jueves, 5 de agosto de 2010

Big Band Jazz de México: Sabor a lounge

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Temporada de verano 2010 / 4, 11, 18 y 25 de agosto, 2010 / Cuatro funciones /
2 horas de duración / Promotor: Ernesto Ramos / FUAAN Financiera, S.N.C.

Alejandro González Castillo
Una nueva camada de discos se ha ido ganando un espacio en las colecciones virtuales de quienes disfrutan de las bondades del pop, pero que al mismo tiempo consideran que cierto grado de sofisticación no le sienta mal a sus viejos himnos de hace décadas. Y aunque la Big Band Jazz de México no engrosa formalmente las filas de corrientes musicales harto populares a últimas fechas, como el chill out y el lounge, su versión a “Roxanne”, original de The Police, tranquilamente podría entrar en los listados de discos como Jazz and ‘80s o Lounge-A-Palooza.
Porque con la voz de Ana Victoria al frente, la banda ejecuta una versión gentil, respetuosa con la melodía que les sirvió de base, pero elegante si se le compara con la aspereza instrumental que Sting y los suyos le confeccionaron originalmente. Un tema ideal para solicitar una copa y sacudir ligeramente la cabeza, es decir; para aflojarse la corbata, pero sin perder totalmente el estilo.
Los más de veinte músicos que ocupan el escenario se sienten como en casa, así lo anuncia el director artístico del combo, Ernesto Ramos, quien además presume que durante seis años consecutivos su pandilla de ejecutantes se ha presentado en el Lunario con un repertorio similar al de esta noche, aunque, advierte, sin repeticiones de por medio. Y para ejemplo, los temas preparados para esta noche, los cuales han sido ensayados exhaustivamente durante los últimos cuatro meses. Es así que, haciendo a un lado su saxofón, Ramos orquesta movimientos que van del afilado punteo de la guitarra al seco retumbar de los tambores; de los cadenciosos movimientos de la sordina sobre la boca de la trompeta a la lobreguez sonora que escapa de la tuba. Un ensamble que, antes de ser liderado vocalmente por la hija de Amanda Miguel y Diego Verdaguer, es guiado por el dueto integrado por Ingrid y Jenny Beaujean, quienes ataviadas con vestidos rojo y violeta, respectivamente, sonríen coquetamente ante los aplausos que desata su interpretación a “Louisiana sunday afternooon”.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Pareciera que nada puede ir mejor tras escuchar los sensuales acordes que conforman “Fever”, sin embargo aún falta el arribo sorpresa de Eugenio Toussaint y Enrique Neri, quienes se turnan en el piano para repasar un par de odas al egocentrismo: “Sabor a mí” y “Piensa en mí”. Para rematar, “Granada” es la encargada de provocar que las partituras reciban el carpetazo definitivo. El final se ha anunciado, pero el público permanece en su lugar, observando un escenario vacío mientras grita “otra… ¡hora!”. 120 minutos no han sido suficientes. Por fortuna, los reproductores de mp3 en los autos de los presentes dirigirán todos esos aplausos perdidos. Ya de vuelta a casa, en una carpeta titulada “chill out”, la audiencia de hoy reconocerá ese sello que tan bien sintetizó Ernesto Ramos antes de dirigir la historia de Roxanne: “una fusión de música pop con pincelazos de big band”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.