jueves, 4 de noviembre de 2010

Ednovi: Tras la herencia de Houdini

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


Noches de magia a la luz del Lunario / 4 de noviembre, 2010 / Función única / 
1:50 hrs. de duración / Promotor: Imagic Group Ilusionismo y Entretenimiento S.A. de C.V. 


Alejandro González Castillo

Aparece de la nada acompañado de una explosión y, apenas el público se recupera del escándalo, se presenta: “Mi nombre es Ednovi y soy un artista de lo imposible”. Y que cuiden sus lenguas aquellos que consideren un acto de fanfarronería denominarse a sí mismo de esa manera, porque el sujeto que acaba de calificarse como un “enamorado de las artes mágicas” está lejos de ser un novato en el campo del ilusionismo.
Además de aparecer en televisión con regular frecuencia, es el único mexicano que ha participado en la FISM (Federación Internacional de Sociedades Mágicas), algo así como las olimpiadas de los magos. Además, España, Brasil, Portugal, Argentina, Estados Unidos y Colombia, entre otros países, han sido testigos de sus facultades, así que observarlo acomodarse su gafas frente a frente provoca, al menos, el impulso de rascarse el cuero cabelludo para luego preguntarse: ¿ahora qué demonios va a hacer este tipo?
Con una versión en español de “Under pressure” como aliciente, el hombre de cabeza rapada ordena que se le espose para luego realizar toda clase de actos extremos; desde escupir esferas y tragar espadas, hasta ser lamido mientras lo acarician unos dedos regordetes. Y justo cuando es liberado de las muñecas, invita a los asistentes a recordar sus sueños más audaces como seres alados para conseguir que una chica flote en el aire entre nubes artificiales. Nadie duda que ese caballero cuente con dedos mágicos; ninguno ha descubierto los hilos que mantuvieron a esa persona en el aire una vez que ésta puso los pies sobre el suelo. Porque, después de todo, ¿a quién le importa que haya existido una triquiñuela detrás del telón una vez que el autor del acto muestra sus palmas limpias, tal como lo hizo Pilatos en las historias bíblicas?
“El escape de la tortura de agua” es el efecto –como el propio protagonista prefiere llamar a sus actos– más arriesgado de la noche. Inspirado en la peligrosa herencia de Harry Houdini, El Ilusionista de México se sumerge en un contenedor que aloja mil litros de agua mientras sus extremidades permanecen atadas. Parece que no le resultará fácil salir de ésta, sin embargo, tras unos cuantos minutos de espera, deshace los nudos y jadeante recibe el aplauso de su público para luego rebanar en trozos a una chica sin una sola gota de sangre ensuciando el suelo. Por si fuera poco, lleva a cabo la acción con una sonrisa tan amplia como el horizonte. Ni quien lo dude; este personaje deshace articulaciones con la sobriedad que se rebana un queso en la cocina. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Aún falta que el mago mastique navajas de afeitar y las escupa intactas tras beber vino tinto, pero encima de ello, todavía tiene que poner en marcha “el escape más rápido del mundo”, donde se traslada del escenario al fondo del foro en cuestión de segundos. Como si se tratase de un aquelarre, con este acto sobrevienen chispas, confeti y palmas, todo fundido con el gesto satisfecho del hombre que, por una noche, ha convertido el Lunario en una sucursal del castillo del Mago Merlín.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.