jueves, 9 de marzo de 2006

Elefante: Pisando fuerte


9 de marzo, 2006 / 8 588 asistentes / Función única /
1:45 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V. 

Arturo García Hernández 

En el ambiente vibra la emoción irrepetible que antecede a toda primera vez. Por eso las miradas expectantes. Miles. Por eso las sonrisas exultantes. Miles. Por eso no cesan las palmas y los silbidos que pretenden apresurar el comienzo del primer concierto de Elefante en el Auditorio Nacional. El grupo ha estado aquí antes para abrir presentaciones de Alejandro Fernández y Joaquín Sabina. Esta noche, el escenario es sólo suyo. 
Un rumor de jungla surge y se ensancha desde las bocinas. La oscuridad se puebla de graznidos, aullidos, rugidos, una tormenta y su coro de relámpagos. Entre el confuso griterío animal emerge el barritar poderoso de un elefante. Una ráfaga multicolor de luces parpadeantes cae sobre cinco siluetas. Los admiradores del grupo (¿Ele-fans?) identifican a Iván Antonio Suárez López, alias Iguana, en batería; Rafael López, guitarra eléctrica; Flavio López Arellano, alias Ahis-Flais, en teclados y guitarra acústica; Luis Alberto Portela, conocido como Gordito Tracks, en bajo, y Jorge Martínez en la voz. 
Antes de mediar palabra con la muchedumbre, atacan sus instrumentos. Sobresalen guitarra y batería en la introducción al primer tema con el que marcaron su encumbramiento, “El abandonado”, un compendio de las influencias del grupo: rock pop con tenues pinceladas de contenido social y continuas incursiones en la balada romántica, permeadas por la épica-cantinera-corta-venas de José Alfredo Jiménez y Cuco Sánchez con modestos guiños a Joaquín Sabina y Silvio Rodríguez; una reverencia a Armando Manzanero y un saludo nostálgico a Consuelo Velázquez. Dice un fragmento: Así estoy sin ti, fallaste corazón. / Y ya lo pasado, pasado. Te doy una canción. / De qué manera te olvido, esta tarde vi llover. / Bésame, bésame mucho. Tóquenme la que se fue. 
El concierto es, al mismo tiempo, una prueba para el quinteto y corolario de su breve pero exitosa trayectoria. Días antes, en conferencia de prensa, Jorge Martínez había expresado lo que significaba esta presentación: “Le tenemos mucho respeto a este lugar y para estar ahí hay que tener una carrera consolidada y cierto respaldo. Siento que estamos en un momento muy bueno para presentarnos en el Auditorio”. Para él, la ocasión representa un reto y la oportunidad para quitarse de encima, de una vez por todas, la sombra de Reyli Barba, quien a principios de 2004 se bajó del Elefante para hacer carrera por su cuenta. Su voz era un distintivo y muchos ele-fans aún lo añoran. Ahora es cuando Jorge, ex cantante de Kaos, debe mostrar de qué está hecho. Y lo hace. Tiene a su favor cierto parecido entre su timbre y el de Reyli, pero no trata de imitarlo, posee su propio estilo. 
El recital es inevitablemente un recorrido por el repertorio de El que busca encuentra (2001), Lo que andábamos buscando (2002) y Elefante (2005). A la mitad de la jornada, como invitado sorpresa es llamado al escenario Beny Ibarra. El hoy treintañero, ex integrante de Timbiriche, es bien recibido aunque se le ve un poco tenso. 
Sin más escenografía que una pantalla gigante al fondo del escenario, a Elefante le basta su música para mantener los ánimos en ebullición. Se suceden piezas en las que destacan guitarra acústica y base rítmica. La dotación instrumental sólo cambia cuando se incorpora un par de trompetas en un tema con remembranzas rancheras desde el título: “La que se fue”. Para pretender una evocación de aquellos momentos íntimos cuando cinco amigos hablan de la vida, el amor y van naciendo las canciones, los músicos dejan sus respectivos lugares y toman asiento en una sala montada ex profeso. 
No hay tema ajeno al coro del público: “Ángel”, “Durmiendo con la luna”, “Mentirosa”. La lista es larga. Cuando toca el turno de “Así es la vida”, en las pantallas laterales se proyecta el video-clip correspondiente, que incluye secuencias de una película en la que, bailando, aparecen Tin Tan y Meche Barba. Homenaje con un toque de nostalgia. 
El reloj marca las veintidós horas con treinta y un minutos cuando Elefante concluye —tras que sus seguidores los hicieron regresar dos veces de camerinos— su primera presentación en el mega foro de Paseo de la Reforma. 

Cronología 
1996 Rafael López Arellano, Luis Alberto Portela, Flavio López Arellano, Iván Antonio Suárez y Reyli Barba se conocen y deciden formar un grupo. Entonces se hacen llamar Los Quintos. Durante cinco años escriben canciones, tocan puertas, buscan una oportunidad. Nada pasa. 
2000 Se rebautizan como Elefante y replantean su propuesta. 
2001 En febrero, el grupo da uno de sus primeros pasos fuertes: se presenta en el Festival de la Canción de Viña del Mar, donde tiene una aceptable respuesta del público. Firma contrato con Sony Music. El que busca encuentra incluye su primer y emblemático éxito: “Así es la vida”. Llega una nominación al Grammy Latino en la categoría de Mejor Álbum de Rock de Dúo o Grupo. En agosto viene su primera gira, La Estampida. 
2002 Llega al mercado su segunda producción, Lo que andábamos buscando, que incluye “El abandonado”, “Aguacero”, “La limpia”, “Las luces de la ciudad” y “Puertas abiertas”. 
2003 Alcanza la internacionalización con giras por Centro y Sudamérica. Uno de sus mayores logros es abrir un concierto de Shakira en el estadio de River Plate, en Buenos Aires, Argentina, ante más de 45 mil personas. 
2004 Al comenzar el año, el cantante y compositor Reyli Barba anuncia su salida del grupo. Es reemplazado por Jorge Martínez. 
2005 Aparece su tercer álbum, Elefante. (A.G.H.

Programa 
El abandonao / Historia sin fin / Ángel / Estoy loco / Lo que andábamos / Durmiendo con / Amores prohibidos / Si tú quieres / La que se fue / Ven / Caminar / A donde vayas / Píntame de azul / Contigo / Así es la vida / La planta / La condena / Pinta tu raya / Sabor a chocolate / Así es la vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.