viernes, 13 de marzo de 2009

Franco De Vita: Un taxi llamado talento

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Simplemente la verdad / 13 de marzo, 2009 / Función única / 
2: 40 hrs. de duración / Promotor: Westwood Entertainment, S. A. de C.V. 



Alejandro González Castillo

A diferencia de lo que ocurre con sus colegas ―los cantautores que dominan las listas de ventas del pop en español―, los detalles de la apariencia son los últimos puntos que los compradores atienden cuando se trata de hacerse de alguno de los discos de Franco De Vita. Tanto él como su público prefieren poner atención a las canciones, de ahí que esta noche no se esperen aparatosas coreografías ni deslumbrantes efectos visuales. Quien se presenta es un compositor, no un modelo de pasarela, y “Simplemente la verdad”, la primera de un prolongado listado, de alguna manera condensa lo que significan 25 años de carrera para Franco. Yo no soy de prometer ni que me prometan nada, / que las cosas sólo vienen si es que tienen que venir, dice la letra, como inicial declaración de principios.* 
Acompañadas de una generosa plantilla de músicos, las notas de “Louis” son las encargadas de iniciar el desgrane de hits radiales. La historia de un taxista ansioso por convertirse en rockstar advierte que si bien el amor de pareja y los devaneos que de él se derivan es el tema favorito del compositor, no se trata del único asunto que su pluma aborda. “No basta”, presentada con la frase “un niño que crece con amor inevitablemente se transforma en un hombre bueno”, las desventuras de un hispanohablante en Nueva York narradas en “Latino” o “Sexo”, la descripción explícita de los instintos básicos que provoca una chica, son otros buenos ejemplos de su versatilidad. Aunque es cierto que lo que el público espera con mayor ansia es el momento de golpearse el pecho con esas baladas de fórmula ya patentada, como “Tú de qué vas”, “Te amo” o “Te veo venir soledad”. 
Pura nostalgia, podría pensarse en primera instancia, sin embargo entre las butacas no se localizan dejos de ese sentimiento. Más bien se encuentran parejas felices, gozando con arrumacos su presente, apenas soltándose la mano para aplaudir con la misma firmeza los temas viejos, quizá los que ambientaron sus primeros besos, que los de reciente manufactura, como “Mi sueño” y “Cuando tus ojos me miran”. 
A pesar de que hay un par de bancos en el escenario, el cantautor simula que sus múltiples invitados se anunciaron suficientemente ocupados como para acompañarlo esta noche. “¿Y ahora qué hago, canto solo?”, pregunta fingiendo congoja. Una chica del público tiene la solución ante las ausencias ―“yo canto contigo”, le grita―, pero la farsa se cae cuando tras los tambores emerge la figura de Noel Schajiris, quien junto al venezolano interpreta el mayor éxito del otrora proyecto de Noel, Sin Bandera, y aunque el anfitrión lee la letra que descansa en papel sobre el piano, resulta evidente que está lejos de conocer eficazmente, al menos, la tonada. Los abucheos del público se aplacan cuando las carcajadas del espontáneo dúo dejan claro que la formalidad jamás figuró como invitada en el escenario. Algo similar ocurre cuando Reyli Barba, Jorge Villamizar (ex Bacilos) y Carlos Rivera (ganador de la tercera generación de La Academia) toman su lugar al lado del caraqueño, quien los trata como auténticos camaradas, pues igualmente les cede tiempo para que cada cual interprete algún tema de su propio repertorio. 
Funk, bachata, power ballad, reggae. El abanico de cadencias no es limitado. Lo mismo ocurre con las emociones que plasman las canciones, las cuales pasan de la tristeza disfrazada para una fiesta de “Traigo una pena”, a la derrota con rostro esperanzador de “Un buen perdedor”. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Pese a que el guión de la noche está trazado, el cantante no pierde la oportunidad de recibir complaciente las eventualidades, como cuando obedece la sorpresiva orden que Reyli le lanza y comienza a moverse improvisadamente a ritmo salsero, o cuando se carcajea socarronamente al descubrir que su baterista cayó sorpresivamente del templete que lo sostenía, justo al momento de ejecutar su solo. Y en medio de todo, inhalando aire profundamente, toma un descanso para decir que “no hay que frivolizar la música, porque es un asunto serio”. Quizá sea por esa razón que De Vita sostiene una sonrisa inamovible justo desde el momento en que saluda a su público hasta cuando se despide, luego de pasar más de dos horas sin echar mano de endebles tinglados de utilería, pero ofreciendo a cambio un tiempo repleto de canciones acompañadas de su gesto más franco. 

* Se presentó aquí en julio de 2004 y mayo de 2006. 

Cronología 
1954. Nace Franco Atilio De Vita De Vito en Caracas, Venezuela, hijo de inmigrantes italianos. 
1967. Luego de vivir diez años en Italia regresa a su país de nacimiento para iniciar estudios de piano. 
1983. Tras probar suerte con el grupo Corpus, lanza un disco con un proyecto denominado Ícaro, en el cual se desempeña como tecladista, compositor y cantante. 
1984. Inicia formalmente su carrera como solista con un álbum debut de título homónimo y su primer éxito: “Un buen perdedor”. 
1988. Ya con residencia en España, consigue que su rango de alcance sobrepase Sudamérica para llegar al norte del continente. Todo gracias a “Te amo”, sencillo incluido en Al norte del sur
1993. “Hijos de la oscuridad”, tema dedicado a los niños colombianos en situación de calle, forma parte de su sexto álbum, Voces a mi alrededor. 
1998. Su composición “Vuelve”, interpretada por Ricky Martin, arrasa en las listas de éxitos de varios países de habla hispana. 
2002. Segundas partes también son buenas recopila reversiones de algunos temas de álbumes previos, con la novedad de lucir salpicados con ritmos como el reggae y la bachata. 
2006. Dúos con Alejandro Fernández, Diego El Cigala y Oscar D’León se incluyen en Mil y una historias, un disco en directo que retrata la gira correspondiente a Stop
2008. Se presenta triunfalmente en Viña del Mar, llevándose tres reconocimientos a casa. (A.G.C.

Programa 
Simplemente la verdad / Somos tres / Louis / Tú de qué vas / Mi sueño / Cálido y frío / Latino / Con Noel Schajiris: Si la ves , Entra en mi vida / Fuera de este mundo / Te amo / Sexo / La misma persona / Popurrí: Aquí estás otra vez, Esto ya lo había vivido, Será, Y te pienso, Sólo importas tú, Te recordaré, 10 años y un día, Si tú no estás / Contra viento y marea/ Con Carlos Rivera: Te veo venir soledad /No basta / Con Reily: La descarada, Ay Dios / Un buen perdedor / Con Jorge Villamizar: Cuando tus ojos me miran, Caraluna / Traigo una pena.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.