jueves, 14 de febrero de 2008

Maná: Magia al estilo Jalisco

Foto: Colección Auditorio Nacional

Amar es combatir World Tour / 14 al 17 de febrero, 2008 / Cuatro funciones / 
1.40 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V.

Rodrigo Farías Bárcenas
Las pantallas gigantes muestran a dos grupos de personas que trepan sendos muros fronterizos, coronados con alambre de púas. Intentan escapar de los vigilantes que acechan desde un helicóptero. El ambiente de brumosa oscuridad acentúa la angustia, hasta que esas barreras se derrumban cuando se escucha el efecto de una explosión. Justo en ese momento, Maná irrumpe con la funky “Déjame entrar” y luego con el pujante ritmo de “Oye mi amor”.


Ante el video inicial, que describe una situación de violencia social, y la contundente manera que emplea la banda para apersonarse, hay una lectura adicional relacionada con los obstáculos que ha enfrentado el cuarteto de Jalisco durante sus dos décadas de historia —más de tres, considerando sus anteriores formaciones con otros nombres—, entre ellos la discriminación. Su posición es contundente: no más murallas que impidan la comunicación.
La estremecedora apertura da paso al sentimentalismo de las baladas “Manda una señal”, “Vivir sin aire” y “Bendita tu luz”. La expresión del grupo se torna seria llegado el turno de “Cuando los ángeles lloran”, que dedican a los luchadores ecologistas Chico Mendes, protector de la selva amazónica, y Aldo Zamora, defensor de la sierra guerrerense en México. Es aún más enérgico y solemne el mensaje que prologa el tema siguiente; en las pantallas aparece este texto: “Nuestro poder está creciendo más rápido que nuestra sabiduría. ¿Quién nos enseñó el engaño? ¿Quién nos sometió al rebaño? ¿Dónde quedarán los sueños? ¿Dónde jugarán los niños?”. Para Maná son compatibles sentimiento y conciencia social, de allí que Amar es combatir sea la frase que da título a su álbum más reciente y provenga, además, de “Piedra de sol”, poema de Octavio Paz.
Fernando Olvera entrega “¿Dónde jugarán los niños?” ataviado con una túnica negra. Cubre su rostro con una máscara mortuoria, al igual que el resto de sus compañeros. La interpretación está impregnada de dramatismo, particularmente al final, cuando pronuncia las últimas frases, de hinojos y como un lamento: “¿En dónde jugarán los pobres nenes, / en dónde jugarán? / Se está partiendo el mundo, / ya no hay lugar”.
La tensión que despierta semejante reclamo se disipa cuando Álex González ejecuta de manera espectacular un solo de batería. Al cabo de casi diez minutos, recibe incondicional vitoreo, momento que aprovecha para beber ostensiblemente una cerveza. Salud para la marca patrocinadora.
El Amar es combatir World Tour arrancó en febrero de 2007, en los Estados Unidos, abarcando varios países antes de llegar al Auditorio Nacional para cumplir con cuatro fechas. En entrevista con el periódico El Centro, Álex comentó: “Estamos emocionados de volver a México, lo que hay que refrescarle a la gente es que Maná es un grupo que suena en ciento treintaitrés países y siempre tratamos de tocar en todos”.
Álex y Fernando —guitarrista y principal compositor— poseen mayor presencia escénica y son capaces de modular los estados de ánimo del público: de lo reflexivo (“Tú me salvaste”) a lo eufórico (“Mariposa traicionera”). Es tal su compenetración que provocan y dirigen estruendosos coros mediante leves sugerencias verbales o mínimos gestos, como ocurre cuando al alimón músicos y público se apropian de “Te lloré como un río”.
Ese par mantiene con sus compañeros una relación dinámica. La impasibilidad de Juan Calleros, lejos de provocar desequilibrio, resalta la hiperkinesis del resto. Él se mantiene discreto, mas no su bajo. Sergio Vallín posee un lenguaje guitarrístico expresivo y versátil, tanto en el sonido acústico como en el eléctrico, igual con suaves arpegios que con pesados acordes. Su presencia destaca en uno de los mejores solos durante “Corazón espinado”.
Tanto el desarrollo musical del cuarteto como su habilidad para relacionarse con los fans han crecido de manera simultánea con sus requerimientos de producción, cada vez más sofisticados. El espectáculo requirió cinco meses de planeación. Es un concepto del argentino Wally Rodríguez que incluye diseño de luz y sonido, videos, animaciones, disfraces y efectos especiales. Un ejemplo de estos últimos se pone en marcha durante “No ha parado de llover”, cuando los espectadores ven lluvia sobre el escenario, enmarcando la figura del cantante. El efecto óptico es notable.
 
