sábado, 18 de febrero de 2006

Sidestepper

Foto: Colección Auditorio Nacional

18 de febrero, 2006 / 181 asistentes / Función única / 
2:30 hrs. de duración / Promotor: FUAAN Financiera, S.N.C 

Nayma González
El cartel de esta noche presenta dos opuestos inscritos en el inverosímil “género” llamado fusión: el melodrama local de San Pascualito Rey y la alegría carnavalesca de Sidestepper. Sin embargo, más que una invitación a la diversidad, parece un coctel elaborado con celeridad y la actitud del público lo va a demostrar. 

Siguiendo la línea que le dio éxito a La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio y a Las Víctimas del Doctor Cerebro en los años noventa, San Pascualito Rey ofrece una versión rockera con ambientes electrónicos de la música mexicana con hondas raíces: bolero, danzón y afroantillana. En el imaginario estético de su líder, Pascual Reyes, están juntos y revueltos Paquita la del Barrio, Jorge Reyes y Saúl Hernández. La idea, o como suelen llamarle, el “concepto” es más atrevido que el resultado, pues la tristeza guapachosa mantiene a los asistentes en un estado cercano a la somnolencia, tal como lo advierte el título de su primer sencillo, “Te voy a dormir”. Su adaptación del folclor con matices tecnificados ya fue antes explotada por Café Tacvba y La Barranca —del que se nota una pesada influencia. Líricamente, el trío explora la desolación, la muerte, el desamor y, en general, el azote a ultranza como modo de vida; es decir, esos temas convertidos en los lugares comunes de la cultura mexicana apreciada en el extranjero, aunque con un acento irónico infrecuente en el rock local. 
 
Foto: Colección Auditorio Nacional

Por más que estos oriundos de Ciudad Satélite sean promocionados por diversos medios impresos como uno de los mejores del género, el público quiere juerga al son de la fusión festiva que prometen los anglo-colombianos Sidestepper, quienes suscitan el baile desde el primer momento con su electro-vallenato y con los tres carismáticos vocalistas que no dejan de invitar a mover las caderas, mientras su líder, el productor Richard Blair —quien trabajó con Brian Eno, Daniel Lanois y Peter Gabriel, y es actualmente expatriado voluntario de su natal Inglaterra a zonas sudamericanas más candentes— demuestra su técnica al mezclar sutiles elementos de música electrónica con preponderantes sabores latinos: salsa, cumbia, latin soul, samba y bossa nova. Mas los momentos mejor logrados suceden cuando Blair se adentra en el drum & bass y el chillout, pues aunque por su naturaleza más suave estas tendencias enfrían a las parejas adscritas a la cachondería, confirman que el productor logra un equilibrio entre la locuacidad de la pista de baile y el relajamiento lounge. 
Esta vez, igual que lo demostró en su pasada presentación en el Lunario, Sidestepper es capaz de encender las urgencias corporales de sus seguidores como sólo los latin lovers (entendido el término como amantes de lo latino) lo pueden hacer.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.