sábado, 19 de febrero de 2011

The Radio Dept: Crepúsculo sónico


19 de febrero, 2011 / 1 hora de duración / 
Promotor: Ache Producciones
Alejandro González Castillo
Para llegar a la cita de hoy, Johan Duncanson, Martin Larsson y Daniel Tjader tuvieron que deshacerse de la bajista y el baterista que originalmente formaban parte de The Radio Dept.; una operación que, lejos de recrudecer su sonido, no hizo más que cocerlo hasta dejarlo lo suficientemente suave como para ser digerido por la nena más remilgosa. Les tomó siete años grabar tres álbumes en los que pasaron del shoegaze al dream pop y ahora visitan por vez primera México, decididos a dejar en claro que el repertorio de aquellos días de distorsión inclemente no es su favorito.

Un teclado, una computadora portátil, un bajo y una guitarra son suficientes para que el trío nacido en Suecia repase los tonos más amables de su discografía. Larsson y Tjader han dejado atrás la maña de hundir la mirada en sus zapatos para confrontar a su público directamente, con un bagaje rítmico que va del candor de Pet Shop Boys al bestialismo de Suicide; por su parte, Duncanson advierte que planea interpretar una “canción tonta” mientras se recarga en el diapasón de su instrumento, como si estuviera acodado en un pupitre, frente a la chica más linda del salón. Y así, con la timidez propia del escolar que se confiesa por vez primera, la voz del cantante agradece en español la amabilidad del público mexicano para luego encoger los hombros entre estrofas, como si con ese movimiento se excusara por no pisar su pedal de distorsión. 
Aclamado en los blogs musicales más exquisitos e ignorado por los grandes medios de comunicación, el combo sueco consiguió, desde el lanzamiento de su primer álbum (Lesser Matters, en 2003), hacerse del pegote de “banda de culto” gracias a que el sello Labrador acogió su sello sonoro —entonces endeudado gravemente con My Bloody Valentine— para envolverlo con su buen gusto gráfico. Su movimiento más escandaloso ha sido aparecer en el soundtrack del filme Marie Antoinette, un detalle insólito si se considera que los autores de “When the Damage Isn’t Already Done” gustan de la discreción —prefieren la simpleza del EP encima de la grandilocuencia del álbum. De hecho, antes de pisar las tablas del Lunario dudaban seriamente que poseyeran la capacidad de convocatoria para abarrotar un foro de tales dimensiones.
Tras reservar la mayor parte de su tiempo sobre el escenario para ofrecer los tracks que integran su más reciente obra, Clinging To a Scheme, Johan, Martin y Daniel desaparecen uno a uno. Cada cual vuelve al camerino con la certeza de que la brevedad de su presentación ayudará a conservar intacto su estatus en el mundo musical, porque The Radio Dept. aún se mantiene fuera del alcance del radar y es su capacidad para sobrevivir justo entre la luz y la sombra el atributo que más admiran sus seguidores, quienes ansiosos se hacen de la discografía entera del grupo a la salida del recinto. Hablando de insaciabilidad, si no se compran esos discos hoy, de la mano de los propios creadores, ¿cuándo más?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.