miércoles, 14 de febrero de 2007

Tambuco y Valerie Naranjo: Una marimba en la Torre de Babel


14 de febrero, 2007 / 217 asistentes / Función única / 1:50 hrs. de duración / 
Promotor: Ensamble Tambuco S.C. y José Toledo


Daniela Franco
Hubo una época de juventud pretenciosa en la que no separaba música culta  y pop, de tal suerte que lo mismo iba a todos los conciertos de una gira de Garbage que a ver el fruto de la colaboración entre Philip Glass y Merce Cunningham.

En mi inocencia ecléctica, recuerdo, andaba por ahí llevando agua a mi molino, o a mi roommate (gringa, yuppie y republicana) a Ghost opera, de Tan Dun, con Kronos Quartet. Al primer choque de piedras de río, al primer no-sonido del roce de papel o de un palito contra un tazón para arroz, Sherilyn, ofendida, salió de la sala y esperó dos horas en el restaurante chino de la esquina para reclamarme la “porquería” que acababa de infligirle.

Sin lección aprendida, me presento al Lunario acompañada por una Sherilyn bis a quien animan la confusión —no desmentida por mí— e incredulidad de ver a la noventera diva bicolor (Mónica) tocar una marimba. Para convencerla he utilizado, curiosamente, los mismos argumentos de las discográficas y páginas web de Tambuco y Valerie Naranjo: premios Grammy, Saturday Night Live (Naranjo fue la percusionista de la banda de casa hasta 2003) y colaboraciones célebres (Stewart Copeland, Tori Amos, David Byrne).
Tambuco se califica como un ensamble no folclórico, que ya es ganancia. Le entra lo mismo a Steve Reich que a Carlos Chávez. Sus integrantes son como una Torre de Babel de las percusiones, lo mismo bongós, teponaxtlis o güiros de Latinoamérica que gongs asiáticos, tambores africanos y teclados europeos. Su puesta escénica y la cantidad de instrumentos que utilizan es tan impresionante como la lista de conciertos, premios y colaboradores con los que han trabajado durante su carrera.
El número de asistentes, sin embargo, no tan impresionante. Quizá son pocos los que conocen a Tambuco o los que saben que Valerie Naranjo colaboró con Selena. O muchos los que prefieren ir a otro de los treinta conciertos que Tambuco dará este año en la República, dieciséis de ellos en la Ciudad de México; uno gratuito en el Zócalo en un mes. Otro, por cierto, en la Suprema Corte de Justicia, lo que explicaría que, entre los apenas doscientos asistentes de esta noche, no esté Mariano Azuela.
Tomo apuntes para esta crónica, notas aburridas en relación al arte y la artesanía, al domino de un instrumento (o muchos) y a la creación, a pesar de las aparentes limitaciones de la misma herramienta musical. Me pregunto si Tambuco vendría conmigo a un concierto de Yo La Tengo o a uno de Fountains of Wayne (¡lo qué no haría FOW con una marimba!). Mi amiga, ya repuesta del desengaño, también toma nota de sus impresiones —le he prometido incluirlas—, de reojo veo su cuaderno: “El cabello de Valerie está demasiado esponjado”.
Nada que reprochar entonces. Todo está en dónde debe de estar. Lo culto, lo pop y lo demás. Lástima que Tan Dun no había hecho todavía la música de El tigre y el dragón, el Oscar me habría servido de argumento para calmar a Sherilyn.

Programa
Tambuco: Hook / Atardecer / Metro Chabacano / Bulerías
Con Valerie Naranjo: Ta Galli / Stamp song / Ute sun dance / Tommy tall bird / Lo ben doma / Fer barre koma jeno / Joro / Guum / Djembe / Wenda kamawa / Tamdoor / Nuor wongolo / Jibo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.