martes, 16 de junio de 2009

Guadalupe Pineda y Filippa Giordano: La conexión Palermo-Guadalajara

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional



Coincidencias / 16 de junio, 2009 / Función única / 2:00 hrs. de duración / 
Promotor: Internado Infantil Guadalupano, A. C. 

Fernando Figueroa 

Apenas insinuado escenográficamente, el esqueleto de un galeón remite a la idea de un viaje trasatlántico. Como capitán funge Chacho Gaytán, al frente del Ensamble Eslavo y de un grupo compuesto por dos guitarras, bajo, batería, teclado, sax, flauta y violín. En total, medio centenar de músicos y una decena de coristas para arropar la travesía de un par de mujeres que se encuentran en la cubierta de la nave para compartir los tesoros que han hallado. 
Guadalupe Pineda le muestra a Filippa Giordano* un pequeño mosaico de temas populares latinoamericanos, que van del vals peruano al tango, pasando por boleros, rancheras y nueva trova. La originaria de Palermo replica básicamente con arias muy populares, pero también incursiona en la balada romántica en español. Luego del intercambio, la mexicana demuestra que tiene voz para participar dignamente en duetos operísticos, y la italiana corresponde con “Mi ciudad” y “Granada”, que ella denomina como “un estreno mundial con nuestras voces”. 
En las butacas, una pareja de la tercera edad hace la crónica del show para quienes están a dos metros a la redonda. Él se la pasa ubicando las obras a que pertenecen las arias: “Ésa es de El barbero de Sevilla… Ésa es de NormaLos cuentos de Hoffmann”. Por su parte, la señora sabe que “Te amo” es original de Pablo Milanés y que su verdadero nombre es “Yolanda”, y reconoce la mano de José Alfredo Jiménez cuando es debido. A los dos les tienen sin cuidado los “sshhhhhh” de quienes no necesitan los poco sutiles cuchicheos. Es más, combinan otro tipo de comentarios: “¡Mira, ahí está el esposo de Lupita, el licenciado Antonio Lozano Gracia… y también Diego Fernández de Cevallos”. No voltean a ver el palco principal y se pierden la noticia de que ahí están el Presidente Felipe Calderón y su esposa, Margarita Zavala. Tampoco saben que las 300 rosas que aparecen al final son un típico guiño amoroso de quien fuera Procurador General de la República en tiempos de Ernesto Zedillo. Emilio González Márquez, gobernador de Jalisco, también acude a la cita, pero no es reconocido por los improvisados locutores. 
La Pineda luce vestidos largos que exaltan discretamente la mexicanidad, y la Giordano, asesorada por Armani, parece una delicada estatua romana, aunque remata con un vanguardista traje de charro que incluye falda abierta y pantalón, más blusa de seda tricolor. 
Cuando la jalisciense interpreta “Guerreros de luz”, en las pantallas se muestran imágenes de la madre Teresa de Calcuta, Martin Luther King y Emiliano Zapata. Minutos antes pudo verse un video del Internado Infantil Guadalupano, A.C., institución beneficiaria de las ganancias del concierto, que atiende a niños y adolescentes en condición de desventaja social. 
En un cambio de vestuario de las intérpretes, Chacho Gaytán toca a solas en el piano “Un día después”, de su autoría. A lo largo del concierto, acaso como bitácora anímica, en las pantallas se muestran frases célebres como ésta: “La noche es la mitad de la vida y la mejor mitad”, de Goethe, y otra que define la naturaleza del acto: “Los vientos son favorables para quien sabe a qué puerto se dirige”, de Schopenhauer. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

El galeón en el que viajan espectadores, músicos y las sopranos tiene como destino la comunión de las almas y un propósito altruista. Óscar Carapia, director general del espectáculo, escribió en el programa de mano: “A estas dos mujeres no sólo las hace coincidir una travesía musical, la pasión, entrega y profesionalismo que han puesto a lo largo de sus carreras, sino también la calidez y calidad humana que las antecede como artistas”. 

* En 1991 Guadalupe Pineda se presentó en el Auditorio Nacional junto a Tania Libertad y Amparo Montes; en 1995 en un homenaje a Chava Flores, y en 1996 al lado de Pablo Milanés y Tania Libertad; en 2005 cantó a solas en el Lunario. Filippa Giordano se presentó aquí en 2006 acompañada de Los Diez Pianos, y en 2007 a solas. 

Voces vigentes 
Guadalupe Pineda y Filippa Giordano llegaron a este concierto en plena forma. Baste decir que, a finales de 2008, la mexicana lanzó al mercado el álbum Francia con sabor latino, y la italiana Capriccio, con muy buena acogida por parte de sus admiradores. 
El más reciente disco de Pineda, interpretado en francés, incluye canciones célebres como “Mourir d’aimer” y “La vie en rose”, además de una versión en ese idioma de “Bésame mucho”, que ella misma cantó en Palacio Nacional ante Nicolas Sarkozy y Carla Bruni durante su visita a México, en marzo de 2009. En esa ocasión, la mexicana declaró que puso el álbum en manos del presidente galo, quien previamente la escuchó en vivo con mucha atención. 
Por su parte, el material de Giordano incluye arias como “Chanson Bohème” y “Vincerai per me”, más covers de “Júrame” y “Mambo italiano”, y los temas inéditos “Amor mío”, “Mi horizonte” y “Cambiaré soñando”. Al presentarlo en México, señaló que este país se ha convertido en una segunda patria, porque aquí ha recibido muchas muestras de cariño. (F.F.


Programa 
Guadalupe Pineda: Fina estampa / Cómo fue / Volver / Over the Rainbow / Amanecí en tus brazos / Guerreros de luz / Alma mía / Uno / Cuando sale la luna / Yolanda 
Filippa Giordano: Una voce poco fa / Chanson Bohème / Habanera / Ave María / Casta Diva / Going to Win / Mi horizonte / Amor mío / Me he enamorado de ti 
Duetos con orquesta: La Barcarolle / Coicidir / Mon Coeur s’ouvre à ta Voix / Va Pensiero 
Duetos con mariachi: O Sole mío / Granada / Mi ciudad.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.