miércoles, 6 de septiembre de 2006

Babasónicos: No dejes que te quiten la risa


6 de septiembre, 2006 / 9 690 asistentes / Función única / 
1:30 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V. 

Nayma González
Desde hace algunos años se rumoraba que el príncipe de las tinieblas había depositado una semilla de ruido rabioso en Sudamérica. Las primeras evidencias se dieron a conocer por cazadores de fenómenos inusuales; vigilantes que atestiguaron el nacimiento de algunos bebés con guitarras integradas que interferían con altavoces de nosocomios, tergiversando los llamados de emergencia y alterando hasta los marcapasos de sus abuelitos. Ya crecidos se apropiaron de los amplificadores de la ciudad y cuanto territorio les apeteciera ocupar. Entre esos hijos del voltaje sin recato estaba Adrián Dárgelos, alias Ciempre, un agitador sónico cuya personalidad lo llevó a liderar una pandilla de mozalbetes adictos al rock. Compraron instrumentos y decidieron vivir a una comuna en Lanús, Buenos Aires, a finales de los ochenta, cuando los DJs y las estaciones radiofónicas de las principales ciudades del mundo se volcaban al rock ácido bailable, influido por el hedonismo del éxtasis, los raves y la fascinación del sonido Madchester, con Stone Roses, Primal Scream y Happy Mondays como principales exponentes. Ciempre y compañía retomaron el espíritu en su flamante grupo bautizado en honor a nada menos que el gurú hindú Sai Baba y la serie de dibujos animados Los Supersónicos: Babasónicos. 
Ese fue el inicio de su inconfesable plan maestro: dominar el mundo con base en un rock poco ortodoxo que permitía experimentaciones con el funk, hip-hop, soul y disco, entendidos desde la extravagante perspectiva de Dárgelos, poseedor de un delirante sentido del humor que asalta las conciencias más nobles con letras donde se trenzan las urgencias carnales, la determinación de romper los códigos canónicos de sus fanáticas para mostrarles los beneficios de la sexualidad sin restricciones y divertidas declaraciones de patanería: Hola chicas, soy su amigo / no parezco inofensivo. En serio, / lo hago por la amistad. / Soy el as de los bastardos. / La traición está a mi cargo… 
Con ganas de ver a estos doctores de la filosofía del absurdo se encuentra una chaviza que de manera masiva los sigue tras el éxito de Jessico y la transmisión constante de sus videos en MTV Latino, pero también hay veteranos que les son fieles desde sus inicios en la ciudad de México, cuando se presentaban en hoyos fonquis, a las afueras de preparatorias populares o en salones de fiestas. 
Con los años, Babasónicos se han vuelto mejores compositores y en el estudio han diversificado la paleta sonora, mas la continuidad a la que no han renunciado es al desenfado. En los últimos quince años han burlado de manera hilarante la corrección no sólo de algún tieso y alarmado escucha, sino en particular de esos grupos de rock latinoamericano, que así pasen décadas, no cesan en soñar con llenar estadios mientras lanzan mensajes de amor, paz y buenos sentimientos para “concientizar” a sus pasivos escuchas; es decir, esos aspirantes a ser U2 en español y que esperan recibir el Nóbel de la Paz mientras convierten al rock en un discurso moralino, asimilado, y sobre todo, aburrido. 
Los fans de Babasónicos comparten con el vocalista la desfachatez por las formas. Si bien no es para afirmar que en esta reunión “todos somos Babasónicos”, lo cierto es que la mayoría estamos despeinados, aburridos de los rockeros encorbatados, y con ganas de regresar a casa con marañas capilares y tinnitus. La recompensa la otorgan cinco sujetos vestidos con capas púrpura, cual monjes psicodélicos, con ráfagas de rock renovadas y encabezados por un pibe que no quiere ser el representante de todos los hombres o el mensajero de algún ente superior; son chicos que sólo desean echarse unas risas acompañadas de buenas canciones, sin mañas ni accesorios cursis y sí con una enorme dotación de bromas. 
A pesar de lo breve del concierto, el repaso que hacen de sus ocho álbumes es un obsequio inusual. Además de los jocosos “Putita” y “Pendejo”, “Carismático” y “El colmo” dejan la sensación de que un terrorista de la felicidad ha hecho estallar granadas con gas hilarante. A la salida parece que la mayoría comió payaso. ¿Qué dices? ¿Que existen mejores métodos para medir un buen concierto? No me hagas reír… 

Cronología discográfica 
1992 Adrián Dárgelos, Diego Castellano, Diego Uma, Uma-T, Gabo y Mariano Roger Sónico, sólo salen de los linderos de su comuna para hacer grabar Pasto, catorce temas, incluido “D-generación”. Semejante y festivo debut tiene a Gustavo Cerati como invitado especial. 
1994 Se incorpora a DJ Peggyn, con lo que el sonido se vuelve más bailable. Trance Zomba cuenta con las divertidas “Poder ñandú” y “Posesión del tercer tipo”. El sexteto es telonero de INXS y Depeche Mode en Argentina. 
1996 Con Dopádromo parten del rock bailable y terminan en un maratón de psicodelia. Los videos “El ciervo” y “El médium” exponen al grupo más allá de las fronteras argentinas y es considerado uno de los principales exponentes del rock latinoamericano. 
1997 Babasónica presenta trece cortes de sarcasmo locuaz. Los sencillos “Seis vírgenes descalzas”, “Sátiro” y “El adversario” distinguen a Dárgelos de sus contemporáneos como un letrista que no compromete su retorcido humor con modas o convenciones. 
1999 Miami es un disco flojo y que comercialmente pasa desapercibido. DJ Peggyn deserta para comenzar una carrera en solitario como Jimmy Dolor. 
2000 Groncho presenta lados B de Miami. Ante la negativa de Sony para editarlo, Babasónicos crean su propio sello, Bultaco Records, donde también publican Babasónica electrónica, una remezcla con tintes electrónicos. La portada y tipografía son un homenaje a Kraftwerk. 
2001 Jessico es considerado por críticos (Les Inrockuptibles, Rolling Stone) y fans como su mejor álbum. Se advierte una distancia de la experimentación y la psicodelia para adentrarse al pop más tradicional. El resultado: ventas millonarias, nominaciones al Grammy Latino y giras internacionales. 
2003 Infame es un regodeo de chistes polémicos con “Putita” y “La puntita”. Hay influencias de rock bailable, proto-metal, glam y bolero, pero no alcanza las alturas de Jessico
2005 Anoche es una producción más cuidada. Las parodias de Dárgelos se mantienen en un nivel aceptable de corrosión, como cuando equipara a la novia con una yegua esplendorosa. Sin embargo, es su obra más melancólica e introspectiva. (N.G.

Programa 
Intro / Ciegos por el diezmo / Sin mi diablo / Pendejo / Muñeco / Fizz / Carismático / Rubí / Puesto / Suturno / Yegua / Un flash / Exámenes / El colmo / Putita / Coralcaraza / Así se habla / Luces / Irresponsables / Pobre duende / Sobre la hierba / Curtis / Y qué / Falsario / Risa / Deléctrico / Solita / Camarín / Capricho / Los calientes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.