jueves, 30 de julio de 2009

Francisco Céspedes: Las mil y una novias

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Te acuerdas… / 30 de julio, 2009 / Función única / 
2:40 hrs. de duración / Promotor: Warner Music México / Rai Ensamble 


Fernando Figueroa
Además de ser exitoso compositor y un cantante con suficiente feeling para dar y repartir, Francisco Céspedes es un entretenedor nato que complace peticiones, cuenta anécdotas graciosas, baila, piropea mujeres y bromea con los acompañantes de ellas. Y, lo más importante: presenta su más reciente álbum, Te acuerdas, integrado por covers que en él suenan frescos, renovados. No puede aguantarse las ganas de decir que lleva 17 años “casado” con su compañía discográfica, “tiempo récord que no he conseguido con ninguna mujer”. 
De entrada, Céspedes dice que ha tenido muchas novias, aunque sólo tres de larga duración y trascendentes. A lo largo de la velada las recuerda como musas inspiradoras de temas de amor y desamor; rememora pasajes de su juventud en centros nocturnos de La Habana y se refiere a su actual abstinencia en el terreno de las bebidas alcohólicas, lo que explica el contenido de las dos copas coñaqueras que lo acompañan: agua y refresco de cola. 
El cubano es un libro abierto; confiesa que andaba de capa caída cuando Luis Miguel grabó “Que tú te vas”, así que casi le salvó la vida. Años más tarde, El Sol le pediría prestada “Pensar en ti”, canción que aquí solicitan varias damas, en especial una con voz de niña. La curiosidad del cantautor llega al extremo de pedir que se enciendan las luces, para ver quién es la que grita con ese timbre tan agudo; ella se pone de pìe y entabla un diálogo gracioso con el isleño, quien se emociona al saber que el novio no está presente. 
Pancho, como lo llaman sus amigos, afirma que el artista más importante al que vio en su juventud fue Bola de Nieve, a quien le oyó “La flor de la canela”, de Chabuca Granda. Al ofrecer ese tema en el Lunario, Céspedes muestra que Ignacio Jacinto Villa Fernández también es su mayor influencia como intérprete. En otro momento cuenta que a Serrat le dio personalmente las gracias en Cataluña por “Aquellas pequeñas cosas”, y antes de “Te extraño” confiesa que oír a Manzanero fue el primer paso para convertirse en compositor. De Milanés recrea “Mírame bien” y “Para vivir”, y lo nombra el sustituto natural de José Antonio Méndez. 
Hay prietitos en el arroz que no alcanzan a ensombrecer un espectáculo de altos vuelos: sobreactúa “Alma mía”, al grado de que a ratos su voz se transforma en un susurro que no se entiende del todo, y necesita leer con gafas y algún trompicón “Ne me quitte pas”. 
La compensación llega muy pronto con los grandes hits que los fans exigen: “Pensar en ti”, “Señora”, “¿Dónde está la vida?”, “Vida loca”. Generoso, permite que el tecladista Raúl del Sol cante un tema propio, y que cada uno de sus brillantes músicos jazzee a sus anchas mientras los presenta. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Del mismo modo que Te acuerdas, el show inició con “Oh, vida” en honor a Benny Moré, y finaliza con “Solamente una vez”, de Agustín Lara, a quien califica como “el más grande bohemio de nuestra América Latina”. 

Programa 
Oh, vida / Qué hago contigo / Dicen / Nadie como tú / Vida loca / Que tú te vas / Te extraño / Se me antoja / El día / La flor de la canela / Alma mía / Como si el destino / Mírame bien / Para vivir / Nostalgia / Vida, vida / Ne me quitte pas / Nunca más / Aquellas pequeñas cosas / ¿Dónde está la vida? / Señora / Vida loca / Pensar en ti / Solamente una vez 
Raúl del Sol: Lo mejor que nos pasó.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.