jueves, 20 de agosto de 2009

El Reencuentro: Menudo pop para “menores de treinta”

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

20 de agosto, 2009 / Función única / 2:00 horas de duración / 
Promotor: Súper Comercios y Deportes, S.A. de C.V. 

Alejandro González Castillo 

A la par que el punk asomaba la cabeza de las coladeras inglesas, en Puerto Rico un grupo llamado Menudo igualmente revolucionaba el mundo del pop a su manera. Su álbum debut, Los fantasmas (1977), pasó prácticamente desapercibido; sin embargo, cinco años después miles de chicas sufrieron una fiebre contagiosa e irreversible que entonces fue denominada “menuditis”, y un disco titulado Quiero ser fue el responsable del mal. No faltó entonces el aventurado que equiparó la histeria colectiva que esos cinco adolescentes provocaban con la que The Beatles propagó en su momento. Esta noche, a casi treinta años de que “Claridad” se convirtiera en el himno de todas las quinceañeras, parece que la “menudomanía” sigue viva. Quienes esperan ansiosas a que el espectáculo comience, tienen la disposición de colmar con gritos los asientos desocupados que luce el foro, claro, con el auxilio de sus maridos. 
Ricky Meléndez, René Farrait, Miguel Cancel, Johnny Lozada, Ray Reyes y Charlie Massó formaron parte de la boy band más afamada de Sudamérica justo cuando el combo interpretaba sus temas no sólo en español, sino en inglés, portugués, italiano y tagalo. Hace once años que decidieron reunirse bajo el nombre de El Reencuentro y visitar de nueva cuenta los países en los que alguna vez fueron coronados como reyes en las tiendas de discos. Es cierto que no poseen el nombre ante la ley, pero formalmente son los integrantes de Menudo quienes sobre el escenario interpretan “Fuego”. También es real que la condición física de hace décadas no existe más, incluso las siluetas han embarnecido con el tránsito de los años, pero la coreografía de “Dame un beso” es reproducida fielmente, paso a paso, como antaño. Escudriñado meticulosamente en sus viejas presentaciones en Siempre en domingo, el sexteto ha traído al presente no sólo los bailes, sino el discurso entero, así de arrebatado y adolescente. “Tú y yo comprendemos / que el amor no es un partido de fútbol”, canta Massó en “Lluvia”, y las mujeres que él mismo se echó al bolsillo al decirles que “todas tienen menos de treinta”, celebran la metáfora con la misma pasión que conjugan su verbo favorito en “Me voy a enamoriscar”. 
“Después de hablarlo mucho hemos llegado a un consenso; tomamos la decisión de que ahora sí, es la última ocasión que venimos”, aclara Charlie ante la protesta general. Y si efectivamente la de hoy es la despedida definitiva, vale la pena poner en ligeros aprietos a los elementos de seguridad, quienes toleran los empujones del contingente de mujeres que se arremolina a los pies de Ray, mientras éste canta y baila provocadoramente “Zumbador”. El grupo entero se hinca a orillas del escenario para ofrecer besos y saludos, y luego hila un bloque de baladas en el que no todo es abordar los vaivenes del amor, pues hay lugar para que Miguel riegue sus sueños pacifistas con “Cuándo pasará”. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

“Quiero rock” advierte que ya es momento de hacer a un lado las “canciones de amor”, y la camiseta negra de Led Zeppelin que Cancel porta lo ratifica. El resto del grupo le hace segunda con su atuendo y una firme hilera de éxitos. El llamado al desacato de “No te reprimas”; “Cámbiale las pilas”, con todo y un prolongado aquelarre de guitarras eléctricas; “Y mi banda toca rock”, a la que se anexa un homenaje coreográfico a “Thriller”, de Michael Jackson; y claro, “Súbete a mi moto”, cierran un espectáculo en el cual la velocidad, las chicas y el rock fueron los tópicos más recurrentes. Finalmente René, el de facha más ruda, aparece montado sobre un bólido de dos ruedas mientras el sonido del acelerador se confunde con los aplausos de despedida de quienes volverán hoy a casa con los recuerdos rodando como nunca, a más de cien por hora. 

Entre Menudo y El Reencuentro 
Johnny Lozada. Tras abandonar a la agrupación, en 1984, se dedica a actuar en varias telenovelas e incluso participa en un reality show televisivo. Junto a René y Xavier Serbia, ausente en El Reencuentro, integra Proyecto M. 
Charlie Massó. Se despide de Menudo en 1986 para participar en diversas obras de teatro, así como en telenovelas. Lanza al mercado tres discos como solista, un calendario y forma parte del grupo Kaos. 
Miguel Cancel. Con estudios de psicología realiza una maestría en música para después integrarse a la policía estadounidense, específicamente al equipo SWAT. 
Ray Reyes. Graba un par de discos en Brasil y engrosa las filas de Proyecto M. Sostiene lazos con el mundo de la música fungiendo como productor y actúa en el filme Mi día de suerte. 
Ricky Meléndez. Luego de estudiar producción de cine y televisión en Estados Unidos, encuentra su vocación en la abogacía, graduándose exitosamente de la Escuela de Derecho de Puerto Rico. 
René Farrait. Dos álbumes solistas y su participación en Proyecto M, además de formar una familia, ocupan su tiempo luego de su salida de Menudo, en 1982. (A.G.C.)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.