viernes, 27 de julio de 2007

Mexicanto: Amor y esperanza contra el desaliento


Gira 2007 / 27 de julio, 2007 / 393 asistentes / Función única / 
2:40 hrs. de duración / Promotor: Organización Mexicanto

Maru Enríquez
A un año de su reencuentro y de presentar su producción Otra vez, Mexicanto regresa al Lunario.  Con el recinto a casi toda su capacidad, hace una discreta entrada la primera dama Margarita Zavala. En punto de la hora anunciada, aparece en el escenario el comediante César Filio, quien durante veinticinco minutos con ligereza, simpatía natural, chistes e imitaciones muestra por qué es digno heredero de la dinastía de Salvador Gómez Castellanos, conocido como Tilín El Fotógrafo de la Voz.

Recibidos con aplausos y gritos, aparecen David Filio y Sergio Félix con guitarras en mano para recorrer un repertorio que durante veinte años ha sembrado y cosechado suspiros, promesas y recuerdos. El ambiente lo define alguien entre el público: “Esto es como una peña, pero a lo grande”. Y sí, es inevitable la referencia: la influencia de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés en el dueto se complementa con los arreglos instrumentales y hasta con la actitud de bonhomía entre los asistentes. Sin embargo, junto a un tema como “Circo de metal”, dedicada a la ciudad de México, que exhibe el alto nivel musical y vocal del dueto, sorprende —y es señal de cómo los tiempos han cambiado— que David Filio haga saber la admiración y respeto que siente por el señor presidente: “Gracias, Felipe, por cuidar a México”. Ovación general y algún chiflido extraviado.

Hoy el tema más recurrente es el amor en todas sus variantes, aunque convertido en abandono es cuando causa algunos estragos y ojos vidriosos: Nunca pensé estorbar ni ser cadena… A la mitad del recorrido suenan las peticiones de los seguidores más versados. Suena “Castillo blanco”, dedicado a un edificio en obra; “La impunidad”, acerca de la muertas de Juárez, que, según su autor, David Filio, habría preferido que no existiera ni tener que cantarla; otra, dedicada a su esposa Laura Cors, “Te vi llegar”. A estas alturas y porque es imposible mantenerse ajeno al entorno, el sonido de Mexicanto, sin alejarse de las referencia a las peñas, denota un acento pop que ha enriquecido su propuesta.
Llaman a su invitado especial, Félix Serrat, joven guitarrista que ofrece dos temas. Regresa la dupla para juguetear con sus instrumentos en “Juegos prohibidos”. Sergio Felix señala: “La guitarra es nuestro modus vivendi, lo que nos acerca a ustedes, lo que mejor sabemos hacer”. Prosiguen con canciones para los hijos, para el pueblo —Lucha y que surja para el pueblo / una canción en que todos seamos una misma voz—, seguida de una dedicada a los que se enamoran de quien no deben, ”Agua de mar”, hasta llegar inevitablemente a su popular versión de “Coincidir” (original de Alberto Escobar), con la cual se despiden. Por supuesto, los seguidores no los dejan ir sino después de cuatro composiciones para culminar con “Sólo le pido a dios”, de León Gieco, convertida en un himno para dos guitarras y coro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.