martes, 15 de marzo de 2011

The Residents: El espejo bajo la máscara

15 de marzo, 2011 / Función única / 1:48 hrs. de duración / 
Promotor: Festival de México
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
David Cortés
Hay un ausente en el escenario, pero no sabemos quién es. No extraña el celo del anonimato de The Residents, tal vez uno de los combos de vanguardia más longevo e interesante de la escena del rock experimental, sino su alineación. Acostumbrados sempiternamente a concebirlos como un cuarteto, en su visita al Lunario sorprenden al aparecer sólo tres.

“Randy”, el cantante, dice que Carlos se ha retirado y está en Guadalajara. El gesto es significativo del espíritu hilarante que perlará la noche. “Chuck” en teclados y “Bob” en la guitarra (los nombres podrían ser cualesquiera, porque como ellos mismos dicen: “los nombres que sus padres dieron a quienes están en The Residents, pertenecen a los individuos y no al grupo”) hacen la música, una música que se ha adaptado a los tiempos y que, las más de las veces, se pone al servicio de las historias.
Talking Light es el espectáculo que ha traído a este legendario grupo por primera vez a México. Los sonidos que lanzan van desde fragmentos minimales, hasta feroces intervenciones de una guitarra que brama un blues cibernético del siglo XXII. Mientras “Randy” balancea sus brazos y se vale de un amplio registro vocal para contarnos las historias fantasmas y de la gente que vive en los espejos, los instrumentos tienden una alfombra amable para que su relato adquiera los matices necesarios para transmitir esas sensaciones de horror de mirar a través de esos muros de azogue que se vuelven terribles porque, como diría Borges, “reproducen a los hombres”.
Cuando la narración así lo demanda, los pasajes instrumentales presagian terror puro, lindan los terrenos de la música industrial de los ochenta, atrevida, estruendosa, demencial, contrastante con la pasividad de la escenografía en donde una lámpara de mesa ilumina un televisor encendido pero sin señal, mientras “Randy” habla con los habitantes de los espejos, que él proyecta en tres pantallas circulares.
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
La interacción entre video y grupo imprime toques sombríos, pero la sutileza en su tratamiento hace que este horror se torne hilarante, ya sea por los atuendos de los músicos (que semejan ¿cigarras?, ¿termitas?, ¿obreros metalúrgicos?), por el abrigo luminoso del cantante en el encore, o el jocoso cierre con el tema de “Ghostbusters”.
Solemnidad no es sinónimo de seriedad y The Residents demostró que luego de 40 años se puede hacer música interesante, atractiva e incluso desafiante, sin necesidad de recurrir a un set list de grandes éxitos (es un decir) ya erosionados por el tiempo.


Programa
Smelly Tongues / Sleepwalkers (Intro Story) / Story I Talking Light/ Six More Miles (Ghosts/ Red/ Mirror)/ They Are The Meat/ He Also Served (Mirror People 1) / Story 2 (Random) / Semolina / My Window / Barstow (Barber Shop) / Story 3 Unseen Sister (Mirror / Random) / Old Woman / Lillie / Bury Me Not / Die Stay Go.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.