Bienvenido


El AUDITORIO NACIONAL es más que un centro de espectáculos, es un recinto plural e incluyente, abierto a las más diversas manifestaciones artísticas y culturales, y con una amplia agenda de actividades. En esta BITÁCORA podrás conocer los sucesos que han escrito la historia de este espacio que ya es emblema de la sociedad mexicana. Si deseas adentrarte en los acontecimientos que le han dado distinción al AUDITORIO NACIONAL, da clic en las pestañas inferiores.

jueves, noviembre 05, 2009

Camilo Sesto: Un adiós sin razones

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Tour de despedida 2009 / 5 de noviembre, 2009 / Función única / 
2:00 hrs. de duración / Promotor: Zafra Música, S.A. de C.V. 

Fernando Figueroa
Que alguien lo explique: La única vez que había estado Camilo Sesto en el Auditorio Nacional fue en octubre 2003 y apenas se ocuparon la mitad de las butacas, incluso un poco menos. Ahora está repleto. Tal vez se deba a que el alicantino anda trepado en un Tour de despedida y sus fans más aguerridos quieren estar presentes en un acontecimiento de ese tamaño. Él había dicho que no se trata de un ardid publicitario (“no me atrevería a jugar con la gente”), que el adiós de los escenarios va en serio; así que hay que creerle y, por si las moscas, atestiguar su último show en la ciudad de México. 
―Hoy es un día especial e histórico, pero no será triste sino lleno de energía, de sentimientos, de manifestaciones y de todo. ¿Tenéis prisa? ―pregunta con ingenuidad fingida luego de recibir una larguísima ovación de bienvenida. 
―¡Noooooo! ―grita el monstruo de Reforma. 
―Pues yo tampoco ―replica. 
Aunque tales palabras presagian un larguísimo concierto, él se las arregla para ofrecer la crema de su repertorio en un par de horas que, la verdad, se van como agua. 
Delgadísimo, pasea con garbo y agilidad su 1.83 metros de altura y 63 años que no aparenta. La espesa cabellera enmarca un rostro sin edad ni expresión definida. Se comunica a través de la voz, hablándole de tú al público y mediante sus clásicas composiciones, plenas de sensualidad, amor y desamor. El mensaje toca por igual las fibras más íntimas de hombres y mujeres, aunque ellas aquí son evidente mayoría. El promedio de edad ronda los 50 años, pero hay muchas veinteañeras que conocen las letras de Camilo Blanes, y que gritan como si tuvieran enfrente al Sol o al Potrillo
Camilo Sesto no se va en plenitud ―nadie lo logra con más de seis décadas a cuestas―, pero sí con gran dignidad y aún con muchas facultades como intérprete. Ya no alcanza los tonos más altos de temas emblemáticos como “Jamás” y “Algo de mí”, pero sabe tomar atajos que conducen al mismo destino. En fragmentos de baladas menos complicadas se lanza incluso a capella, y provoca la impresión de que el tiempo no ha pasado. 
En una conferencia de prensa previa había dicho: “Es muy fuerte y satisfactorio que alguien te diga que formas parte importante de la banda sonora de su vida”. Sabe perfectamente que está removiendo miles de historias personales, pero no deja de preguntar: “¿Se acuerdan de ésta?”, para luego soltar un exitazo de los años setenta que trae a las mentes noviazgos idos, amores furtivos o, incluso, el inicio de alguna añeja relación que aún perdura. 
A veces, el cantautor sintetiza con humor el mensaje que está a punto de transmitir: “Ésta les hará recordar a alguien que estén echando de menos” (“Donde estés, con quien estés”). “Ésta habla de los que siguen juntos a pesar de los pesares” (“Miénteme”). “Hablemos de sueños y fantasías que sí se cumplen” (“Tarde o temprano”). “En este mundo hay parejas muy raras” (“Terciopelo y piedra”). “Existe un dulce sufrimiento que ya no quiero más, el amor es más tranquilo” (“Celos”). 
En el recorrido por la historia musical de Camilo Sesto no pueden faltar dos duetos que hicieron época: “Callados” con Ángela Carrasco y “Corazón encadenado” con Lani Hall. Para eso trae dos coristas blancas con voces negras, quienes acompañan a su jefe de manera alternada y virtuosa. Aparte de una banda muy potente en la que destaca el guitarrista Juan Calleja. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Un primer encore parece idóneo como adiós definitivo: “Perdóname”. Al regresar por segunda vez advierte: “Esto va como broche de agradecimiento a todo México”, y remata con “El rey”, de José Alfredo Jiménez, que resulta divertido pero anticlimático. 
Los típicos gritos de “otra-otra-otra” se pierden en el vacío. Al encenderse las luces se escucha en el sonido local “Hallelujah”, de Leonard Cohen, en la versión de Rufus Wainwright que fue utilizada en la cinta Shrek. Algunas fans se ponen verdes, pero terminan por aceptar que Camilo se fue para siempre. 

Un rey con voz de ángel 
En la página oficial del cantante español (www.siemprecamilosesto.com) pueden leerse estos mensajes en torno a la presentación: 
“Hoy desperté y estoy nerviosa porque es el concierto del Auditorio Nacional. Gracias a Dios por darme esta oportunidad de nuevo” (Carolina Zeledón). 
“Me encantó todo tu concierto y fue genial el broche de oro con ‘El rey’, porque eso eres: un rey” (Verónica Velázquez). 
“Escucharte en vivo fue escuchar a un ángel” (Lidia Alamán). 
“Estuve ahí, qué recuerdos, qué canciones, toda una vida” (Yolanda Sánchez). 
“El majestuoso Auditorio a reventar, todos coreando. Ahora tendré que ir a Guadalajara” (Carolina Zeledón). 
“Fue un sueño realizado” (Margarita G.). 
“Todavía me dura la emoción de verte, y ahora cantas mejor que nunca, no sé por qué te vas” (Adriana Velázquez). 
“Espectacular el concierto en el Auditorio. Tengo ganas de llorar, de gritar, de romper estas cuatro paredes que nos llenan con su soledad” (Dolores Pineda). 
“Soy de Cancún, viajé un poquito para verlo” (Carmen). 
“Súper, súper, súper conciertazo” (Ricardo). 
“Soy Bet, tengo 18 años, y gracias a mi mami y a mi tía te conocí. Tuve el privilegio de ir a tu concierto del 5 de noviembre y fue espectacular. Mil gracias por tu legado musical y hasta siempre, mi Camilín” (Beatriz). 
“Quédate un poco más” (José Javier). 
“Mi primer nieta se llama Camila y ustedes dos son el amor de mi vida, y donde estés y con quien estés gracias por tanto amor que nos brindaste con tus canciones. No sabes cuánto te quiero.” (Roly). 
“Quiero saber por qué te vas, amor” (Ana María). 

Programa 
Contigo soy capaz de todo / Con el viento a tu favor / Llueve sobre mojado / Mientras me sigas necesitando / Mi mundo tú / Donde estés, con quien estés / Miénteme / Si tú te vas / Has nacido libre / A escondidas / Mi buen amor / Tarde o temprano / Sin remedio / Celos / Piel de ángel / Terciopelo y piedra / Melina / Fresa salvaje / Amor mío qué me has hecho / Callados / Corazón encadenado / Jamás / ¿Quieres ser mi amante? / El amor de mi vida / Amor de mujer / Ayúdame / Todo por nada / Qué más te da / Algo de mí / Vivir así es morir de amor / Perdóname / El rey.