domingo, 24 de octubre de 2010

Broken Social Scene: Optimismo con aroma a maple



Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


23 de octubre, 2010 / Función única / 
3:05 horas de duración / Promotor: Arts & Crafts


David Cortés
Kevin Drew, guitarrista-vocalista y fundador de Broken Social Scene (BSS), visiblemente emocionado, pide ayuda de un traductor: “Abran sus corazones, dejen entrar en ellos la luz”, dice y comienza a caminar hacia el público. Da media vuelta y se deja caer en los brazos de la multitud que lo sostiene y pasea para finalmente regresarlo al escenario.

El gesto sirve de corolario al debut en tierras mexicanas del combo oriundo de Canadá que, en once años y cinco discos, ha gestado sonidos inclinados al pop, pero en los cuales hay espacio para ciertos colores jazzísticos, matices de rock progresivo y toques mínimos de electrónica.
BSS es una gran tribu, una enorme familia muy elástica. Su formación, en esta ocasión está conformada, además de Drew, por Brendan Canning, bajo, guitarra, voz; Lisa Lobsinger, voz; Charles Spearin, bajo, guitarra, trompeta, coro; Andrew Whiteman, voz, guitarra; Sam Goldberg, guitarra; y Justin Peroff, batería. Pero este núcleo aumenta o disminuye de acuerdo con las demandas de la canción. 
Hoy, la sorpresa es la aparición de la cantante Leslie Feist –alguna vez integrante de la banda y ahora solista–, y la adición de una sección de metales (“the mexican brass section”, anuncia Drew). Pero si la composición lo exige y son necesarias manos para atacarla, recurren a los roadies. Hay momentos en los cuales la tarima se antoja insuficiente para alojar a los músicos.
La mayor parte del set list pertenece a lo más sólido de Forgiveness Rock Record, su más reciente producción, pero al mirar hacia atrás ofrecen temas de su primer disco, inocente momento en el cual BSS distaba mucho de saber hasta dónde llegarían.
Los canadienses son un referente importante no sólo de su país, sino de todo el rock actual. Su muy abierta estructura interna les permite colaborar, producir otros grupos (entre ellos los mexicanos de Chikita Violenta) o hacer grabaciones como solistas, y en mente, al menos así lo atestigua la música, estar atentos a la vanguardia, a mezclarse con quienes desde otras ópticas buscan revolucionar la música, como John McEntire, integrante de Tortoise y responsable de la producción de Forgiveness… 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Y esta vez en el Lunario no ha sido la excepción: hay momentos en los cuales la música es recargada, muy barroca, otros de un extremo minimalismo, e incluso hay un instante en el cual Drew canta solamente acompañado de su piano; pero el todo brilla porque el colectivo parece haber encontrado la fórmula para echar mano de lo más interesante de la avanzada sonora, sin dejar de lado sus raíces de rock pop. Y porque es entregado con gusto, con una alegría de cada uno de los integrantes que resulta contagiosa y sella la velada con la marca de la alegría.
Alborozo que compartió Movus, quinteto tapatío en la vena del post rock (Sigur Ros, Mogwai) encargado de abrir uno de los conciertos más brillantes y emotivos del año.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.