jueves, 2 de julio de 2009

GianMarco: Embajador zen de la canción


Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Desde adentro / 2 y 3 de julio, 2009 / Función única / 
2 hrs. de duración / Promotor: Tiger Management, S.A. de C.V. 


Georgina Hidalgo
GianMarco, el cantautor peruano más exitoso del momento, lanza mensajes positivos con esa gran sonrisa que llama poderosamente la atención y con una actitud relajada y divertida sobre el escenario del Lunario. Con mezclilla negra y tenis de lona parece más un estudiante universitario y no el compositor de los más recientes éxitos románticos de Alejandro Fernández y Christian Castro. 

Va y viene a saltos como si fuera un duende, con esa calva que adoptó “porque no le gusta peinarse” y sus guitarras y charanas, inseparables instrumentos del destino. Entre el público hay estrellas televisivas, desde modelos, conductores de noticiarios y ex cantantes. Con 18 años de carrera musical, cosecha —a sus 38— los frutos de su constancia: lucrativos contratos para ser imagen de refrescos y compañías telefónicas de su país, 10 mil fans en su página de facebook, condecoraciones gubernamentales (Gran Oficial de la Orden de El Sol), nombramientos diplomáticos de la UNICEF, temas escogidos para los juegos olímpicos en China y un honroso lugar en el cartel de la canción latina pop. 
La contingencia sanitaria por el virus A1H1 retrasó apenas un poco su gira por estas tierras, pero GianMarco llegó en junio, a tiempo para unirse a la iniciativa del Embajador Turístico de Jalisco, Alejandro Fernández, en el concierto Jalisco En vivo 2009. Durante ese mes promocionó su más reciente álbum, Desde adentro, que incluye los temas escritos para artistas como El Potrillo, Gloria Estefan, Christian Castro, además del puertorriqueño Obie Bermudez, Marck Anthony, Jon Secada y muchos otros. 
Comienza con baladas románticas donde las cachetadas se dan con guante blanco, en las que “duele bonito” y hasta sabe rico que te manden muy lejos. GianMarco sonríe, no tiene el estilo castigador; él, niño artista que cambió el diseño gráfico por el canto, es un hombre maduro cuyos versos despiertan ternura y alaridos. Dulce, suave, no amenaza. Sus letras dan la vuelta al drama del desamor, se cansa de amantes que sólo quieren sexo (“Me cansé de ti”) y recuerda con una fotografía a su padre y a todos los ausentes. Su canto es de optimismo existencial y sencillez que hace que muchas espectadoras se enjuguen las lágrimas. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Canta con mariachi las clásicas de José Alfredo Jiménez (“Ella” y “Amanecí otra vez”) y con las hermanas Isabel y Mayte Lascuráin, del grupo Pandora (primeras mexicanas que le grabaron un tema), otra emblemática del astro guanajuatense: “Si nos dejan”. GianMarco juega a ser trompetista con una bossa nova y se despide con la sencillez del hombre zen: satisfecho de sentirse siempre vivo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.