viernes, 29 de septiembre de 2006

La Oreja de Van Gogh: Música para más de un verano


Guapa Tour 06 / 29 y 30 de septiembre, 2006 / 17 961 asistentes / 
2 funciones / 2 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V. 


Mariana Norandi
Cuando apareció este grupo hace diez años, nadie apostaba a que duraría más de uno o dos hits. Sus características lo condenaban a permanecer en la categoría de conjuntos de pop hispano con una cara bonita al frente pero poca sustancia musical en el fondo. Sin embargo, el quinteto donostiarra nunca se propuso convencer a la crítica especializada ni al público selecto de que no pertenecía a ese cúmulo de propuestas de moda que se diluyen al acabar el verano. Con trabajo, perseverancia y confianza en su propio concepto sonoro, consiguió la permanencia, ganando de manera pausada, pero constante, la aprobación de una enorme audiencia en las regiones de habla hispana. Hoy, los miembros de esta banda, todos con más de treinta años, pisan escenarios como una forma de vida. Sus canciones no han adquirido complejidad acústica, pero sí madurez en la composición, y sus letras siguen siendo las llaves para abrir las puertas del éxito. 
Con un sonido que remite a Le Mans y La Buena Vida, grupos independientes donostiarras de mediados de los noventa, las canciones de La Oreja de Van Gogh narran situaciones románticas sin retórica barroca ni angustia existencial; realidades amorosas sencillas y deseadas en nuestra confusa cotidianidad; versos que —en voz e imagen de Amaia— adquieren un magnetismo que conecta con el anhelo de un público aún inocente que sueña con su primer amor o ilusionado con la idea de volverse a enamorar. Una vocalista dulce, femenina, sincera, de caderas redondas y discreta en su forma de vestir, logra que sus seguidores se identifiquen con ella al representar lo alcanzable, lejos del glamour cinematográfico y del cuerpo de pasarela. 
Tras dos años de no visitar México, los españoles llegan bien equipados con su cuarta producción titulada Guapa y un Disco de Platino por cien mil copias vendidas en España en tan sólo cuatro meses y más de setecientas mil en todo el mundo. El álbum, que incluye una canción ranchera, tiene un tono más dinámico que los anteriores y la banda se adentra en temas como la emigración y la adicción a las drogas. 
La sala del Auditorio Nacional está colmada y aunque hay niños y jóvenes, el público no es en su mayoría el adolescente que se le atribuye a La Oreja de Van Gogh. Hay muchos adultos que gustan de su pop híbrido en sonidos e influencias. Sobrio en escenografía, pero creativo en iluminación, el quinteto ofrece una puesta que se distingue por la complicidad entre sus integrantes más que por lo llamativo del espectáculo. Dos pantallas sobre el escenario reflejan texturas abstractas en movimiento que decoran las canciones en un universo pictórico indefinido. 
Desde el principio, Amaia reconoce lo fatigada que se encuentra por la altura de la ciudad de México. Sin embargo, se entrega y complace con los éxitos, las nuevas canciones y su simpatía. Casi no se dirige de manera directa a sus admiradores, pero con gestos, sonrisas, leves acercamientos y guiños demuestra su empatía con ellos, e incluso en no pocas ocasiones responde extendiendo la mano para tocar las de quienes se acercan a saludarla. 
En balcones, luneta y preferente no cesa el baile y se refrenda lo pegadizas que son las canciones con el coro masivo que se emerge emocionado. El transitó de la balada al pop, de los momentos íntimos a los frenéticos, es natural, terso. “Adiós” y “Soledad” son las más ovacionadas, mas el clímax llega con un homenaje a los espectadores por “su buen recibimiento desde el primer disco” y llega “una sorpresa”: la interpretación, por primera vez en vivo, de “Cuántos cuentos cuento” y una versión acústica de “La ranchera”. 
Son notorios y notables los arreglos para esta presentación. Sin improvisar pero con afán de experimentar, algunos temas tienen más revestimientos acústicos o electrónicos con respecto a su versión original. Este trabajo y la calidez con que emana logran que sean continuas las muestras de cariño. Piropos, aplausos y una devoción absoluta dejan en claro que La Oreja de Van Gogh tiene público cautivo que después de cuatro producciones discográficas los atesora entre sus favoritos del pop que está más allá del tiempo y las modas. 

Cómo se escucha la Oreja… ¿canciones para adolescentes? 
Me encantan sus video-clips y este último disco es el mejor. Es la segunda vez que los veo y me gustaría verlos otra vez. 
Carolina Bocanegra, 19 años 

Son muy buena onda y sencillos. Me gusta escucharlos en cualquier lugar. No tengo todos sus discos pero los sigo muy de cerca. 
Luis Cabrera, 29 años 

Creo que el pop, y en especial el de esta banda, no tiene edad. Sus canciones pueden gustar a cualquier público porque lo importante de ellos es el sentimiento que le ponen a sus canciones. 
Pablo Herrera, 37 años 

Vine con mi hija que tiene ocho años pero creo que es un grupo musical para todos los públicos. 
María Guadalupe Padrón, 42 años 

Vengo desde Zacatecas a verlos, son geniales. Nunca los había visto en vivo, pero me encantaron. Son de lo mejor del pop en español. 
Karina Oliva, 22 años 

Son una banda muy entregada y amo a Amaia. Les pronostico muchos años de vida. 
Rubén Carbajales, 30 años 

Las letras de sus canciones nunca van a pasar de moda porque son muy padres. La banda que trae es de primer nivel. Yo traje a mis hijas pero a mí me gustan también mucho. 
Claudia Zaldívar, 39 años 

Amaia es preciosa. Son un grupazo. Me gusta que mezclen pop y rock. No tengo grupo favorito, me gustan todos. 
Ana Luisa Rodríguez, 21 años 

Es una banda que ha evolucionado mucho desde que empezó. Yo los sigo desde el principio y cada vez tocan mejor. Me gusta el tecladista, es de lo mejor de la banda. No son un grupo para adolescentes, aunque los jóvenes son su público más cautivo. Le gusta a muchas generaciones. En mi casa nos gusta a todos y todos los escuchamos. 
Héctor Moreno, 26 años 

Es una banda que no defrauda. Suenan en vivo mejor que en el disco. Son creativos y sus letras son padrísimas. Desde que los escuché por primera vez no he dejado de seguir su trayectoria. 
Elisa Costea, 30 años 

Programa 
Noche / Soledad / A diez centímetros de ti / Vuelve / Cuéntame al oído / Manhattan / Irreversible / Vestido azul / Geografía / Dulce locura / París / Apareces tú / Cuídate / Escapar / Pop / V.S.O / Cuantos cuentos cuento / El 28 / Mi vida sin ti / 20 de enero / Muñeca de trapo / La playa / Perdida / Deseos de cosas imposibles / Rosas / Puedes contar conmigo.

1 comentario:

Miguel dijo...

Adios no fue interpretada en la gira de Guapa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.