miércoles, 17 de junio de 2009

Marco Barrientos: Un bautizo de altos decibeles

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


Tour Avívanos / 17 de junio, 2009 / 2:00 horas de duración / 
Promotor: Operashow, S.A. de C.V. 

Georgina Hidalgo 

¿Qué se necesita para convertir un día común en uno excepcional? Un ministro cantante que proclama con rock que el Espíritu Santo ha llegado a la ciudad, una lluvia torrencial y miles de personas buscando esperanza. Marcos Barrientos salta y exalta. Desde hace 20 años, este cantante-pastor mexicano se propuso extender el reino de Dios a todos los confines de la Tierra utilizando todas las herramientas posibles, incluyendo el rock. 
Su saco de ante negro lo hace sudar, la camisa morada abierta al cuello le da un contraste juvenil y casual a sus canas, y con una sonrisa proclama: “El Señor está presente, vino a sanar y a hacernos vibrar”. A sus 40 años, con 34 álbumes, el más reciente (Viento de fuego) nominado al Grammy Latino, Barrientos no es el típico pastor de una comunidad hispana en Dallas, Texas; es un fenómeno musical del género de “cánticos nuevos” con la mira puesta en el creciente número de latinos que viven en Estados Unidos y necesitan una palabra de certidumbre. Un mercado potencial de 30 millones de almas y, dentro de cuatro décadas, la mayoría migrante más influyente del país vecino. 
El creador del concepto Encuentros con Dios, como llama a los conciertos donde logra catarsis colectivas usando ritmos de moda y mensajes de motivación, es la estrella dentro de una constelación de cantantes de alabanzas cristianas y oradores como Gabriel Espinosa, Luis Enrique Espinoza o Rojo; causantes en buena parte de los nuevos bríos evangelizadores de los que goza el cristianismo en el continente. 
Su fórmula es sencilla: transformar un día común en un “milagro divino”. No pide gran cosa: creer que todo es posible, saltar y corear las letras que al estilo karaoke se despliegan en pantallas coloridas. En la música hay acordes reconocibles: U2, Oasis, Radiohead, la pista sonora de la vida moderna de cualquier joven, como los miles que se mueven y levantan las manos en espera de un rayo luminoso. 
Con rock pesado sentencia tener al Demonio “bajo sus pies” y con una balada pide arrodillado: “Espíritu Santo, manda tu fuego, / llena mi vida con tu poder”. La electrónica anuncia la salvación y provoca que el público se postre, extasiado, como hace él en el escenario. Llora, mientras todos corean sus oraciones y da las gracias con los ojos bañados en lágrimas. 
Casado y con dos hijos adolescentes, Barrientos practica lo que llama un “ministerio interdenominacional” en su Centro Internacional Aliento de Dallas. Ahí todos tienen cabida, “incluso si eres hare krishna”. Sabe hablarle a la gente común, lo aprendió en la Ciudad de México, donde ofrecía su repertorio con su hermano y sus amigos. Hoy, su pragmatismo cristiano, según el cual basta escuchar un disco suyo en casa para sentirse parte de un plan cósmico divino, no duda en usar otras herramientas como la radio (tiene un programa motivacional en el 1440 AM de Dallas) o la lectura (su libro El plan de Dios para ti) para lograrlo. “Si estás aquí es porque fuiste seducido por el Señor”, declara entre sollozos, y miles de elegidos se le entregan incondicionales mientras repiten una oración de perdón y triunfo ante las tinieblas. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

El mantra del cambio funciona. Miles están transformados, redimidos, felices. Este día se torna mágico, sobrenatural, hasta la tormenta que cayó minutos antes del concierto parece una señal divina para los necesitados de consuelo. 

Cronología 
1985. Marcos Barrientos, oriundo del Distrito Federal, se gradúa del Instituto Cristo para las Naciones en Dallas, Texas. Dejó atrás su sueño de estudiar veterinaria y comenzó a predicar en el Metro de la Ciudad de México, en los camiones, en las calles, en los parques, en los asilos de ancianos, reformatorios y cárceles. “No había lugar donde no quisiéramos ir a proclamar las buenas noticias de Jesús; nos había salvado, nos había perdonado.” 
Así encontró su verdadera vocación: “dirigir a la gente en adoración hacia Dios”, lo que lo llevó a definir su misión en la vida: “La extensión del reino de Dios en México, Estados Unidos, Canadá y Latinoamérica”. 
1986. Crea, con su hermano Luis, la productora Leche y Miel, en la cual edita 34 discos, dos por año (uno en vivo y otro en estudio), publica dos libros (El plan de Dios para ti y Aliento del Cielo) y crea el concepto Encuentros con Dios, una serie de conciertos y conferencias para llevar el mensaje de la Biblia a la vida cotidiana. Es el autor del 20 por ciento de sus 450 canciones y suele rodearse de un equipo de músicos jóvenes que lo mantienen actualizado en los ritmos de moda. 
1987-2007. Resume los siguiente 20 años así: “Sin tener una posición en la iglesia empezamos a ministrar a mucha gente, eso abrió la puerta y poco a poco se reconoció el don que Dios nos estaba dando y empezamos a servir en la iglesia en la Ciudad de México, en una congregación donde tuvimos responsabilidades pastorales. El ministerio de la música, pues, vino como una consecuencia del servicio que ofrecimos al señor en nuestra iglesia local.” 
2008-2009. Coordina el proyecto de Amistad Cristiana Internacional, que por medio de seminarios de capacitación y conferencias llamados Aliento del Cielo, pretende alcanzar las 40 ciudades de la Unión Americana y Canadá con mayor concentración de hispanos. “Yo creo que el Señor va a tocar a muchas personas ahí. Se habla de un crecimiento explosivo del reino de Dios dentro de la población hispana en los Estados Unidos dentro de los próximos cinco años.” 
Aún no visita Brasil y cree “que los hispanos serán usados por Dios para extender el Evangelio en Europa.” (G.H.

Programa 
Joel Contreras (telonero): A ti clamé / Mi padre (lo que respira cantará) / Tú reinas / Delante de tu trono 
Marco Barrientos: El Señor está en este lugar / Cree, todo es posible / Amado Salvador / Amor sin condición / Manda el fuego / Hosanna / Avívanos / Levántate y resplandece / Manda lluvia / Ven, Espíritu, ven / No hay nadie como Tú / Yo quiero más / Será llena la Tierra.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.