martes, 4 de diciembre de 2007

Fonseca: Noche de bulla y bullerengue

Foto: Colección Auditorio Nacional

Tour Corazón 2007 / 4 de diciembre, 2007 / Función única / 710 asistentes / 
1:30 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V. 

Gina Velázquez 
Martes. En la penumbra resaltan tres colores —amarillo, azul y rojo— que se mueven al vaivén de una voz intensa que se desborda. No hay música, sólo canto. El escenario está inundado con luz blanca que se difumina hasta centrarse en el cantante, Juan Fernando Fonseca, conocido en el mundo de la música solamente por su apellido. 

El camino recorrido por el colombiano, nacido hace veintiocho años, ha sido largo. Desde temprana edad se interesó por la música, a los doce años compuso su primera canción. Después formó un grupo de rock y se inscribió en diferentes instituciones educativas, como la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá, y el Berklee College of Music, en Boston, Estados Unidos, donde amplió sus conocimientos, permitiéndole sobresalir en el competitivo mundo artístico. En el año 2002 el cantautor apareció con su primer álbum, con el cual se dio a conocer en su país y otras naciones de Latinoamérica, abriéndole las puertas para ser telonero de Juanes y Shakira. Tres años después, Corazón lo llevó a ser premiado con un Grammy Latino y un MTV latino, proyectándose como nueva estrella de la música pop latina. 
Lo que distingue a Fonseca de otros compatriotas suyos es que su propuesta mezcla géneros latinos que van desde el vallenato, bullerengue —de la costa atlántica de Colombia—, tambores africanos y salsa, remitiendo un poco a su compatriota Carlos Vives al rescatar sonidos característicos del folclor colombiano. 
Fonseca transmite energía pura. Desde el comienzo, seguro de sí mismo, se posesiona del escenario. Abundan paisanos del joven cantante y parece que sentirse acompañados les permite olvidar la nostalgia por estar lejos de su país. El baile no cesa, no hay cabida para la inercia. Entre cada canción hay oscuridad, una suerte de respiro que termina con el comienzo de una melodía vivaz. El acordeón y las percusiones refuerzan la energía de las letras. No tarda en llegar “Te mando flores”, que desde su lanzamiento se convirtió en un éxito y que, de hecho, sonará en tres distintas versiones durante esta fiesta. El orden del repertorio no permite que el público comience con peticiones, parece que Fonseca lee la mente y se anticipa a las palabras. Los asistentes están aquí para ser complacidos, para transpirar gozando el sabor de cada nota.

Foto: Colección Auditorio Nacional

Por obra de su talento y versatilidad, Fonseca es profeta en su tierra, y fuera de ella cautiva de igual forma porque lleva consigo sus raíces y entrega el corazón a su público.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.