miércoles, 22 de marzo de 2006

Esta

En concierto / 22 de marzo, 2006 / 206 asistentes / Función única / 
2 hrs. de duración / Promotor: Zulu Producciones 


Rodrigo Farías Bárcenas
“Desde Israel, Esta”. En el anuncio del presentador no hay más información. Sin embargo, pronto nos damos cuenta de que se trata de una banda asombrosa, capaz de fascinar con recursos inauditos. 
Su biografía habla de un carácter excepcional. Una existencia que pasa de los veinticinco años sin menoscabo en su vitalidad y que sólo cuenta con tres discos: Esta (1990), Mediterranean crossroads (1996) y Home made world (2002). ¿A qué se debe dicha longevidad? Tiene que ver, seguramente, una ilimitada libertad para crear. En todo momento, Esta trasmite tal empeño en trabajar sin sujeciones estilísticas que su fe se vuelve símbolo cuando al finalizar “Armenian dream” en una de las pantallas aparecen las líneas curvadas que representan el infinito. 
El trabajo en equipo, cohesivo y consistente, respalda esta condición creativa. Son los mismos integrantes desde el principio. Formaron un cuarteto instrumental durante dieciocho años, hasta que se unió Yarona Harel en la voz, más joven que sus compañeros que ya están en los cuarenta, pero está a la altura de su experiencia. Uno de ellos la presenta con tanto gusto y respeto que no queda duda en cuanto a lo acertado de su inclusión. La cantante interviene por primera vez con “Ahazor”, y luego con “Spring will arrive”; plegaria, dice ella, “en la que pedimos que toda la gente viva en paz”. 
La tónica del concierto radica en provocar una sorpresa tras otra, generando atmósferas que cambian de manera impredecible, con el complemento de imágenes que propician la percepción de estar en un viaje por distintas regiones del mundo: de la vastedad desértica a la plenitud boscosa, o de un paisaje rocoso a otro de nutrida vegetación. 
La música —que combina temas instrumentales y otros cantados en hebreo e inglés— es un compuesto orgánico de tradición israelí con influencias mediterráneas y occidentales, como el jazz y el rock. Poco a poco los asistentes cambian su actitud y participan gracias a la motivación infundida por el manifiesto y placentero goce de los músicos, quienes dedican un guiño juguetón al público mexicano citando “La Cucaracha” como parte de “Go-Go”, una muy original forma de integrar la música celta con el funk. 
Esta surgió en 1980, en Tel Aviv, por iniciativa de Shlomo Deshet (batería) y Ori Beanstock (guitarra eléctrica). Después se unieron Amir Gwirtzman (saxofón) y Bentzi Gafni (bajo). Vivieron en Nueva York entre 1991 y 1997, y regresaron a Israel. También han desarrollado su trabajo en Francia, Italia y Bélgica. Todos componen y tocan varios instrumentos, en particular los de corte tradicional, como bouzouki (cuerdas), darbuka (percusión) o zorna (viento), entre otros. 
Su primer concierto en México es una lección de cómo tener una larga y fructífera vida artística. El secreto es tan sencillo como tener el control de lo que se hace, y se resume, de acuerdo con Beanstock, en “trabajar sobre la base de un esfuerzo cotidiano que en realidad es parte integral de nuestra filosofía de la vida”. 

Programa 
Turkish western / Armenian dream / Ahazor /Spring will arrive / Tikvateinu / Black ship / Go-Go / Irakeis.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.