jueves, 6 de abril de 2006

The Rasmus: Vestuario para el espíritu


6 de abril, 2006 / 9 673 asistentes / Función única / 
2 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V. 

Alejandro González 
¿Qué sucede aquí? ¿De dónde salió esta horda de adolescentes con pinta oscura y cabellos tiesos, endurecidos con gel? Míralos, rondando las butacas del Auditorio Nacional, buscando su asiento y a sus compañeros de clase porque seguramente andan aquí; es más, la escuela completa asistió a la cita. Todos han dejado en casa el aburrido uniforme y se han puesto el que presumen ahora, donde el peinado es imprescindible. Supuestamente se trata de un concierto de rock con guitarras a buen volumen, pero el ambiente está lejos de la tradición, más bien simula un salón de clases preparado para recibir a los padres de familia que firmarán boletas. Hay suficientes adultos y de ellos se debe desconfiar. Están pendientes de las nuevas aficiones de sus hijos y quieren asegurarse de que todo anda en orden, pero los púberes lo saben bien: aunque en el fondo los adultos son buenos, eso no les quita lo aburridos. 
Cualquier pretexto es bueno, se trata de gritar ya sea porque algún técnico cruza el escenario o porque las pantallas se despliegan. Cada ensordecedora muestra de emoción ayuda a asegurarlo: hay muchas chicas aguardando a que comience el concierto, demasiadas. Así es, chicas y gritos. Entonces no se trata de un concierto de rock, como se anunció; quizá está por aparecer una boy band, ¿no? Ya sabes, muchachitos que parecen nenas, coreografías y canciones de amor. “¿Te imaginas cuando salga Lauri?”, pregunta una niña a su amiga, justo detrás de mí. Mmhh, Lauri… su nombre lo delata; sí, se trata de una boy band. De pronto las luces se apagan y al fondo del escenario aparece un puñado de letras envueltas en vegetación marchita: The Rasmus. Y no hay niños guapos haciendo coreografías. Sobre el escenario, cuatro finlandeses que tocan metal se cuelgan los instrumentos. Lauri Ylönen, Pauli Rantasalmi, Eero Heinonen y Aki Hakala. Voz, guitarra, bajo y batería, respectivamente. 
Finlandia, ¿qué hay por allá además de frío y ventiscas que lastiman las mejillas? Todas las chicas que gritan frente al foro te lo pueden decir. Pero ahora no les preguntes porque están ocupadas cantando “Lucifer”, “Guilty”, “Immortal”. Lo único que hay en sus mentes es el deseo de que sus brazos se alarguen para tocar a Lauri, o que sus gargantas sean tan poderosas para que él distinga sus súplicas. 
“Muchas personas se quejan porque en nuestros conciertos la gente hace demasiado ruido, pero a nosotros nos encanta”, dice el cantante, quien en las próximas horas va a recibir regalos como pulseras, camisetas, flores y tangas. Lauri, quien testifica cómo su peinado ha sido reproducido en las cabezas de miles de púberes ansiosos de una identidad, toma una guitarra y con sus compañeros interpreta un set acústico que parte el corazón a los de alma débil. Los padres aprovechan la aparente calma para sentarse y ver la hora. El resto permanece de pie, admirando las uñas negras de Lauri, su tatuaje en el antebrazo o el calzado de insana plataforma que porta. 
“First Day of my Life” significa la vuelta a la distorsión, mientras que “In My Life” y “Heart of Misery” son pruebas contundentes de que The Rasmus saben manejar bien sus instrumentos. Parece que sus palabras carecen de frivolidad y que esas melodías melancólicas operan como un himno para quienes repiten cada palabra como si describiera dramáticamente un momento significativo de su corta vida. No hay fisuras en el encuentro y los padres, al final, terminan por comprenderlo, o quizá se entusiasman al intuir el fin de la cita, cuando imitan a sus hijos y levantan sus puños al ritmo de los tambores, en medio del ensordecedor coro que arropa “In the Shadows” y “Don’t Let Go”. ¿Qué sucede aquí? Muy simple, The Rasmus protagoniza la noche que todos esos adolescentes con pinta oscura recordarán con añoranza. Quizá cuando sean adultos se pregunten dónde guardaron aquel viejo uniforme que solían portar y recapaciten sobre por qué han permitido que les pongan uno nuevo: el de adultos buenos, pero aburridos. 

Cronología 
1995 Hartos de la escena musical finlandesa, cuatro preparatorianos de Helsinki forman un grupo. Después de probar con nombres como Sputnik y Antilla, se topan con el término Trash Mosh (subgénero del heavy metal) y lo mutan a Rasmus. 
1996 Tras lanzar un sencillo con Tega G. Records, llaman la atención de Warner Music y firman contrato. Con la aparición de Peep se transforman en rock stars en Finlandia, con apenas 16 años de edad sobre la espalda. 
1997 Rasmus alterna en el escenario con grupos del calibre de Garbage, Red Hot Chili Peppers y Rancid. Con Playboys, su segundo trabajo en las grandes ligas, ganan un EMMA (una especie de Grammy finlandés). Además tocan ante más de 40 mil compatriotas en el Estadio Olímpico de Helsinki. 
1998 Hell of a Tester incluye “Liquid”, calificada como canción del año en el país natal de Lauri y compañía. 
1999 Janne abandona al grupo. Su lugar es ocupado por el baterista Aki Hakala. 
2000 El cuarteto agrega el artículo The a su nombre, al enterarse que existe un DJ sueco con el mismo mote. Como The Rasmus comienzan a grabar en Estocolmo su siguiente disco. 
2001 Sencillos estacionados por meses en los primeros lugares de la radio, elevadas ventas en Finlandia avaladas por un Doble Platino… tal es el saldo de Into, el cuarto álbum que, como si se trataran de postales, sigue coleccionando fans en el orbe. 
2003 En enero aparece Dead Letters. “In the Shadows”, uno de sus cortes, se vuelve el video más visto en MTV Europa. Llegan más premios, discos de Oro y Platino. Más de un millón y medio de copias vendidas en el mundo. Localidades agotadas en Reino Unido. 
2004 Después de una gira por Alemania, Rusia, Escocia e Inglaterra, el cuarteto aterriza en América y en la ciudad de México debuta en el Salón 21. 
2005 Tras una mini gira por Japón, Hide from the Sun llega a las discotiendas y en la producción está el mismo equipo que en los álbumes previos: Martin Hansen y Mikael Andersson. (A.G.

Programa 
Night After Night / Lucifer / Guilty / Shot / Keep Your Heart Broken / Still Standing / Bullet / Last Generation / Immortal / Liquid, Chill, Falling & Days / First Day of my Life / Time to Burn / In My Life / Sail Away / Funeral / Heart of Misery / No Fear / Rakkis / In the Shadows / Don’t Let Go.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.