domingo, 6 de junio de 2010

2 Minutos: Los punks saben sonreír

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

5 de junio, 2010 / Función única / 1:15 horas de duración

Alejandro González Castillo

“¡A echar desmadre, boludos!” Así arranca Walter Mosca Velázquez la presentación de 2 Minutos después de un par de años de ausencia en tierras mexicanas. Y de inmediato se entiende qué es lo que exactamente solicita. Arremolinados frente al escenario, decenas de personas se enredan en una maraña de aventones y codazos, aunque sin conato de gresca a la vista. El slam luce de lo más festivo ante la presencia de Alejandro Aidnajian, Monti, Marcelo Pedro Pedrozo y Pablo Coll, quienes portan camisetas en cuyo pecho viven estampados los personajes que durante veintitrés años les han ofrecido el combustible apropiado para seguir tocando: Ramones, The Clash y, por qué no, hasta la Virgen de Guadalupe. 
Originario del sur de Buenos Aires, 2’ es definitivamente una de las figuras más representativas dentro del panorama punk que se manufactura en Argentina. Con ocho discos editados –el más reciente: Vamos a la granja/ directo al infierno–, Walter y sus compinches han edificado un camino que otros siguen desde hace tiempo, incluso más allá de su país de origen. Para los autores de “Vago”, las fronteras fueron reventadas hace años a punta de guitarrazos, y qué mejor ejemplo de ello que esta noche, en la cual el Lunario parece una extensión de las pampas gracias a los “olé, olé, olé” con los que el público sustituye los otrora halagadores aplausos. Para rematar, el dueño del micrófono adelanta que el listado de canciones que ha preparado seguirá abordando “la misma temática argentina de toda la vida”. Y lo cumple, aunque se esfuerce especialmente por sustituir su peculiar entonación para hacerse pasar por un chilango. “Con que venís después de la chamba a tomar una chela, ¿eh?”, cuestiona a su público para luego ordenar que se dispare a mansalva el ritmo inclemente que sostiene las rimas de “Borracho y agresivo”. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Tras repasar “Valentín Alsina” y hasta revisar una canción anunciada como de “un grupo de aquí” –nada menos que “Las piedras rodantes”, de El Tri– los sureños brincan del hardcore más ofensivo a temas que fácilmente podrían confundirse con ese happy punk californiano que tanto enfada a los fundamentalistas de botas y estoperoles; tipos prejuiciosos que antes del concierto cuestionaron severamente el aterrizaje de 2 Minutos bajo los reflectores del Lunario. “¿Cómo un grupo de punks de verdad se atreve a tocar en un foro fresa?, se preguntaron, como si los escenarios, tanto como los aplausos, estuvieran pendientes de esa clase de nimiedades. Porque hoy el slam continúa, los himnos para rijosos se propagan y la cerveza se despacha a discreción entre bocas sonrientes, nadie lo duda: definitivamente la temporada de fresa no se asoma en el calendario.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.