sábado, 31 de octubre de 2009

Robbie Williams: La realidad y el video


BBC Electric Proms / 3 de noviembre, 2009  / Función única / 
1:30 horas de duración / Promotor: Westwood Entertainment, S.A. de C.V. 



Alejandro González Castillo
Los detalles de la nutrida dotación instrumental que se despliega sobre el escenario son ampliados a niveles casi microscópicos, y lo mismo sucede con los rasgos más delatores de Robbie Williams, quien se encuentra al mando del barullo; las arrugas que escoltan sus ojos lucen tan nítidas como el sudor que desciende por su sien. El público prácticamente goza de las bondades que ofrece el gafete que portan quienes manipulan las cámaras mientras suena “Bodies”, perteneciente a Reality Killed the Video Star, el más reciente álbum de quien ha decidido dar por terminados tres años de ausencia sobre los escenarios ingleses. 
Tanta bondad debe agradecerse a la inmensa pantalla de alta definición que proyecta lo sucedido el 20 de octubre en el Roundhouse, popular foro ubicado en el barrio londinense de Camden, como parte de una serie de conciertos cobijados bajo el título de BBC Electric Proms. 
Nada queda de aquellas citas de los años sesenta para ver algún concierto en las salas cine. Entonces, pagar un boleto significaba saberse listo para salir huyendo en cualquier momento gracias a que la euforia resultaba incontrolable. Por fortuna, esa hambre por recibir a cualquier precio lo que de afuera llegaba ha quedado satisfecha. Hoy los espectadores tienen bien domadas sus ansias delictivas y, relajados como en la sala de su casa, incluso podrían solicitar palomitas para ambientar la llegada de “Blasphemy”; poseedora de compases generosos con una sección de cuerdas cuya ejecución enrojece ligeramente los ojos del cantante, quien aparentemente ha dejado atrás los días de los bailes estrepitosos para atender una suerte de búsqueda introspectiva que apenas permite un guiño a la pista durante “Starstruck”, pero sólo para mofarse del modo en que George Michael solía sacudirse en escena. Algo similar ocurre con el atuendo del inglés; sobrio si es comparado con los viejos días de fachas deportivas y sudor constante en los que interpretaba “Rock DJ”, la gran ausente de esta noche. 
Pendiente de presentar sus nuevas canciones, Williams cede apenas unos cuantos minutos para recordar a sus viejos compañeros de aventuras de Take That. Incluso muestra un tatuaje alusivo en su muñeca, como dejando en claro que esos días jamás serán borrados de su vida. “No regrets” apunta que no hay rencores, y el encargado de dirigir los movimientos de la cámara está al tanto, así que ordena aplicar un acercamiento a los nudillos del cantante para que todos lean lo que el tipo ofrece a cambio de puñetazos: LOVE. Tras permitir el lucimiento de la sección de metales con “I Will Talk and Hollywood Will Listen”, llega el momento de dar crédito a los músicos. La lista en inmensa, sin embargo hay un nombre que sobresale del resto: Trevor Horn. Un personaje que no sólo está encargado de llevar la batuta, sino que ha sido el productor del álbum que hoy se presenta y cuyo título hace referencia al éxito de fines de los años ochenta que Horn tuvo con su grupo, The Buggles. Interpretar “Video Killed the Radio Star” es entonces la mejor elección. 
El himno que abrió las puertas del imperio MTV es el que al fin despierta el ajetreo en las butacas mexicanas. Alguien se atreve a levantarse de su asiento para mover los brazos, pero no hay respuesta de quienes lo rodean. En el Roundhouse todo era fiesta en su momento; acá, no. Entonces comienza a sentirse nostalgia. Generalmente la realidad acaba con cualquier estrella del video, incluso si el nombre del protagonista del espectáculo es Robbie. 

Cronología mínima 
1974. Nace Robert Peter Williams en Stoke-on-Trent, Reino Unido. A los 16 años se integra a Take That, el grupo del cual egresa luego de hilar varios éxitos en la isla británica. 
1996. Ofrece “Freedom”, su carta de presentación como solista. 
1997. “Angels”, extraída de Life Thru a Lens, lo pone en el mapa del pop mundial. 
2000. Después de I’ve Been Expecting You, Sing When You’re Winning lo lleva a la cima de la popularidad de la mano de “Rock DJ”. 
2002. Continúa la saga de números uno con “Feel”, proveniente de Escapology
2003. Live at Knebworth testifica el modo en el cual más de 400 mil asistentes disfrutaron de su espectáculo en dicho lugar. 
2004. Con siete años de carrera pone a la venta Greatest Hits. 
2006. Intensive Care es el precedente de Rudebox, el trabajo que pone puntos suspensivos a su carrera por tres años. 
2009. Decide volver a los escenarios y al mundo discográfico con Reality Killed the Video Star. (A.G.C.)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.