Foto: Colección Auditorio Nacional
En el tramo final, que va de “En el muelle de San Blas” a “Clavado en un bar”, se cae en la cuenta de que están lejos aquellos tiempos en los que Maná tocaba en fiestas particulares por necesidad. Ya no lo hace desde mediados de los noventa. Ahora requiere de foros con gran capacidad, un código artístico y social para atraer masas, y una gran producción. En otras palabras, la banda está en camino de institucionalizarse como no lo ha hecho otro grupo mexicano de rock.

Cronología
1986 Surge Maná en la ciudad de Guadalajara cuando el grupo Sombrero Verde replantea su carrera y cambia de nombre. Al año siguiente, PolyGram publica Maná, primer y último disco para este sello. 
1989 La banda recibe un gran impulso por parte de WEA, su nueva compañía, y a la par gana muchos adeptos gracias a su ininterrumpida presencia en los escenarios. Fernando Olvera y Alex González asumen funciones como productores.  
1993 Maná se suma al escaso número de grupos mexicanos con capacidad para dar conciertos masivos. En junio, unos días antes de su primera presentación en el Palacio de los Deportes, la compañía reporta cuatrocientas cincuenta mil copias vendidas de Falta amor (1989), y cuatrocientas mil de ¿Dónde jugarán los niños? (1992). 
1995 El grupo crea la fundación Selva Negra, concebida para colaborar con gobiernos y particulares en defensa del medio ambiente, labor que junto con la promoción de los derechos humanos es parte fundamental de su acción social. 
1997 Sueños líquidos sale simultáneamente en treintaiséis países. Posteriormente recibe el premio Grammy en la categoría de Mejor Álbum Latino de Rock Alternativo. 
1999 Dos producciones refuerzan el impacto de Maná en Estados Unidos: MTV Unplugged y su colaboración con Carlos Santana en Supernatural. 
2002 La promoción de Revolución de amor comprende doscientos cincuenta conciertos masivos en distintos países. Luego viene un periodo de reciclaje con discos recopilatorios y un DVD.
2006 Lanzan Amar es combatir. La gira para promover ese álbum es un suceso en el que participan dos millones de personas. 
2008 Una parte de ese tour es la base de Arde el cielo, se trata de un concierto registrado en el Coliseo de Puerto Rico. En febrero inicia una serie de cuatro conciertos en el Auditorio Nacional. La agencia Notimex informa que Maná ha vendido en su carrera veintidós millones de copias en todo el mundo. (R.F.B.)

Programa
Déjame entrar / Oye mi amor / Manda una señal / Vivir sin aire / Bendita tu luz / Cuando los ángeles lloran / ¿Dónde jugarán los niños? / Tú me salvaste / Sólo huele a tristeza / Ojalá pudiera borrarte / Mariposa traicionera / Eres mi religión / Te lloré como un río / El reloj cu-cu / Cachito / Se me olvidó otra vez / El rey tiburón / Corazón espinado / Me vale / No ha parado de llover / En el muelle de San Blas / Labios compartidos / Sol / Clavado en un bar.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.