viernes, 20 de julio de 2007

Lee Ritenour: Virtuosismo en tierra firme


20 y 21 de julio, 2007 /  790 asistentes / 2 funciones / 
2:30 hrs. de duración / Promotor: Live Jazz Mx, S.A. de C.V.


Nayma González
No es común que los jazzistas graben videos, tampoco que éstos aparezcan en rotación constante en MTV, como es el caso de Lee Ritenour alias El Capitán Dedos, hombre con una trayectoria aún menos común: músico de sesión de The Mamas and the Papas en la década de los sesenta, cuando sólo tenía dieciséis años; invitado en la grabación de un par de temas en The wall de Pink Floyd, colaborador con Kenny G en 1987, guitarrista con más de treinta álbumes en su haber y sin miedo a incursionar en géneros “menores”: fusión y pop —éste último el de su disco Rit (1981)— ni experimentar con funk, pop, rock, world beat, exótica y bossa nova, para el desagrado casi unánime de los críticos y el placer de su numeroso público. Y es que de los contados casos de masivo éxito comercial en el jazz está el de Ritenour, un hombre desinteresado en incursionar en el jazz formal, que ha hecho carrera y fama con su estilo ecléctico y su irreverencia sobre el escenario.

Hoy lo acompañan jazzistas de amplia trayectoria: al bajo, Abraham Laboriel, quien ha tocado con personajes tan diversos como Henri Mancini, Herbie Hancock y Michael Jackson; en batería, Alex Acuña, quien se forjó con Pérez Prado y se consagró en Weather Report, además de huesear para Elvis Presley y un largo etcétera que incluye a Paul McCartney; y en teclados, Patrice Rushen, aquella niña prodigio del festival de Jazz de Montreal en 1972 y ahora reconocida compositora-cantante-pianista de rhythm & blues, con gusto por la fusión que produjo varios éxitos durante los ochenta, en particular “Forget me nots”, joya funk que tiene a bien interpretar algunos minutos antes de que Lee se saque un as de la manga.

Los jazzeros más exigentes no se equivocan cuando le reclaman al angelino moverse en los terrenos de la improvisación más homogénea y segura. Tres cuartas partes de de su concierto parecen ir en este tenor, no obstante el frenesí de sus fans. Por eso es que Lee tiene que hacerse de sorpresas que reanimen la atmósfera: la de hoy es una digna interpretación de la rarísima “Stone flower”, de Antonio Carlos Jobim, que a treinta y siete años de grabada sigue sonando transgresora y nerviosa. El Capitán Dedos y compañía, más que un cover, ofrecen un tributo de casi diez minutos a la pieza homónima de un álbum considerado como el Kind of blue brasileño, y aunque no sea de las favoritas del público —más animado con las improvisaciones características de Ritenour—, es un punto de enorme destreza técnica y un emocionante repaso al jazz, ese sí, de verdadera vanguardia.
Un encore que se extiende durante más de media hora prueba que Ritenour tiene en México un público afianzado y que probablemente ésta es sólo la primera de varias visitas. Deseable es que, además de llevar a sus escuchas por terrenos conocidos, siga aventurándose por tierras ignotas.

Programa
Memeza / Povo / Boss city / A little bumpin’ / Smoke n’ mirrors / Water´s edge / 4 on 6 / Stone flowers / Forget me nots.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.