sábado, 12 de mayo de 2007

Nicho Hinojosa: Una sinfonola regiomontana

12 de mayo, 2007 / 239 asistentes / Función única / 
2:25 hrs. de duración / Promotor: Marketing Musical, S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
La última noche de esta trilogía es de Nicho Hinojosa, quien nada más de la puerta de entrada al escenario evocó a Armando Manzanero, Silvio Rodríguez y Miguel Ríos. “Trazó una línea musical desde México hasta Cuba y luego cruzó el Atlántico hasta España”, dijo un parroquiano que presumió sus conocimientos de geografía ante su bella acompañante.
Es decir, hiló “Contigo aprendí”, “Ojalá” y “Todo a pulmón”, esta última del argentino Alejandro Lerner, aunque es verdad que Ríos la popularizó. Las primeras palabras de Hinojosa definieron la oferta y los límites: “Si quieren escuchar una canción, me la piden… claro, de las que yo canto. En caso de que la pidan pero no les haga caso, es que no me la sé”. En el transcurso se descubriría que la advertencia fue un alarde para presumir su inagotable cancionero. Le piden “Rata de dos patas” y Nicho puso cara de congoja: Rata inmunda, / animal rastrero, / escoria de la vida, / adefesio mal hecho, / infrahumano, / espectro del infierno... Una pareja de regiomontanos solicita y para ellos hasta zapateó Tengo orgullo de ser del norte / del mero San Luisito / porque de ahí es Monterrey. Incluso complació a unos rockeros extraviados que exigieron algo de Pink Floyd: We don’t need no education / we don’t need no thought control.
Bajo este esquema la relación entre cantautor y público resulta tersa: como si fuera un noviazgo bien pactado, uno exige y el otro complace. Una desavenencia está por ocurrir cuando un cliente, de nombre Ricardo, insiste en escuchar algo de Fernando Delgadillo. Hinojosa se disculpa: “Me gusta una que es muy buena pero parece trabalenguas y nunca me la aprendí”. Ricardo replica: “Yo la canto, es que hoy cumplo veinte años de casado y Delgadillo es nuestro compositor favorito”. Ante tal argumento, Hinojosa acepta convertirse en su guitarrista mientras él le canta a su mujer: Hoy que tengo en la boca el sabor a vencido / procura tener a la mano un amigo.
La jornada está signada por un espíritu complaciente que satisface todas las exigencias del público y demuestra que todo cabe en la guitarra de Nicho Hinojosa… sabiéndolo pedir.

Programa
Santa Lucía / Todo a pulmón / Te amo / Coincidir / El breve espacio / Niña / Yolanda / Para vivir / ¿Y cómo es él? / Cantares / Lo que no fue, no será / Un buen perdedor / Contigo aprendí / Ojalá / ¿Quién te cantará? / ¿A quién? / Fuego contra fuego / Dame otra oportunidad / Cómo te va mi amor / Hoy ten miedo de mí / Te extraño / Tan solo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.