duran Duran: Neorománticos digitales


Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
11 de abril, 2011 / 1:40 hrs. de duración / Función única /
Promotor: Ocesa Promotora S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
Basta echar una mirada alrededor para darse cuenta de un detalle inusual; esta noche, la mayoría de las personas que ocupan las butacas traen consigo dispositivos móviles verdaderamente sofisticados para captar en video los movimientos de Duran Duran en el escenario. Y sus usuarios, en lugar de aplaudir el desempeño escénico de los músicos de Birmingham, comparten de inmediato lo que sus ojos jamás vieron en su red social preferida, en tiempo real. ¿Frivolidad? Nada de eso. ¿Qué tal denominarlo estilo de vida? Porque el propio Simon LeBon fue quien solicitó que todos sacaran del bolsillo esos aparatos para con ellos dejar constancia de que, como de costumbre, hubo un esmero especial en su facha: botas a media espinilla, saco oscuro con la bandera británica delineada en la espalda y, por si fuera poco, barba y cabellera delicadamente descuidadas.

Tras el cantante se encuentran Roger Taylor, Nick Rhodes, John Taylor y Dominic Brown. A excepción del último, encargado de ocupar los zapatos que dejó abandonados Andy Taylor, se trata de músicos que abrieron algunos caminos en la industria de la música. De cierta forma, hace treinta años vaticinaron el éxito de las boy bands, la necesidad de crear remixes de los temas propios y la importancia del videoclip como herramienta de proyección mediática. Poseedor de personalidades claramente delineadas por su vestimenta y protagonista de videos que en su momento le pusieron los cabellos de punta a MTV, el otrora quinteto amasó un cancionero que fue envuelto con el celofán del new wave y etiquetado como new romantic, para así protagonizar una nueva invasión inglesa en las listas de hits estadounidenses.

De aquella época glamorosa, sobreviven intactas las líneas melódicas de los sintetizadores, el pulso funk y el ánimo de crear tonadas memorables, sin embargo, los músicos no se conforman con revivir aquellos discos que giraban a 33 ½ revoluciones por minuto. Y para certificarlo está All You Need Is Now (2011), un álbum de elocuente título cuya producción corrió a cargo de Mark Ronson (uno de los talentos más celebrados a últimas fechas en Reino Unido) y del cual hoy se ejecutan algunos temas que son recibidos con el mismo entusiasmo que los clásicos de la primera mitad de los ochenta. La habilidad para hilar “The Reflex” con “Leave a Light On” —como si entre ambas no existieran más de veinte años de distancia, sino unos cuantos compases— habla de las dotes del combo para usar el tiempo a su favor. En ese sentido, una simple patada al aire, sincronizada con un redoble de batería, funciona de maravilla para los fans y de paso le ahorra a LeBon el innecesario desgaste de articulaciones que traería consigo bailar completa “Notorious”.
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Tras recordar su primera visita a México, los ingleses repasan uno de sus mayores éxitos de los años noventa, “Ordinary World”, y entre la bulla que éste genera parece inaplazable la llegada de “Come Undone” a modo de cierre triunfal, sin embargo sus acordes jamás hacen acto de presencia. Así, la muchedumbre abandona el foro, revisando el álbum que acaba de crear en su teléfono celular. La crisis de los treinta ha quedado atrás, así como la euforia por el pop inglés; serenamente, los asistentes guardan unos cuantos temas del concierto entre autorretratos y postales que, sin remordimientos, muestran las huellas del tiempo. Pareciera un detalle triste cerciorarse cuán lejos están los días de romanticismo new wave, pero no es así. Por fortuna, tal como Duran Duran hace con su sonido, en la era digital los retoques y los reencuentros siempre están al alcance de nuestro índice.

El año del rompimiento
En1985, Duran Duran poco tenía que demostrarle al mundo; sus tres primeros álbumes (Duran Duran, Rio y Seven and Ragged Tiger) consiguieron que el grupo se ganara el mote de The Fab Five —en clara alusión a The Beatles— y pocas revistas de música y moda se resistían a presumirlos en sus portadas. Pero justo cuando los autores de “Hungry Like the Wolf” rozaban las nubes decidieron tomarse un respiro que finalmente resultaría definitorio en el rumbo de sus carreras. John y Andy Taylor se aliaron con Robert Palmer y Tony Thompson (Chic) para formar The Power Station, una especie de súper grupo que de inmediato entraría al estudio para grabar un debut homónimo del cual se deprendería el sencillo “Some Like It Hot”.
Por su parte, Roger Taylor, Simon LeBon y Nick Rhodes no se sentaron a mirar el televisor; bajo el nombre de Arcadia, el trío editó So Red the Rose, del cual se desprendería “Election Day”. Tras esas distracciones, Andy y Roger Taylor escaparían de Duran Duran para que éste, ya como trío, pusiera a la venta Notorious (1986), luego de tres años de inactividad. Las cosas jamás volverían a ser igual desde entonces pues, pese a que dicho álbum resultó ser un éxito, no alcanzó los niveles de venta que sus predecesores. Sería hasta el cambio de década que el grupo retomaría la senda, con The Wedding Album (1993). (A.G.C.)

Programa

Planet Earth / Hungry Like a Wolf / Aynin / Being Followed / Notorious / Safe / The Reflex / Leave a Light On / The Chauffeur / Ordinary World / White Lines / Girl Panic / Careless Memories / Sunrise / Wild Boys / Rio / Bond Medley / A View To a Kill / Girls On Film.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.