viernes, 14 de diciembre de 2007

Alexis Valdés: Un remedio para enfrentar los miedos

Un rey en la comedia / 14 de diciembre, 2007 / 157 asistentes / Función única / 
1:30 hrs. de duración / Promotor: Two Lights Productons S.A de C.V.


Fernando Figueroa
El nombre de Alexis Valdés no dice gran cosa en México, pero es un comediante de origen cubano muy exitoso en España y Miami, y con su presentación en el Lunario queda claro que puede triunfar en cualquier lado porque su humor es inteligente y universal. La base de su espectáculo son monólogos temáticos como lo marca el género llamado stand-up comedy, parodias de canciones e interacción con el público.

Valdés hace escarnio de cualquier asunto sin ser políticamente incorrecto. Por ejemplo, luego de hacer chistes a costillas de la raza negra durante diez minutos, cierra el número diciendo que el ser al que más ha amado en esta tierra es su abuela, quien tenía ese color de piel. Y lo mismo sucede con bromas sobre gallegos, judíos, católicos, musulmanes, catalanes, regiomontanos, cubanos, médicos y abogados, pero su intención no es envenenar el alma de los espectadores con cápsulas racistas, sino alegrar el corazón de quien lo escucha, bajo la premisa de que todos tenemos un lado caricaturizable. Tampoco es el rey del humorismo blanco, pero sabe cruzar el pantano sin manchar excesivamente su ropaje; tal vez su experiencia en televisión le ha dado la habilidad de hacer humor para adultos sin quebrantar reglas de convivencia.

Quince días antes de esta presentación había firmado un jugoso contrato con Mega TV de Miami, filial del poderoso Spanish Broadcasting Sistem, para realizar en 2008 un programa diario que será retransmitido en otras ciudades de Estados Unidos. En Florida ya había conseguido gran éxito, en otra cadena de menor envergadura, con el talk show Seguro que yes. En España, donde vivió durante doce años, también hizo comedia en televisión y teatro. No es casual que ahí lo hayan elegido para doblar cintas como Madagascar (2005), donde hace la voz de la cebra, y Locos por el surf (2007) en el papel de Chicken Joe.
En escena canta singulares versiones de “El amor acaba”, “Sabor a mí” y “La cárcel de Sing Sing” que por momentos rayan en la procacidad. Durante un breve intermedio se proyectan escenas de Un rey en La Habana (2005), cinta que él mismo dirigió, produjo y estelarizó. Estudió dirección cinematográfica en su país natal y no hace gala de sus dotes de políglota, aunque habla inglés, francés, ruso y catalán, más el idioma universal que tanto admiró desde su infancia en cómicos como Cantinflas y Tin Tan: el humor.
Su boca es una ametralladora de gracejadas. Dice que “dejar de fumar es difícil porque todo mundo te ofrece un cigarro, ¿pero por qué nadie te ofrece a su novia?”. Cuenta que “un idiota se encuentra un espejito en la calle y cree que es el retrato de alguien conocido”. Afirma que él mismo tiene el cabello muy corto porque siempre le dice al peluquero (con acento cubano): “¡Córtame el pelo, chico!”. Lamenta que, en la era de la incomunicación, uno llega con un amigo a decirle: “Tengo un problema”, y aquél responde: “Pues yo dos”.
Alexis Valdés afirma que “a través de la risa enfrentamos todos nuestros miedos; durante muchos años he sido un personaje alegre y cautivador que en realidad no soy”. Entonces —sin duda— es un gran actor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.