martes, 19 de septiembre de 2006

Hooked on Abba: Pop a niveles sinfónicos


Louis Clark / 19 de septiembre, 2006 / 9 097 asistentes / Función única /

 2:35 horas de duración / Promotor: Xavier A. Torresarpi 

Nayma González
Con el fin de recaudar fondos para rescatar la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec, fue organizado este concierto de pop sinfónico-coral a cargo del director británico Louis Clark, con la presencia de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM) y el Coro Pro Música. 
Antes de que la batuta pidiera la atención de los intérpretes, Marinela Servitje, responsable del Fideicomiso Pro Bosque de Chapultepec, invitó a los presentes a “revivir Chapultepec”, mientras que María Cristina García, Coordinadora Ejecutiva del Auditorio Nacional, auguró una excelente velada bajo el cobijo del telón gigante con la reproducción de Las sandías, de Rufino Tamayo. 
Durante más de treinta años, Louis Clark se ha distinguido por ser un ávido admirador de la música pop, estudiando y arreglando —desde su bagaje clásico— los componentes de este género y colaborando con los artistas más renombrados del mismo. Puede sonar increíble, pero en algunos círculos academicistas de la música clásica y en la crítica de ceja parada se sigue considerando al pop como un arte menor, desdeñando casi un siglo de cultural popular con el tronar de exquisitos dedos. Afortunadamente, Clark no participa de tan aburrido purismo. 
Hoy, el director muestra un talante alegre y se siente en familia. Presenta Hooked On ABBA (Enganchado en ABBA), cariñoso homenaje al genio de Björn Ulvaeus y Benny Andersson, compositores suecos que escribieron inolvidables sencillos en los setenta, y a quienes se les ha tenido presentes con otros homenajes en forma de grupos xerox (Björn Again); un musical teatral (Mamma Mia!); tributos (Abbaesque, de Erasure); DVDs y box-sets conmemorativos. 
La música de ABBA es rica en arreglos complejos y detalles que respaldan las melodías, tiranas absolutas en el gusto popular. La adaptación de Clark resalta estas cualidades que frecuentemente se pasan por alto en la pista de baile o al escuchar los discos con bajo volumen. Desde la “Obertura”, girando alrededor de “Dancing queen”, es obvio que el director se ha dado unas divertidas fenomenales imaginando las posibilidades de estas canciones. “Mamma mia” le ha quedado realmente linda, pensada para cuarteto de cuerdas, seguida por “Eagle”, que suena parecida al pop orquestal de Burt Bacharach (“Walk on by”), con el Coro Pro-Música convirtiendo al estribillo Flying high, high en una junta angelical. 
“Chiquitita” conserva su ternura original, interpretada con tanta sutileza que seguro las mejillas de los suecos se pondrían rubicundas como jitomates. El elogio se multiplica al cubo en “Dancing queen”, donde Clark se ha propuesto estremecer a todos. La OFCM entra en modo allegro passionato. La joven de la flauta transversal difícilmente contiene las ganas de bailar, las percusiones originales están intactas, las marimbas toman el lugar de los sintetizadores y se aprecia que algunos de los integrantes del coro empiezan a levitar; nada sorprendente si se considera que el estribillo no da lugar a medios respiros ni ánimos bucólicos. El clímax es obvio. 
Una versión de “Fernando”, con palmas improvisadas del público, cierra la primera parte. Para la segunda, Clark se luce con “S.O.S.” y particularmente con “I have a dream”, su favorita, y se nota: la intro es una delicia pastoral, onírica, delicada, continuada por un arreglo menos aventurado de “Voulez-vous”. “One of us”, la triste canción de ruptura amorosa suscita el momento más conmovedor de la noche, con violines llorones al mando. Una sección de vientos locuaz domina en “Super trouper” y el finale es un “As” bajo la manga, con el coro haciendo un “Waterloo” pomposo y “Thank you for the music” en plan casi gospel. 
Tanto ha gustado esta música elevada que se ordenan dos encores: “Fernando”, plenamente condicionada al ánimo de la gente que a estas alturas está de pie y cantando, y “Dancing queen”, otra vez en forma maravillosa, grandiosa, golosina para todos. Al final algo es cierto: ya sea en formato pop, como musical o con orquesta sinfónica, la música de ABBA demuestra que el buen sabor y sus virtudes pegajosas en el ánimo siguen frescas. Excelente música pop. 

Las dos vías de Louis Clark 
A pesar de que la batuta es su instrumento ante el público, Louis Clark no ve con mal gesto a la música pop. Él mismo, en víspera de su presentación en el Auditorio Nacional, declaró: “No será un concierto clásico tradicional, sino un momento para relajarse y disfrutar con un ambiente muy similar al de un concierto de rock” 
Nacido en 1947 en Kempson, Bedford, Inglaterra, Clark aprendió muy temprano a tocar el piano clásico a la par de descubrir a The Beatles, cuya música le provocaba “escalofríos en la médula”. Semejante reacción lo marcó de por vida, y en sus propios términos decidió explorar los dos mundos que lo apasionaban mientras estudiaba en el College of Music de Leeds. 
A principios de los setenta conoció a los compositores Jeff Lyne y Richard Tandy, quienes lo invitaron a enriquecer el sonido de la Electric Light Orchestra para el álbum Eldorado (1974). Clark aceptó y su labor se centró en el estudio de grabación. Con ese conjunto que combinaba la energía de Chuck Berry con violonchelos y violines, trabajó hasta 1986. Al comenzar los ochenta, Clark halló una veta propia al grabar con la Royal Philharmonic Orchestra el primer álbum de la serie Hooked on classics, que combinando un beat bailable y fragmentos bien aceitados como “caballitos de batalla” de música clásica contribuyó de manera casi didáctica a disminuir la brecha entre el clasicismo y el público masivo. Vendió millones de discos y empleando ese esquema llevó el repertorio Beatle a niveles sinfónicos con un magnífico recibimiento de crítica y público, que impulsaron varias giras mundiales. (N.G.

Programa 
Obertura 
Does your mother know 
Mamma mia 
Eagle 
Gimme gimme gimme 
Summer night city 
Chiquitita 
Dancing queen 
Fernando 

Intermedio 

Money, money, money 
S.O.S. 
I have a dream 
Voulez vous 
One of us 
Knowing me, knowing you 
Super Trouper 

Finale 
Waterloo 
Thank you for the music 

Encore 
Fernando 
Dancing queen
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.