viernes, 23 de noviembre de 2007

Hernaldo Zúñiga: Música popular con un chorrito de coñac

Nómada / 23 y 24 de noviembre, 2007 / 453 asistentes / 2 funciones / 
2:10 hrs. de duración / Promotor: Hernaldo Zúñiga

Fernando Figueroa
Hernaldo es un personaje inaprehensible; tiene cincuenta y dos años, pero físicamente parece un treintañero; se caracteriza por cantar temas de amor y desamor, aunque no desdeña el mensaje social; se le atribuye la autoría de canciones que no escribió y se ignora que sí creó otras con semejante o mejor factura; es el amor imposible de miles de jovencitas y, al mismo tiempo, un tipo que se declara fiel a la madre de sus tres hijos. Está de gira con su más reciente disco, Nómada, que meses atrás presentó oficialmente en el Teatro Metropólitan, y aunque es su álbum “menos autobiográfico”, el título remite a una vida personal caracterizada por los viajes y estancias prolongadas en diversos países: nacimiento e infancia en Nicaragua, adolescencia en Estados Unidos, estudios de Leyes en Chile, primeras grabaciones en España, aventuras en Italia, Francia e Inglaterra y consolidación artística en México.

Canta y toca la guitarra acústica, acompañado de dos teclados, contrabajo, percusiones y batería.  Alterna sus éxitos de siempre con creaciones nuevas como “Nunca nos llegó” y “Septiembre”, definida esta última por él como “dar con el dardo en el centro de la diana, tal vez sea lo mejor que he hecho”. Queda claro que Nómada contiene diez temas recién salidos del horno, aunque saben al Hernaldo de siempre, aquél que suena tierno hasta en la protesta con tintes políticos.

Como preámbulo a “Procuro olvidarte” (original de Manuel Alejandro, que conste), recita el “epigrama de un amigo de ochenta y dos años, monje trapense que a los diecinueve años escribió esto, cuando una chava no lo peló”: Al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido: / yo, porque tú eras lo que yo más amaba, / y tú, porque yo era el que te amaba más. / Pero de nosotros dos, tú pierdes más que yo, / porque yo podré amar a otras como te amaba a ti, / pero a ti no te amarán como te amaba yo. Aunque no lo dice, son palabras de su paisano Ernesto Cardenal.
El ánimo, ávido de repertorio clásico, languidece un poco tras dos estrenos, pero es sacudido con un as bajo la manga, “Mentira”, del chileno Buddy Richard, aunque la mayoría da por hecho que salió de la pluma del nicaragüense. Al entonar el estribillo de “Siempre”, los presentes escuchan a Zúñiga y a sí mismos haciendo coro, pero la libérrima memoria colectiva oye a Mijares diciendo: Tengo amor que llora triste / porque no te puedo amar, / me has quitado media vida, / es amor sin completar; y el propio Hernaldo seguramente piensa en su esposa, a quien le compuso la canción cuando ella “tenía un novio de muchos años y yo no podía seducirla”.
El cantautor reafirma la necesidad de quitarle el aura vergonzante a la menstruación con “Una vez al mes” y de defender la democracia con “Que nos dejen en paz”. Desgrana más hits de su colección particular y recita versos de “un uruguayo que está malito” (Mario Benedetti) y de un “artista que leía poemas en el bando republicano” (Miguel Hernández).
Hernaldo Zúñiga es un ser transparente y sensato: “No soy poeta, lo mío es la música popular con ambición a la hora de manejar los textos, pero como la música ligera se ha vuelto tan ligera, a creadores como yo nos vinculan con la poesía”. Una admiradora en el Lunario ignora esa declaración previa ante la prensa y lo define con un suspiro y tres palabras: “Es un filósofo”.

Programa
Dame un abrazo, un lápiz y un papel / Una vez al mes / Nunca nos llegó / Tu sombra / Procuro olvidarte / Que nos dejen en paz / ¿A dónde? / Después de todos estos años / Nómada / Mentira / Creciendo / Septiembre / Se van / Te llevaré / Ruido / ¿Cómo te va, mi amor? / Queda el silencio / Eres todo menos azar / Entonces / Al otro lado del mundo / Aún te quiero / Mira arriba / Siempre / No tengo más patria que tu corazón.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.