domingo, 13 de marzo de 2011

Temporada de ópera para niños: La italiana en Argel


13 y 27 de marzo, 2011 / 1:11 hrs. de duración / Dos funciones / 
Promotor: FUAAN Financiera S.N.C. / Arpegio Producciones Arte y Entretenimiento A.C. 

Gina Velázquez 
Muchas de las familias que han asistido hoy al Lunario no sospechan que están a punto de realizar una travesía a tierras exóticas y lejanas, todo desde la comodidad de su asiento. Argel es el destino y la ubicación temporal se remonta a días antiguos. Los anfitriones son personajes de diferentes culturas que se encuentran en un enredo de lo más divertido. 
La italiana en Argel, de Gioachino Rossini, pertenece al género denominado como dramma goicoso y se caracteriza por contener escenas graciosas como el clímax dramático al final de un acto. Es una ópera buffa que precede a la obra más importante del compositor italiano: El barbero de Sevilla. En esta tarde solo el pianista Abd El Hadi Sabag se encarga de musicalizar la ópera. 
La escenografía multimedia que distingue a la compañía de ópera para niños está presente, sin embargo, a diferencia de lo acostumbrado, será el único elemento de producción adicional a los actores. Basta con los ocho artistas en escena, que con coloridas caracterizaciones e imponentes voces apresan la curiosidad de la audiencia, sobre todo de la más joven. 
Paradójicamente el preferido de esta aventura es Mustafá (Amed Liévanos), el soberano de Argel, un tirano que mantiene cautivos a varios italianos. Lindoro (Hugo Colín), Isabela (Cassandra Zoé Velasco) y Tadeo (Mariano Fernández) se las ingenian para escapar de las garras del señor de gran turbante. Mustafá se caracteriza por ser un poquito coqueto con otras mujeres y algo malo con su esposa Elvira (Denise de Ramery), es quien arrancará más carcajadas y no precisamente porque se rían con él y sus maldades. 
Los intérpretes constantemente rompen la barrera que hay entre el escenario y el público, así, se involucran dinámicamente con los niños y se pasean entre los asientos. Hay quien olvida por completo las papitas que están en la mesa y se entretiene deslumbrándose con todos los movimientos de Mustafá; otros son capaces de al mismo tiempo, comer nachos con queso y seguir la línea de la historia sin perder detalle. 
Las escenas más vistosas son las que contienen piezas interpretadas por varios cantantes. Tal vez porque cada uno posee una tesitura distinta y entonces en diferentes momentos del ensamble se acentúa la característica de cada tono. La fascinación ante los descubrimientos no puede ser contenida y los perspicaces comparten entre murmullos, con el adulto más cercano, la revelación. 
¿Quién dijo que la ópera es aburrida? Si la ópera es como un cuento con canciones y éstas siempre hacen que todo sea más festivo. La segunda Temporada de Ópera para niños termina reafirmando el lema de su compañía “Transformando con el arte la vida de los niños”. Seguramente hoy a través del goce se han sembrado muchas semillas de curiosidad artística en los pequeños.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.