viernes, 4 de septiembre de 2009

Pedro Fernández: La importancia de llamarse Pedro


Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

4 y 26 de septiembre, 2009 / 2 funciones / 2:50 horas de duración / 
Promotor: Representaciones Artísticas Apodaca, S.A. de C.V. 

Fernando Figueroa 

En el siglo veintiuno no es fácil andar por la vida como intérprete de música ranchera, apellidarse Fernández y no ser parte de la dinastía de don Chente (aunque sí lo apadrinó generosamente en el arranque). Con esas características tiene gran mérito llenar el Auditorio Nacional y abrir una segunda fecha en el mes patrio. 
Para dobletear aquí ayuda mucho ser parte del elenco de una exitosa telenovela, y que los compañeros de trabajo tengan llamado para estar entre las butacas, pero también hay 30 años de carrera artística que se sintetizan en un dinámico show de casi tres horas, colmado de éxitos radiofónicos, vueltitas sexys, invitados especiales y un mariachi de primera categoría con veintidós elementos, Arrieros de México. Además, no es la primera vez que agota el boletaje; antes lo hizo en junio de 1998 y septiembre del año siguiente, sin estar presente en la pantalla chica. 
Para festejar tres décadas en la artisteada se cambia dos veces de ropa, pero nunca deja el atuendo charro ni trae grupo musical extra para las baladas. Básicamente, lo suyo es la música ranchera, con fusiones de banda, bolero y country. Desde los siete años, José Martín Cuevas Cobos se transformó en Pedro Fernández para honrar nada menos que a los señores Infante y Vicente; así marcó su destino y no se ha salido demasiado de la raya autoimpuesta. 
Pedro no busca ser el súper galán que vuelve locas a las fans, pero es evidente que provoca alteraciones hormonales gracias a un físico trabajado en el gimnasio, simpatía, sencillez y ―¿para qué escamotear la palabra adecuada?― talento. Disfruta lo que hace, no tiene ninguna prisa y está dispuesto a agotar lo mejor de su repertorio, que no es poco. En casi 180 minutos hay tiempo para interpretar con Manzanero dos temas: “No pasa nada” con mariachi, y “Somos novios” con el compositor al piano. “Soñé mucha veces con este momento”, dice generoso el anfitrión. 
Antes del show, en el vestíbulo pudo verse a un grupito de adolescentes uniformadas con camisetas alusivas a David Bisbal, así que la siguiente “sorpresa” no lo es tanto para quines las vieron. Mientras los piropos se dividen entre el mexicano y el ibérico, ofrecen “Sana tu herida” y “Serenata huasteca”. 
El tercer invitado especial es Jorge Muñiz, quien abandona su asiento de primera fila para acompañar a su compadre en “La media vuelta”, no sin antes pedir que alguien le cuide su celular, donde supuestamente trae la letra del himno nacional. La gente conoce el contexto del chiste y ríe. 
Quienes se han identificado en “El aventurero” con “las altas y las chaparritas, / las flacas, las gordas y las chiquititas, / solteras y viudas y divorciaditas…”, guardan respetuoso silencio cuando Pedro anuncia la presencia de su esposa e hijas, a quienes define como el motor de su existencia. Minutos después, hay aplausos para los actores de Hasta que la muerte nos separe: Luz Elena González, Leticia Perdigón, Carlos Bonavides, Harry Geithner, entre otros, aunque Itatí Cantoral luce por su ausencia. 
En las pantallas se ha visto a Pedrito en el cine cuando tenía diez años y le cantaba “La de la mochila azul” a María Rebeca, adolescente con Lucerito y adulto en otras cintas de mayor o menor éxito. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Muy cerca de la medianoche, Pedro estira al máximo el placer de cantar y bailar. Ofrece popurrís con temas casi completos, deja que se luzca el cuerpo de baile, bromea, chulea a las bailarinas (“lástima que no sea lo mismo los tres mosqueteros que treinta años después”), deja para el final el mochilazo azul en vivo y remata con “México lindo y querido” porque estamos en septiembre y el bicentenario está a la vuelta de la esquina. 

Imparable en la madurez 
El 28 de septiembre Pedro Fernández cumple 40 años en la cúspide de su carrera musical, que inició con “La de la mochila azul” y su secuela fílmica. Ha vendido casi 20 millones de copias en tres décadas, y en estos días promueve Amarte a la antigua, álbum de temas inéditos que incluye, por supuesto, “Hasta que el dinero nos separe”, tal como se llama la telenovela en la que participa. 
Fernández tiene el papel protagónico en ese melodrama, donde interpreta a un vendedor de automóviles al que le da por cantar en las fiestas y termina casado con la princesa del cuento (Itatí). Ha sido tal el éxito, que la emisión lleva varios meses en el primer lugar de rating, por encima de otras producciones con mayores recursos y aparato publicitario. 
Aprovechando los buenos resultados de la telenovela y del disco, en las próximas semanas saldrá a la venta un DVD con fragmentos de los conciertos de Fernández en Monterrey (con Alicia Villarreal de invitada), Guadalajara y Distrito Federal. Por ello, en la función del 4 de septiembre los espectadores del Auditorio Nacional pudieron ver en las pantallas espectaculares tomas, gracias a un impresionante despliegue de cámaras por los cuatro costados. (F.F.

Programa 
Yo nací para cantar / Los hombres no deben llorar / El siete mares / Amiga, por favor / Cómo te extraño / Amarte a la antigua / Lo mucho que te quiero / Con Armando Manzanero: No pasa nada, Somos novios / Quién / Que esto, que l’otro / Las puertas de mi corazón / Despacito / Quién será / Popurrí (Lluvia de plata, Deseos y delirios, Vamos a platicar) / Eres toda una mujer / Me encantas / Con David Bisbal: Sana tu herida, Serenata Huasteca / El aventurero / Hasta que el dinero nos separe / La mujer que amas / Qué te ha dado esa mujer / Popurrí de José Alfredo Jiménez (Si nos dejan, Tómate esta botella, Me cansé de rogarle, El rey) / Con Jorge Muñiz: La media vuelta / Dime mi amor / Sin tu amor / Bésame morenita / Mi forma de sentir / Yo no fui / Popurrí (Canción mixteca, ¡Viva México!, Cielito lindo, Mi ciudad) / La de la mochila azul / México lindo y querido.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.