jueves, 12 de marzo de 2009

El Consorcio: La crema de la nostalgia

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

40 años contigo / 12 y 13 de marzo, 2009 / Dos funciones / 
1:40 hrs. de duración / Promotor: Erre Ele Asociados S.A. de C.V. 

Fernando Figueroa
Para un enfermo de nostalgia, las cabelleras blancas de Iñaki, Sergio y Carlos son como un puñetazo en el rostro. Algo parecido provoca Amaya al caminar con dificultad y cuando jala aire por la boca entre una canción y otra; Estíbaliz tampoco es la de ayer. 
Para alguien que vive en el aquí y ahora, la vigencia y rigor de El Consorcio son ejemplo de vida; sus voces ya no tienen la claridad de antes, pero aún poseen un altísimo nivel, en el que reina la afinación (no en vano algunas de sus mayores influencias fueron, al inicio, grupos del flower power estadounidense e inglés como The Mamas & The Papas y Fairport Convention); todos ellos pertenecieron a Mocedades en diversas etapas, conservan el espíritu de ese grupo y no utilizan más el nombre porque los derechos le pertenecen a ex colegas que aún lo arrastran en la tercera división del show business
El quinteto vasco que crea ensoñaciones en el Lunario, basa su espectáculo en los temas que les dieron fama en los setenta y ochenta, pero también hay recientes y conmovedores como “Vencedor o vencido”, del inagotable Juan Carlos Calderón. Los prietitos en el arroz con leche son la incursión en el género ranchero (“Paloma negra”) y la coreografía en “El chacachá del tren”, donde demuestran que el baile definitivamente no se hizo para ellos, mucho menos a estas alturas del partido. Pero se divierten y el público adulto les perdona y festeja todo. “Están más allá del bien y del mal”, dice una señora que bebe vino tinto. 
Sólo los verdaderos fans son capaces de ver el rompecabezas completo. En el escenario están tres fundadores de Mocedades en 1969: Sergio y Estíbaliz, matrimonio que en 1973 se transformó en dueto, y Amaya, quien en 1984 se convirtió en solista. Carlos Zubiaga se subió a ese tren en 1973 y se bajó en 1988; Iñaki llegó en 89 y se fue en 92. Estimulados por la cantautora Rosa León, en el 93 formaron El Consorcio, que es algo así como la crema de Mocedades porque tiene en sus filas a las angelicales voces femeninas que crearon el sello de la casa. 
Las hermanas Amaya y Estíbaliz Uranga se alternan los grandes éxitos. A Iñaki, de la misma sangre y apellido, le toca lidiar con “Había olvidado” y sale airoso. A los otros dos varones sólo les toca arropar las melodías. 
Amaya habla emocionada de “las canciones que parimos el siglo pasado y que seguimos pariendo”. Exalta el talento de Calderón, con quien grabaron recientemente el álbum Querido Juan. En el show también hay un pequeño homenaje a Serrat, de quien interpretan “Palabras de amor” y “Aquellas pequeñas cosas”. 

Foto: Fernando Aceves / Colecci{on Auditorio Nacional

En “Amor de hombre” es tan fuerte el acompañamiento de público que Amaya opta por quedarse callada y decir en broma: “No hago falta”. Ella sabe perfectamente que es indispensable para que los enfermos de nostalgia lloren al abrir el arcón de los recuerdos, y para que los integrados al mundo actual ensanchen su sano presente. De todos ellos se despide diciéndoles: “Gracias, sois muy majos”. 

Programa 
Porque fuimos lo que fuimos / Búscame / California Dreamin’ / O tú o ninguno / La otra España / Palabras de amor / La llamada / Le llamaban loca / Dónde estás, corazón / Popurrí Mocedades: El vendedor, Eres tú, Tómame o déjame, Amor de hombre / Había olvidado / Dame un poco de tu vida / Un viejo amor / Palabras de amor / Aquellas pequeñas cosas / Paloma negra / Qué va a pasar mañana / Quién te cantará / Quiero abrazarte tanto / Dónde estás corazón / Vencedor o vencido / Agua del pozo / El chacachá del tren / Secretaria / Cantemos así, aleluya / Eres tú (bis).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.