Bienvenido


El AUDITORIO NACIONAL es más que un centro de espectáculos, es un recinto plural e incluyente, abierto a las más diversas manifestaciones artísticas y culturales, y con una amplia agenda de actividades. En esta BITÁCORA podrás conocer los sucesos que han escrito la historia de este espacio que ya es emblema de la sociedad mexicana. Si deseas adentrarte en los acontecimientos que le han dado distinción al AUDITORIO NACIONAL, da clic en las pestañas inferiores.

martes, 20 de enero de 2009

Luis Miguel: Hay Sol para un largo rato

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional




Cómplices Tour / 20, 21, 23 al 25, 27, 28, 30, 31 de enero,
1, 3, 4, 6 al 8, 24, 25, 27, 28 de febrero,  1, 3, 4, 6 al 8 de marzo, 2009 /
185, 978 asistentes / 25 funciones / 2:00 hrs. de duración /
Promotor: Showtime de México S.A. de C.V.

Rebeca Álvarez
Es casi la hora señalada para que el concierto dé inicio, y en la parte baja de la escalinata ubicada en la explanada, uno de los aguerridos vendedores de binoculares, comunes en días como éstos, se anima —al momento de escuchar una sirena de patrulla— a soltar un grito semejante al de un puntual y soberbio heraldo que a todos ofrece su mensaje: “Páaasele que está llegando El Güero… Apúrese, jefe, que no se le haga tarde; uno, treinta; dos por cincuenta…”.


“¿Estará llegando?”, murmuran algunas chicas que consumen sus cigarrillos antes de ingresar al recinto con el ánimo peculiar de quienes han visto, una a una, cada temporada de El Sol: siempre como si fuera la primera vez.
En lo que se abre el telón del show número 25 de esta temporada de Luis Miguel, y sólo para calentar la garganta, en la barra de los whiskys y tequilas una chica, con semblante casi solemne, dice a su amiga: “Pues sí, te doy la razón, es el mejor, pero ojalá que esta vez se arriesgue a hacer algo distinto”. Dos horas después, esta fan-amiga-novia por siempre ha despejado sus dudas: El de hoy ha sido el mejor concierto que Luis Miguel ha ofrecido en años.
Si la idea con la que llegaron sus eternas incondicionales era estrictamente para verlo y escucharlo, y poder decir una vez más: “¡No me he perdido ni uno!”, buena sorpresa se han llevado porque el espectáculo ha sido renovador, refrescante y digno.
Toda la noche de negro y blanco, alternando el mejor de los trajes con una corbata que, a leguas se nota, vale lo mismo que la garganta que arropa, Luis Miguel luce en la mejor de las formas. Sin embargo, eso que en el show business es mucho, queda en segundo plano cuando, canción tras canción, el público atestigua a un artista que ha crecido y que hoy, en época de crisis y boletos que valen mucho y cuestan más, se muestra humilde.
Humilde porque no ha escatimado esfuerzos al afrontar el reto que representa cantar en ese tono que cuesta sudor; inteligente porque esta noche ha demostrado que entendió que la competencia es mucha y, a veces, incluso muy buena, y respetuoso porque al ofrecer una producción de primera —músicos, luces, coros y pantallas— envía un mensaje muy claro: Hay Sol para un buen rato.
Canciones y canciones, desde las que hacen olvidar a la gente que existen las butacas, hasta aquellas que provocan la ya clásica llamada de teléfono: “¡…Gordo, es que te amo, te amo! Pero no seas así de feito conmigo, ¿sale?”


Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


Se le ve a gusto y, emulando su decir, verdaderamente resulta un placer observarlo en el escenario como cuando quería comerse al mundo, como cuando su melena era abundante, como cuando no era papá o aprendiz de suegro. Da gusto verlo con la tripulación de su barca renovada, pero aún con alguno que otro viejo compañero de aventuras, como ese prodigioso saxofonista que, desde entonces, aguantador, lo ha seguido por buena parte del mundo, colaborando esta noche a hacer más espectacular esa especie de despertar que El Sol ha tenido hoy.

