lunes, 28 de abril de 2008

Liza Minnelli: Nostalgia y complacencias



28 de abril, 2008 / Función única / 1:50 hrs. de duración / 
Promotor: Grupo Íntegrus, Mayer Producciones y Marcos Metta Cohen.

Fernando Figueroa
Liza Minelli responde de manera contradictoria a la misma pregunta, formulada por dos diarios mexicanos en sendas entrevistas telefónicas, previas a este show: “¿Cree que el dinero hace girar al mundo?” (con relación a lo que dice el tema “Money”). A uno le dice: “No. Absolutamente. ¿No te parece que ésa es la gran ironía de la que habla Cabaret? El dinero simula felicidad, pero no es lo que hace girar al mundo. Sería muy triste aceptarlo”. Y al otro le contesta: “Creo que es bastante acertado. ¿Tú no lo crees?”

Liza camina con dificultad en el escenario y minutos después baila aceptablemente, sobre todo si se toma en cuenta que anda por el mundo con sesentaidós años a cuestas, escoliosis (curvatura de la columna), prótesis en la cadera, tres operaciones de rodilla, otra para extirparle nódulos de las cuerdas vocales, más un largo y destructivo alcoholismo ya superado, o al menos plenamente asumido y sin recaídas recientes. ¡Ah!, y una fulgurante victoria contra la encefalitis, que la tuvo postrada en cama durante medio año. Desbordando coquetería, en 2008 le pregunta al público: “¿Se nota que bajé de peso?”

En declaraciones previas afirmó que ahora baila y canta mejor que nunca; definitivamente no baila mejor que en 1972 (cuando ganó el Oscar a la mejor actriz por su papel como Sally Bowles en Cabaret, la cinta de Bob Fosse que obtuvo ocho de esas estatuillas), pero su voz sí está muy bien conservada y con eso basta para que el Distrito Federal se convierta momentáneamente en Berlín, el Auditorio Nacional en el Kit Kat Club, y los espectadores en asiduos a ese antro imaginario de la Alemania nazi.
La Minnelli sabe que “el público quiere escuchar aquello que me han dado fama”, así que interpreta “Cabaret” y “Maybe This Time” del célebre musical; una probadita de Chicago (“My Own Best Friend”) y el tema central de la cinta New York, New York (Martin Scorsese, 1977), además de un homenaje a la cantante Kay Thompson, a quien denomina como “mi madrina, mi ángel de la guarda, la mujer que supo levantarme del suelo varias veces. Diez minutos después de la muerte de mi madre, ella me habló para decirme que Judy (Garland) tuvo una vida maravillosa y llevó a cabo todo lo que tenía que haber hecho; eso me dejó muy tranquila”. Cuatro cantantes y varios bailarines acompañan a Minnelli en este segmento, haciendo las veces de Los Hermanos Williams, quienes trabajaban con la Thompson en sus shows. 
Liza Minnelli recuerda a su padre, Vincente, como “un soñador”, y a su madre como “una hacedora”; levanta la vista al cielo (en este caso al techo) y les da las gracias por todo lo que le dieron. A continuación, con lágrimas de cocodrilo en los ojos, afirma: “Ellos ya han muerto, ahora todos ustedes son mi familia”, provocando la respuesta del público: “Te adoro”, “Eres lo máximo”.
Antes del concierto se había publicado que Los Hermanos Castro actuarían como teloneros, pero no sucede tal cosa. Quien sí aparece, tal como lo adelantó la diva en conferencia de prensa, es su media hermana, Tina Minnelli, residente en Cuernavaca, a la que presenta como “mi mejor amiga, la que me enseñó a cantar”, con quien interpreta “On A Clear Day” en homenaje a su progenitor.
Desde la batería, Michael Alan Berkowitz (quien fuera amigo de Vincente Minnelli) dirige a una eficaz y contenida banda compuesta por piano, bajo, guitarra, sintetizador, seis metales y percusión. Liza no necesita mayor escenografía que los propios músicos, un fondo negro, sencilla iluminación, sus monólogos introductorios a cada tema y todo aquello que éstos despiertan en la imaginación de los espectadores. Es la maga que cambia tres veces de vestuario, la que aún se atreve a mostrar los muslos, la cantante de big band, la bailarina de tugurio, la mujer que literalmente se suelta el pelo para secarse mares de sudor con una pequeña toalla, y la audaz vocalista que cierra a capella con “Iۥll Be Seeing You”.
El público, compuesto básicamente por personas mayores de cuarenta años, abandona el recinto con cara de felicidad y comentarios elogiosos para el trabajo de Liza; alguien levanta la vista y observa una estrella que tal vez se apagó hace muchos años, pero cuya luz aún ilumina el cielo sobre Paseo de la Reforma. Son los misterios del tiempo, el espacio… y el star system. 

Algunas perlas biográficas
Liza Minnelli nace el 12 de marzo de 1946, en Los Ángeles, California, donde residían sus padres, el director Vincente Minnelli y la cantante y actriz Judy Garland. 
A los tres años aparece al lado de su madre en la película In The Good Old Summertime, y a los diecinueve gana el premio Tony como mejor actriz por Flora, The Red Menace.
En 1972 gana un Oscar y un Globo de Oro por Cabaret, y un Emmy por el programa Liza With A Z. En 1981 trabaja en la muy taquillera cinta Arthur, al lado de Dudley Moore. En 1990 le otorgan un Grammy por su trayectoria musical.
Estuvo casada con el actor Peter Allen, el director Jack Haley Jr., el escultor Mark Gero y el promotor David Gest. No tiene hijos.
Cuando no está de gira, toma clases de baile y canto durante dos horas diarias y da clases de actuación en el Actorۥs Studio de Nueva York.
Ha grabado duetos con Frank Sinatra, Luciano Pavarotti y Freddie Mercury; en 1989 los Pet Shop Boys le produjeron el álbum Results.
Esta es su cuarta visita a México. En 1973 se presentó en el antiguo Auditorio Nacional; en 1997 en el teatro Metropólitan y en 1998 en Acapulco. (F.F.)

Programa
Teach Me Tonight / My Ship / The Man I Love / Sara Lee / My Ownn Best Friend / Maybe This Time / Heۥs Funny That Way / Cabaret
Con Tina Minnelli: “On a clear day” / Popurrí: Las canciones de Kay Thompson / New York, New York / Iۥll Be Seeing You.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.