martes, 7 de noviembre de 2006

José Luis Perales: Romanticismo de ayer y hoy


Navegando por ti / 7 de noviembre, 2006 / 4 368 asistentes / Función única /
 1:50 hrs. de duración / Promotor: San Carlos Management, S.A. de C.V. 

Fernando Figueroa
De entrada, José Luis Perales (Cuenca, España, 1945) parece un maestro de escuela rural perdido en la gran urbe; el escenario se ve gigantesco, semivacío, apenas ocupado por cinco discretos instrumentistas y el cantante, apiñados en el centro de lo que parece un desierto nocturno; al fondo, como único adorno, se observan las siluetas impresas de músicos de jazz, sin aparente conexión con un espectáculo de baladas románticas. En medio de tal semidesnudez, Perales recurre de inmediato a su canción más vendida, como para patentizar que lo suyo no tiene nada que ver con artilugios escenográficos sino con una colección de éxitos sembrados a lo largo de treinta y cinco años. Los más enterados saben que Jeanette interpretó “¿Por qué te vas?” en 1970, que se vendieron cuatro millones de copias en todo el mundo, que Carlos Saura utilizó ese tema en la película Cría cuervos, que el cantautor la incluyó en su álbum A mis amigos (1990) y también en 30 grandes canciones (2001), haciendo dueto con La Oreja de Van Gogh. 
No sólo el escenario empieza a llenarse con melodías reconocibles sino todo el Auditorio Nacional, convertido en la casa matriz de la nostalgia, el lugar ideal para reencontrar pasajes idos que hagan más soportable el presente. Las canciones de antaño remiten a personas, sabores, aromas, lugares y situaciones específicas, mientras que las nuevas propuestas son escuchadas por el público con la actitud de los niños que se comen la sopa en una fiesta de cumpleaños, sólo porque saben que después vendrán los hot dogs, las golosinas y los juegos. 
El compositor se sirve con la cuchara grande al incluir en el show siete de los once tracks de Navegando por ti. Comenta con humor: “Durante los últimos años, mis amigos me preguntaban qué hacía, a qué dedicaba el tiempo libre. Yo contestaba que hacía un nuevo disco, pero no me creían y aquí está”. En el álbum hay un claro intento de diversificación en cuanto a géneros; incursiona en la bossa nova, tango, bolero y jazz, y aterriza en la pista que le es más afín: la balada. Antes de cantar “De navegar por ti”, externa su profesión de fe: “Para mí, el amor es como una enfermedad y espero no curarme jamás”. 
Para ubicar a Perales, podría decirse metafóricamente que estuvo en el mismo salón que Serrat y Sabina, aunque éstos eran los traviesos del grupo y aquél un alumno bien portado y de buenas calificaciones. El autor de “Me llamas” aborda el amor y el desamor con un estilo llano, conservador y pudoroso, pero no por ello menos eficaz. No teme a la cursilería y por ello sufre severos raspones, aunque también alcanza cumbres altas, gracias a esa misma condición. Quienes califican su estilo como ñoño, jamás se han preguntado por qué traen en la cabeza más de tres estribillos surgidos de esa pluma. 
Perales ha dicho que de joven aprendió los cuatro o cinco acordes que sigue manejando, y acepta que sus mensajes son sencillos, incluso elementales; en el concierto se hace acompañar de tres músicos argentinos, uno uruguayo y otro catalán, quienes se limitan a tocar con la sobriedad que caracteriza a quien les paga. 
El compositor se conduce por el mundo como un hombre bueno que nunca aparecerá en las revistas del corazón; define el paraíso como un lugar donde se vive en paz con los demás y con uno mismo. Sin mayor preámbulo ofrece “Amor sin límites”. En la misma línea interpreta “Que canten los niños”, coreada por miles y acompañada por encendedores de flama intermitente. Comenta que esa canción es la que mayor satisfacción le ha dado como autor, ya que en su momento sirvió para apoyar el proyecto Aldeas Infantiles SOS. Sus fans saben que dona, para ese fin, las regalías de un tema de cada uno de sus discos. 
Cuando se oye la frase sé que estoy buscando la mejor manera de decirte adiós, el público suplica que el espectáculo no termine. El encore inicia con “Celos de mi guitarra”, su primer éxito como cantante, continúa con “¿Y cómo es él?”, que todos corean de principio a fin, y concluye con “Te quiero”, que en este caso se convierte en un “os quiero”, previo al inevitable encendido de las luces. 
En los pasillos del recinto se escuchan lamentos por la ausencia de tal o cual tema. Johnny Welch, el ventrílocuo que creó al Mofles, le comenta a su acompañante: “De veras que le faltaron muchos éxitos y le sobraron canciones del nuevo disco”. 

Historias de canciones 
Perales vive en Madrid porque ahí estudian sus hijos, pero tiene una casa de campo en Cuenca, donde se refugia para escribir sus temas. Ha dicho que compone acompañado de su guitarra y que “la música y la letra surgen a la vez”. 
Ha grabado 27 discos y vendido alrededor de 50 millones de copias; tiene registradas 450 canciones en la Sociedad General de Autores de España y se afirma que es quien mayores regalías recibe en ese país. Famosos cantantes lo han interpretado, como Miguel Bosé (“Morir de amor”), Raphael (“Yo sigo siendo aquél”), Isabel Pantoja (“Pensando en ti”), Rocío Jurado (“¿De quién será la culpa?”), Jeanette (“¿Por qué te vas?”) y “La llamaban loca” (Mocedades), entre otros. 
Varias de sus letras han suscitado polémica. Al franquismo le pareció herética la canción “Dime” (“¿por qué te niegas a escuchar?”) y no permitió que se incluyera en el disco Entre el agua y el fuego (1982), aunque en México no existió ese problema. “¿Y cómo es él?” la escribió para Julio Iglesias, pero finalmente decidió cantarla él mismo y se convirtió en un gran éxito; se refiere a un padre despidiéndose de su hija, pero también se ha leído como el lamento de un amante masoquista. El autor ha dicho que nunca pensó en su propia hija al componerla, ya que en ese momento ella tenía tres años de edad. 
Acerca de “Manuela”, ha comentado: “Me encantaría haberla escrito yo, habría sido un gran regalo para mi mujer, que así se llama. En realidad es de un gran amigo mío, el compositor más importante de mi país, Manuel Alejandro”. 
Cuando “Ella y él” sonaba en la radio de España (en la misma cama soñarán,/ ella y él,/ él con el amor que conquistó,/ ella con él…), Perales fue a cenar a casa de unos viejos conocidos; en los postres, la anfitriona le dijo delante de su marido: “Te inspiraste en este desgraciado, ¿verdad?”. Y según el cantautor, el mejor piropo que le han dicho provino de Gabriel García Márquez: “Perales sabe contar una historia en una canción, yo necesito un libro”. (F.F.

Programa 
¿Por qué te vas? / Cómo llenar mi tiempo / Me llamas / Amor sin límites / De navegar por ti / La llamaban loca / Amada mía / Después de ti / Desde que te quiero / América / No es por casualidad / Y te vas / Tu carta / Un velero llamado Libertad / El amor / Santo Domingo / Y sigo enamorado / Que canten los niños / Balada para una despedida / Celos de mi guitarra / ¿Y cómo es él? / Te quiero.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.