La Dalia de Plata para Luis Miguel
Cada presentación de Luis Miguel en este recinto es un suceso, pero el 4 de febrero hay un componente extra; la mayoría de los asistentes sabe que el intérprete recibirá una distinción y eso se respira en el ambiente. Es la función 12 de la gira Cómplices y las butacas están repletas.
Durante más de hora y media, el artista se muestra en plenitud. Ahí están las ganas de permanecer en la cumbre con su infalible entonación, potencia vocal y una virtud poco valorada en estos días: perfecta dicción. Si a ese virtuosismo técnico se le agregan exactas dosis de sentimiento, estamos ante un fenómeno de la música popular que ha hecho época. La galanura que perciben sus admiradoras es un chorro de gasolina sobre el fuego.
Mientras el cantante llega a su camerino para un último cambio de vestuario, en el escenario aparece María Cristina García Cepeda, Coordinadora Ejecutiva del Auditorio Nacional, quien señala: “Es un privilegio entregar este reconocimiento a un artista único, que pisó este escenario por primera vez en 1991, y que con su actual temporada ha impuesto un récord histórico de 180 funciones, durante las cuales lo han visto un millón y medio de personas”.
Entonces reaparece Luis Miguel y se abre una pausa para dar espacio a una larga ovación. Cuando las emociones vuelven a su cauce, García Cepeda continúa: “Es un honor entregarte esta Dalia de Plata, enhorabuena, y gracias por permitirnos ser parte de tu historia”.
Entonces es el intérprete quien toma la palabra: “Estoy lleno de alegría y agradecimiento porque en realidad éste es un mérito de todos ustedes, porque desde hace 18 años han estado conmigo, han vivido todas mis canciones y me dan el privilegio de estar arriba del escenario.
“Esto es mágico, muchas gracias al Auditorio Nacional. El premio es para ustedes, para mis músicos, mi gente de producción y para todos los que hacen posible que cada noche yo pueda hacer lo que más me gusta, que es cantar. Esto me hace pensar que se pueden hacer cosas muy positivas gracias a la gente, gracias a México, porque nuestro país es más grande que sus problemas. A pesar de las crisis y tantas situaciones, podemos hacer la diferencia”.
Finalizada la ceremonia, el artista interpreta otro par de temas con la energía renovada. Al despedirse del público, besa la palma de su mano izquierda y luego toca la Dalia de Plata, obra del artista mexicano Germán Montalvo. El público abandona el recinto, que en la fachada luce un gigantesco pendón de su ídolo. Ya sobre Paseo de la Reforma se tiene la sensación de dejar atrás la Pirámide del Sol. (F.F.)

“Soy como quiero ser”
· Quizá el título antes citado del álbum de 1987 es la sentencia biográfica de Luis Miguel, hombre de pocas palabras y muchas reservas. A continuación un racimo de frases pronunciadas por él mismo en sus citas con la prensa:
· “Es un honor que la gente que empieza (en el campo de la música popular) tenga una referencia de lo que he hecho, es algo que te estimula a tratar de ir mejorando. Les deseo suerte” (1992).
· “Me gusta escuchar opiniones de mucha gente, de la gente que respeto. Pero yo me hago cargo de mí mismo y de mis proyectos, porque soy el que le da la cara al público” (1993).
· “Me cuesta mucho trabajo relacionarme, no soy hombre de relaciones públicas” (1996).
· “Para llegar a lo más alto hay que hacer cosas y no buscar excusas” (1997).
· “Necesitaría 20 horas para contar mis 20 años de carrera, porque han sido de mucha intensidad. Ha sido una experiencia sensacional, que no cambiaría por nada” (2002).
· “Creo que los años me están cayendo muy bien, me siento mucho mejor ahora que hace una década. Las experiencias que he vivido me han dado madurez y vivo con gran intensidad. Así que soy feliz… a ratos, pero sí soy feliz” (2003).
· “El plano espiritual es, quizás, el más descuidado de todos. He estado pendiente de otras cosas. Es algo en lo debo concentrarme y desarrollar más en el futuro” (2004).
· “Antes no pensaba en el matrimonio, pero ahora ya no descarto nada. En este momento estoy soltero y por ahora no pienso en la responsabilidad de tener una familia, de traer un hijo a este mundo” (2006).
· “Me siento sin límites profesionales, reinventado, con mucha energía y feliz. Creo que éste es un momento de madurez, por edad y por vivencias personales” (2009). (R.L.)

Programa
Tu imaginación / Suave / Tú y yo / Si te vas / Hasta que me olvides / No me platiques más / Pensar en ti / Te necesito / Amarte es un placer / Entrégate / La incondicional / Quiero / Bravo, amor, bravo / Estrenando amor / Si tú te atreves / Sabes una cosa / Viajero / Qué nivel de mujer / Será que no me amas / Es mejor / Tu imaginación (bis).


 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...