lunes, 30 de noviembre de 2009

Los Fabulosos Cadillacs: El carnaval ya peina canas

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


Satánico Pop Tour 09 / 30 de noviembre y 1 de diciembre, 2009 / 
2 funciones / 2:00 horas de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V. 



Alejandro González Castillo
Vicentico, Flavio Cianciarulo, Sergio Rotman, Mario Siperman, Fernando Ricciardi y Daniel Lozano se saben pioneros. En Latinoamérica, ellos fueron quienes primero aceptaron que, efectivamente, se jaloneaban con el sonido punk como pretexto, pero también gozaban al pegar la mejilla con la de su pareja cuando escuchaban una buena cumbia. 
Los prejuicios se hicieron a un lado desde 1986, cuando pusieron a la venta su primer disco, Bares y fondas. Y la postura se sostiene a la fecha, pese a que el combo se separó durante seis años para finalmente reencontrase y grabar un par de álbumes ―La luz del ritmo y El arte de la elegancia― muy celebrados, tanto por sus fans como por la prolongada fila de grupos que ha tomado a los argentinos como inspiración y, por qué no decirlo, fuente de plagio. 
Con Los Fabulosos como animadores musicales, la cita de hoy se asemeja a una fiesta familiar, tal vez a unos quince años o un bautizo. Han asistido los viejos camaradas que hace años no se encontraban y uno que otro recién llegado que quizá sea la primera vez que se encuentran en un lugar así, pero que se saben entre parientes, pues al igual que la gran mayoría han elegido la camiseta de la selección Argentina de futbol como prenda de gala. Así que todos se abrazan y bailan desde la primera que suena, “Manuel Santillán”. 
De los viejos años de estética 2 tone apenas queda la sobriedad, ahora el sexteto de músicos presume canas más allá de las sienes y prefiere guardar los saltos acrobáticos para otra ocasión. Aunque el bajista no pierde la oportunidad de ponerse una máscara de luchador y surcar el escenario sobre una tabla, está claro que el cantante no tiene ánimos de calentar los músculos; una buena parte del público ya empapa de sudor esa camiseta albiceleste, pero quien empuña el micrófono apenas mueve el pie izquierdo y con dificultad saca la mano de su bolsillo. 
“Saco azul” es la elegida para, al fin, deshacerse de las solapas, y de paso sirve de bienvenida a Astor Boy Mini Moon, nada menos que el hijo de Flavio, tras los tambores. Apenas cuenta con doce años, pero sostiene con efectividad “Nosotros egoístas” y el repaso al tema de The Clash “Guns of Brixton”. El discurso inconforme se prolonga a ritmo de batucada, punk y ska con “Matador”, “V centenario” y “Silencio hospital”. 
Es cierto que las fiestas no cuentan con un instructivo escrito que deba ser acatado con firmeza, pero existe un orden prácticamente inalterable. Regularmente el primer acercamiento a la pista de baile lo hacen quienes invitaron al convite, luego se sirve la cena y se parte el pastel para, ya bien entrada la noche, llegar al punto en que todos los asistentes sacuden globos de colores para bailar una canción que comúnmente se denomina como “la brasileña” (léase “Disco samba”). 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Los Cadillacs se saltan todos los protocolos e inician el baile desde que pisan el escenario, sin embargo la llegada de “Vasos vacíos” coincidiría con el arribo del mariachi al salón de fiestas. De este modo, el público entona la parte que originalmente cantó Celia Cruz mientras Vicentico sonríe por primera vez en toda la noche. Llegan entonces los abrazos de despedida. En lugar de botellas de tequila y ron a medio llenar, la gente se lleva a las afueras del foro los cánticos que adornan “Yo no me sentaría a tu mesa”. Por hoy, la fiesta se ha terminado. ¿Quién sabe cuándo volverá a reunirse la familia entera? 


Cronología 
1986. Debuta con Bares y fondas, un álbum que, pese a ser vapuleado por los críticos, los ubica en el mapa del rock argentino. 
1993. Con siete discos de irregular éxito detrás, una crisis económica constante en su país y cambios significativos en su alineación, lanzan Vasos vacíos, un recopilatorio con los mejores temas del grupo a la fecha que lo lleva a conquistar Latinoamérica. 
1995. Rey azúcar cuenta con la participación de Tina Weymouth y Chris Frantz (Talking Heads) y Deborah Harry (Blondie). Con él bajo el brazo tocan en Europa. 
2000. Luego de alcanzar la cumbre creativa con Fabulosos calavera y La marcha del golazo solitario, festejan su quinceavo aniversario con dos grabaciones en directo: Hola y Chau
2002. El conjunto pone pausa a su carrera. 
2008. La luz del ritmo anuncia su regreso a las tiendas de discos y a los escenarios. El plato incluye nuevas versiones de clásicos del proyecto y temas inéditos. 
2009. Bajo la misma tónica del álbum previo aparece El arte de la elegancia. (A.G.C.)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.