jueves, 23 de octubre de 2008

Juanes: Un rato de pop, cumbia y rock



La vida world tour / 23 y 24 de octubre, 2008 / Dos funciones / 
2:15 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
Gracias al álbum La vida… es un ratico, a mediados de octubre Juanes se convirtió en el máximo ganador de los Premios MTV Latinoamérica 2008. Obtuvo cuatro de esos galardones, incluyendo Artista del Año y Mejor Artista Rock. Con tal antecedente, una semana después miles de fans y un número indeterminado de curiosos y escépticos casi llenan las butacas del Auditorio Nacional para presenciar el primero de dos conciertos de La vida world tour, que arrancó en marzo de 2008 en los Estados Unidos y finalizará en mayo del 2009, en España.

Los admiradores se entregan a las primeras de cambio y el resto dobla las manos paulatinamente porque se trata de un show de grandes ligas. Juan Esteban Aristizábal no sabe lo que es dar gato por liebre, así que se hace acompañar de una potente banda en la que destacan Waldo Madera en la batería y Felipe Alzate en las percusiones, más bajo, teclados y guitarras; a ratos el patrón también rasga la suya y ocasionalmente hace las veces de un requintista que se comporta a la altura de las circunstancias.

A eso hay que agregarle un puñado de éxitos ―con fusiones de rock, reggae y ritmos sudamericanos como vallenato, mapalé, guasca y cumbia― y un atractivo montaje del escenógrafo Ray Winkler (Cirque du Soleil, The Rolling Stones, U2) que consta de una estructura semejante a un juego mecánico de feria en forma de medio sol, que irradia cientos de luces multicolores, y la proyección en tres pantallas de imágenes que ilustran los temas.
El fuerte de Juanes solista ya no es el rock pesado, como antaño, aunque varias de sus creaciones sí contienen un buen porcentaje de ese ritmo. No todo mundo sabe que fue metalero en los inicios de Ekhymosis, la banda colombiana que comandaba a finales de los ochenta y en los noventa; resulta sorprendente escucharlo en Internet en piezas de azote juvenil como “El tiempo” y “Depresión”, del redondo Niño gigante. Esa agrupación viró paulatinamente hacia temas más melódicos, hasta aterrizar definitivamente en el pop rock.
Al finalizar el siglo pasado, Juanes viajó a Los Ángeles para buscar suerte como solista y se topó con Gustavo Santaolalla. De su propuesta original más el toque del productor argentino surgió el álbum Fíjate bien (2000), que tiene cierto éxito en las estaciones de radio y tiendas de discos. Sin embargo, llegaron las nominaciones al Grammy Latino y su nombre se escuchó siete veces para quedarse definitivamente en la mente del público. El 11 de septiembre de 2001 se llevaría a cabo la premiación en Los Ángeles, pero los atentados de ese día en Nueva York provocaron que la ceremonia se pospusiera varios meses; finalmente obtuvo tres estatuillas, incluyendo Mejor Nuevo Artista.
Los álbumes Un día normal (2002) y Mi sangre (2004), más las respectivas giras internacionales lo consolidaron como un fenómeno musical con ventas millonarias, teniendo el apoyo del promotor Fernán Martínez, quien antes ya había conducido eficazmente la carrera de Enrique Iglesias.
Con todo ese bagaje en sus alforjas, Juanes se presenta aquí por cuarta ocasión (dos veces en 2004 y una en 2006). El ambiente que genera es de fiesta continua porque su música invita al gozo y al baile, incluso cuando las letras abordan el desamor, la violencia social o incluso la guerra.
Se declara feliz de estar en México, “entre mujeres hermosas y con un coro como el de ustedes, que suena cabroncísimo”. Habla con orgullo de su natal Medellín, del espíritu bolivariano que plasma en “Bandera de manos” y la profesión de fe que exuda “Odio por amor”: Cierra con “Nada valgo”; se despide con las manos en alto y con la cabeza cubierta con una gorra tejida que luce los colores de su patria.
Al arranque, mientras el público buscaba sus butacas, apareció Jimena Ángel, intérprete bogotana que ofreció cuatro cápsulas de su álbum debut, Día azul.

Paz sin fronteras
El 1 de marzo de 2008 se produjo un conflicto diplomático entre Ecuador, Colombia y Venezuela. Juanes sólo necesitó quince días para organizar un concierto en el puente Simón Bolívar, en la frontera entre los dos últimos países, con el objetivo de apoyar la pacificación de la zona. Asistieron trescientas mil personas vestidas de blanco para escuchar las voces del músico colombiano, además de Miguel Bosé, Juan Luis Guerra, Carlos Vives, Ricardo Montaner y Alejandro Sanz, entre otros.
Las preocupaciones sociales del autor de “La camisa negra” son una constante en su vida. En 2005 creó la fundación Mi Sangre, en apoyo a las víctimas de la guerra en su país, especialmente los heridos por minas antipersonales. También forma parte de América Latina en Acción Solidaria (ALAS), organización no gubernamental dedicada al mejoramiento de la salud y educación de niños y niñas de esa región.
En Medellín existe el Parque Juanes de la Paz, creado por la alcaldía de esa ciudad, donde se rehabilitan personas discapacitadas a causa de la guerra. (F.F.)

Programa
A Dios le pido / La paga / Mala gente / Clase de amor / La noche / Ámame / No creo en el jamás / Fotografía / Volverte a ver / Gotas de agua dulce / Bandera de manos / Báilala / Para tu amor / Me enamora / Hoy me voy / Es por ti / La camisa negra / Difícil / Rebelión / Odio por amor / Nada valgo sin tu amor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.