sábado, 5 de mayo de 2007

Miguel Ángel: Un alumno para desinteresadas en la apariencia

En homenaje a las madres / 5 de mayo, 2007 / 347 asistentes / Función única / 
2:10 hrs. de duración / Promotor: Miguel Ángel Rodríguez Chapital

Julio Alejandro Quijano
Entre las mesas un murmullo femenino se escucha a manera de declaración de principios: “A nosotras no nos interesa la apariencia. Nos gusta que cante bien”. Enseguida aparece Miguel Ángel, vestido con austeridad: playera sin mangas y pantalón negro con pinzas. “¡Vuelta, vuelta, vuelta!”, piden sus seguidoras a punto del éxtasis colectivo. El cantante responde: “Me puse lo primero que encontré en el camerino” y presenta al Trío Los Dandys, quienes lo acompañarán durante el concierto, y remata con una sentencia que suena a broma: “Los guapos son ellos”.

Desde su participación en La Academia fue un producto atípico y hasta incómodo para la industria del entretenimiento. No se dejó diseñar una imagen y luego, ya fuera del concurso, renunció a TV Azteca para hacer una carrera independiente. El color de su voz siempre fue elogiado en proporción inversa al manejo de su apariencia: hosco, poco complaciente, directo. Buscó un público al que le interesara el talento antes que un rostro bonito, y lo encontró. Ahora, esos seguidores son capaces de viajar en autobús desde Veracruz para entrar al recinto y en la misma madrugada regresar a su casa en un viaje de nueve horas, ida y vuelta. “Es que nos gusta como canta”, justifica esta familia jarocha.

Sin embargo, la mayor fanática es su propia madre. Él lo agradece públicamente: “No hay privilegio más grande que ser madre. Ha de ser a toda madre ser madre. Y veo que hoy vinieron madres, mamás y mamacitas”. Cierto. Desde la taquilla fue fácil adivinarlo porque una escena se repetía con cada boleto vendido. Los hijos guiaban a su madre que avanzaba con paso inseguro, poco acostumbrada a salir de parranda en noches bohemias. Preguntaban el precio de la entrada y con naturalidad, los hijos pagaban: era el regalo del día de las madres y no había que reparar en gastos. Por supuesto, había algunas variantes, particularmente en la figura de la madre que cada vez está más lejos de la abnegación. Ahora se tiñe el cabello de rubio, carga celular, manda mensajes de texto y grita piropos: “¡Qué lindo cantas!”, se escucha cuando Miguel Ángel abre con “Usted es la culpable”.
El cantante complace a madres e hijos con un repertorio infalible: rancheras de José Alfredo Jiménez, boleros de Álvaro Carrillo e incluso un rocanrol espontáneo acompañado por Los Dandys, quienes demuestran su maestría no sólo en este intempestivo capricho, sino también cuando Miguel Ángel les pide otra improvisación. “Ahora me doy cuenta de que nos falta una de José Alfredo”. Voltea hacia el trío y les dice: “Por favor, ‘Serenata sin luna’ en do mayor”. Una mirada entre los integrantes basta para montarla. Ese momento le da sentido a los acontecimientos: valió la pena viajar desde Veracruz, gastar una buena cantidad de dinero y gritar piropos. La apariencia no lo es todo, y en este caso, resulta lo de menos.

Programa
Usted / Perfume de gardenias / Mitad tú, mitad yo / Sabor a mí / El andariego / Contigo en la distancia / El reloj / Serenata sin luna / Regálame esta noche / Cerca del mar / Popotitos / Como un duende / Gema / Tres regalos / Ódiame / Piel canela / La barca

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.