viernes, 7 de marzo de 2008

Intocable: Abrir las puertas de la historia

Foto: Colección Auditorio Nacional



Cruce de caminos 2008 / 7 y 8 de marzo, 2008 / Dos funciones / 2:00 hrs. de duración / 
Promotor: OCESA, S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
Hace buen rato que dieron la tercera llamada, sin que eso le importe a varios jóvenes que beben una copa en el vestíbulo. Platican acerca de todo: el maestro barco de la universidad que los pasó a todos, el truene de tal parejita, la motocicleta de fulano, el carro de mengano, el oso de perengano en un antro… y varias trivialidades más.


De pronto, otro de los amigos sale corriendo por una de las puertas de la zona preferente y les grita: “¡El poder de tus manos!”. Sin mediar más palabras, abandonan sus vasos y entran a la sala para escuchar el tema esperado. Así se la pasan durante todo el concierto, siempre con un mensajero adentro que aparece de manera intermitente diciendo: “Eres mi droga”, “Contra viento y marea”, “Fuerte no soy” y otros títulos favoritos, aunque es un hecho que permanecen más tiempo afuera, en su reunión privada.

El caso de doña Carmen y su hija Montserrat es distinto; vinieron en autobús y Metro desde Texcoco, y en ningún momento se despegan de sus butacas. Son verdaderas fans de Intocable; esperaban verlos en la feria que se lleva a cabo por estas fechas en esa ciudad, pero cuando supieron que los tejanos no estaban en el elenco, decidieron venir al Auditorio Nacional. Y aquí están, en uno de los balcones, sin perder detalle.
Un tercer caso es significativo. Se trata de una pareja, también en el balcón: él permanece sentado durante todo el show, y ella, de pie, no cesa de bailar. Las manos de ambos permanecen siempre unidas.
Todas estas reacciones y muchas más ―como los brincos de una joven con sombrero en la Zona Cero o el escándalo permanente en el primero y segundo pisos― son generadas por un estilo que combina, con dosis exactas, música norteña, country, polka y balada pop. Días atrás, ante los medios de comunicación, el líder Ricardo Muñoz había dicho: “Respetamos mucho a quienes ahora tienen éxito cantando covers, pero así no se entra a la historia; nosotros preferimos ofrecer algo nuestro, original, que perdure”.
Son trece años de trayectoria e Intocable aún conserva buen paso. Ahora presenta Cruce de caminos, nominado al Grammy como Mejor Álbum Norteño, que contiene “Te lo juro” y “Por ella”, cuyas letras ya conocen un buen número de espectadores. Asimismo, el animador José Juan Hernández anuncia la próxima aparición de 2C, que fonéticamente se refiere al álbum número doce de estudio. El propio Hernández ejercita el autoescarnio: “Ahora sí que nos quebramos la cabeza para ponerle el título”. La gente ríe y los conocedores seguramente piensan que no es la primera vez que algo así sucede en esta agrupación, pues antes lanzaron IV (1997) y X (2005).
En el pasado quedaron los tiempos de vacas flacas, cuando Ricky Muñoz y René Martínez llegaban a las estaciones de radio y los jefes de programación les decían, haciéndose los graciosos: “¡Olvídense, esto está intocable!”. Ahora existen emisiones de radio dedicadas exclusivamente a su música, sus ventas totales rondan las siete millones de copias y en las giras por México y Estados Unidos suele haber llenos a reventar.
Ricky Muñoz, generalmente serio y reservado, se atreve a pedir al público que compre discos y videos originales; también bromea acerca de las imágenes “que se toman con celular y luego se suben a internet, aunque se vean y oigan de la chingada”. René Martínez, como siempre en su papel de animador, imprime pimienta al encuentro; en el arranque había dicho: “Vamos a olvidar las deudas por un rato”, y a medio show: “Abracen al que esté junto a ustedes, sin importar quién sea; sálganse del clóset si es necesario”.
 
Foto: Colección Auditorio Nacional
La voz y el acordeón de Muñoz funcionan como proa en este emotivo viaje a través de la historia musical de un conjunto que ha sido capaz de reunir, en un mismo escenario, a espectadores de todo tipo, hazaña de la que muy pocos se pueden jactar. Será que todos necesitamos de una droga llamada amor o de sencillos remedios para el olvido.

Los amigos que se fueron
Al arrancar 2008, los miembros de Intocable anunciaron una noticia triste para sus admiradores: la salida definitiva de Daniel Sánchez, bajo sexto y segunda voz, quien continúa su carrera artística en solitario.
Esta ausencia se suma a la de José Ángel Farías (animación) y Silvestre Rodríguez (bajo eléctrico), quienes fallecieron en un accidente automovilístico (1999). En ese percance también murió el coordinador José Ángel González; el resto de la banda sufrió heridas graves. Permanecieron medio año fuera de circulación, pero regresaron con un disco titulado significativamente Contigo, que incluye el sencillo “El amigo que se fue”, en honor a los caídos.
Ricky Muñoz (voz y acordeón), René Martínez (batería), Sergio Serna (percusiones), Félix Salinas (bajo), José Juan Hernández (animación) y Johnny Lee Rosas (bajo sexto y coros) continúan dando vida a una leyenda que, bajo la influencia musical de Ramón Ayala, empezó a gestarse en fiestas de bodas y quince años en Zapata, un pequeño pueblo de Texas, y que en 1994 dio su primer fruto con el profético título Fuego eterno. (F.F.)

Programa
Vete ya / ¿Dónde estás? / Eres mi droga / Contra viento y marea / Enséñame a olvidarte / Déjame amarte / Estás que te pelas / No te olvidaré / Amor maldito / Nada es igual / Por ella / Alguien te va a hacer llorar / Síguele / Soñador eterno / Vuelve mi amor / El poder de tus manos / Ya ves / No te vayas / Popurrí / Bastó / Dame un besito / Coqueta / Sueña / Aire / Te lo juro.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.