jueves, 19 de febrero de 2009

Beirut: Marcha de zapotecos… sin oaxaqueños

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


19 y 20 de febrero, 2009 / 2 funciones / 2 hrs. de duración /
 Promotor: Ache Producciones S.A. de C.V. 

Nayma González
Pocas visitas como la del veinteañero estadounidense Zach Condon, alias Beirut, han suscitado tanto interés en el público mexicano. Con un par de conciertos llenos, la fascinación por este joven se puede atribuir a que es de los pocos músicos que dentro del indie ha roto con su característico anglocentrismo. Alejado de alusiones obvias, la repisa de discos de Condon debe tener un espacio privilegiado para el folk norteamericano, báltico, mexicano y la canción tradicional francesa. Su acercamiento a estas culturas, incomprendidas en Estados Unidos y vistas como meros exotismos, ha sido fundamentalmente a través de la música. En mucho han ayudado esos paseos de mochilazo que ha tenido desde los 15 años de edad a zonas de Europa del Este que para él son remotas, pero sólo en un sentido geográfico y lingüístico. 

La música de Beirut de manera muy difícil podría inscribirse en ese género híbrido donde cabe todo: la “world music”. Condon es más explorador que turista, su interés no es apropiarse de la cultura ajena ni mucho menos observar detrás de la cerca. Gulag Orkestar (2006), primer disco escrito en la intimidad de su dormitorio, es el equivalente sonoro de quien narra sus travesías en un diario, más interesado por darle un sentido de permanencia a sus impresiones que por la reacción que éstas puedan generar. 
Después de ese redondo, lleno de orquestaciones y metales dramáticos, Condon desempolvó sus vinilos de Jacques Brel (1929-1978) y Serge Gainsbourg (1928-1991), rindiéndoles un sentido tributo en The Flying Club Cup (2007), y tras varios EPs, en la primavera de 2008 se mudó a Teotitlán del Valle, Oaxaca, donde colaboró durante seis meses con la Banda Jiménez y de esa relación emergió el EP March Of The Zapotec (2009), un disco donde el luto y la celebración por la vida son contrastados por la intensa expresividad de los instrumentos de aliento. 
Para su debut en la capital mexicana, la expectativa era que Condon invitara a los músicos oaxaqueños. Lamentablemente, la banda que lo acompañó es diligente para un proyecto de simple pop, pero en sus manos, Gulag Orkestar y March of the Zapotec, los trabajos clave de Beirut, parecen interpretados por una estudiantina con más entusiasmo que oficio. A pesar de eso, el público reaccionó excesivamente generoso. El tecladista y encargado del acompañamiento vocal, Paul Collins, afirmó, azorado, que en ningún otro recinto se les había recibido con tanta emoción. Lo que sí valió la expectativa fue la interpretación vocal de Condon, su estridente trompeta y el simple par de acordes que toca con un ukelele. El set-list fue un popurrí de sus tres discos principales. Entre lo más destacable resultó su versión de “La Javanaise” de Gainsbourg, la ligera “A sunday smile” y, desde luego, “Gulag Orkestar”. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Dice Condon que siente la necesidad de hacer muchas cosas antes de cumplir 30 años y que después de eso, todo será una página en blanco. Habrá que esperar a que no sólo sus proyectos de un disco de hip-hop y folclor alemán antecedan ese destino, sino que como sucede con un grupo híbrido como Gogol Bordello o con el multiinstrumentista holandés Sufjan Stevens, sus ambiciones folcloristas encuentren eco en la interpretación directa. 

Programa 
Nantes / Mount Wroclai / The Shrew / Elephant Gun / The Concubine / Cherbourg / Postcards from Italy / Mimizan / East Harlem / A Sunday Smile / The Akara / La Javanaise / After the Curtain / Cocek / My Night with the Prostitute from Marseille / Gulag Orkestar.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.