viernes, 6 de noviembre de 2009

Akon: Un rebelde en Lamborghini

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Mexico Tour 2009 / 6 de noviembre, 2009 / Función única / 
1:45 horas de duración / Promotor: Main Event México, S.A. de C.V. 

Georgina Hidalgo
Aliaune Thiam, mejor conocido como Akon, es el hip hopero que mejor jugo le saca a sus errores. De ladrón de autos a estrella del sound system actual, su historia y su voz son inmejorables ganchos publicitarios. No sólo vende millones de discos con canciones sobre sus épocas en prisión (“Locked Up”, el éxito que lo lanzó a la fama hace cuatro años vendió cuatro millones de copias), sino que hasta sus videos aluden a robos y escapes llenos de acción. 
Ex convicto, corista y compositor, el muchacho que una vez emigró de Senegal tiene 36 años literalmente bien corridos por las calles de Atlanta y una larga lista de amigos en el Olimpo de MTV, quienes se han valido de su talento como compositor. Algunos botones de muestra: Young Jeezy (“Soul Survivor”), Obie Trice (“Snitch”), Snoop Dogg (“I Wanna Love You”), Eminen (“Smack That”), Gwen Stefany (“The Sweet Escape”) y un largo etcétera. 
Con semejante historia se entiende que la sala esté colmada de adolescentes que se arremolinan a la orden de un DJ con estridente vestuario escocés (skilt incluida). Benny-D, frente a sus cajas de ruidos y mezcladoras se entrega al scratch hasta que al fin el “Príncipe de Senegal, West of África” lanza su cadenciosa voz y anuncia que tiene el feeling. 
Nadie se queda en su asiento cuando irrumpe con su versión de “I Got a Feeling” de Black Eyed Peas. Él siente la música, se deja tocar por manos ansiosas y baila. Este es su tercer disco (Freedom, 2009) y como sus anteriores (Trouble, 2004; Konvicted, 2006) alude a su oscuro pasado y su progresiva redención social por medio de la música; incluso tuvo que cambiar el nombre de este nuevo redondo por su connotación negativa ―originalmente se llamaría Acquitted (en jerga legal “absuelto”)― pero aún continúa con su peculiar mezcla de géneros, del rap al R&B, luego al electrónico, funk y hasta reaggeton. “Si mañana te vas, / mañana te olvido. / Si mañana me amas, / me escapo contigo…”, estrofa del dueto que grabó con los latinos del momento, Wisin y Yandel (“It’s All Up to You”), provoca alaridos. 
A capella interpreta “Ghetto”, el hit de su segundo disco, y con el soul como luz nos adentra en esas calles donde nadie te ayuda y nadie te oye… y caes y caes. “Dangerous” es una baladita de pura poesía sobre ciertas chicas malas. Y vienen las sorpresas de su nuevo disco: “Right Now”, himno al amor, envuelto en sonidos electrónicos, lo hace sudar y cambiarse la camisa para volver al house. Luciendo más allá del elástico de su boxer, sigue en la onda electrónica y canta “Beautiful” que, para dar a conocer en estos terrenos, grabó a dueto con la ex RBD Dulce María. 
Está eufórico. Se deja caer del escenario y la multitud lo devora. Sus hombres lo rescatan, pero de nuevo intenta caminar en los hombros de una masa gelatinosa. Habla de su vida en Estados Unidos, al lado de latinos. “Es la misma lucha, pasamos la misma mierda”, dice y explota con “I’m So Paid”, un rap acerca de sus fugas de la justicia corriendo a toda velocidad sobre autos caros para cumplir con su mandamiento empresarial número uno: “Conseguir dinero”. Hoy maneja su propio Lamborghini Gallardo, dirige su compañía productora Konvict Muzic e incluso le sobra para hacer un poco de filantropía en África. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Arriba, mojado por el agua que derrama sobre sí mismo y sobre la gente, corea su filosofía del ligue: “Nena, quiéreme porque después quién sabe…”, aunque Eminem no está para acompañarlo en los versos. Feliz, su majestad, se sumerge de nuevo en el caldo humano y sus súbditos eufóricos esperan el siguiente golpe. 

Akon para curiosos 
Gángster con actitud positiva y sentido de los negocios, su historial criminal no le impedirá ser el cantante del himno del Mundial de Sudáfrica 2010. Y como ésta, aquí algunas joyas de su curioso anecdotario personal: 
* Fue descubierto en la cárcel por Robert Tito Montañez, alias Screw, fundador del movimiento de hip hop Block Royal (BR), con sede en Nueva York. 
* Manejaba un BMW 325 cuando lo arrestaron. “Es el auto más lento en todo el mundo”, recuerda medio enojado porque pasó tres años en prisión por su culpa. Siempre escapó de todas las persecuciones anteriores, menos de ésta. Lo peor de todo es que ni siquiera quería ese coche, “era un favor para alguien”. 
* ¡Admira a Phil Collins! Cree que “In the Air Tonight” es la canción más increíble y espera trabajar con él algún día. “Tiene un tono de voz que me hace llorar”, dice. 
* Hizo coros en más de 155 canciones, 35 de ellas llegaron al Billboard Hot 100. 
* Su padre, Mor Thiam, es percusionista de jazz. Famoso por su maestría en el djembe, solía hacer dos o tres presentaciones al día en lados opuestos de la ciudad e irse de gira por meses. Su consejo principal: “Haz de la música tu plan C”. 
* Originalmente, Akon pensaba que el hip hop era basura. 
* Su clase favorita era taquimecanografía. Puede teclear 60 palabras por minuto. Dedos rápidos, sin duda. 
* Konfidence Foundation, creada por él, lleva el lema: “Believe in the Future of Africa” y construye escuelas y hospitales en Senegal. (G.H.)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.