sábado, 3 de diciembre de 2005

La Academia: Muchos son los llamados…

Foto: Colección Auditorio Nacional

Tour 2005 / 3 y 4 de diciembre, 2005 / 16 382 asistentes / 2 funciones / 
3 hrs. de duración / Promotor: TV AZTECA, S.A. DE C.V.

Fernando Figueroa
La cuarta generación de La Academia comenzó con un casting a 127 mil jóvenes que deseaban perder el anonimato; dieciocho fueron elegidos y durante tres meses formaron parte del reality show en el que pulieron sus cualidades artísticas.
Después del proceso de selección, regido por la decisión de los telespectadores, saltaron a la fama los primeros cinco lugares: Erasmo Catarino, Yuridia, Adrián, Cynthia y Edgar; más otros siete que buscan un pedazo de fama y fortuna: Abyadé, José Luis, Silvia, Mario, Marco, Paula y Johanna. Los demás se convirtieron en estadísticas que sirven para resaltar el tesón y la suerte de quienes ahora están en el ajo. Quizá la única excepción sea Jolette Hernández, quien al entrar en conflicto con Televisión Azteca está destinada a cumplir en la congeladora un contrato por cinco años, lo que implica una forma de eutanasia profesional.
Mientras son peras o manzanas, una docena de chavos ofrece dos conciertos en el Auditorio Nacional y de ese modo concluye un tour que incluyó cincuenta ciudades de México y Estados Unidos, donde más de trescientas mil personas pagaron su respectivo boleto.
Los televidentes que llamaron por teléfono para votar —con cargo a su cuenta— decidieron que Erasmo Catarino, El Conde de Xalpatlahua, fuera el ganador de la cuarta generación; tal vez caló sentimentalmente el hecho de que se trata de un maestro guerrerense de origen indígena, a quien adoran sus alumnos de primaria. Sin embargo, la mayoría en el Auditorio tiene otra opinión y la manifiesta al corear en forma estruendosa a su preferida: “¡Yu-ri-dia-Yu-ri-dia-Yu-ri-dia!”, quien obtuvo el segundo lugar en el certamen. La sonorense no tiene belleza de calendario, así que sus principales argumentos son voz privilegiada y sobresaliente calidad interpretativa, sin importar que se trate de covers tan conocidos como “Maldita primavera”. Una semana antes de este par de conciertos recibió un reconocimiento por vender 325 mil copias de su primer álbum, Yuridia, la voz de un ángel. Todo un suceso.
En el primer show en el Coso de Reforma, Erasmo Catarino consiguió un Disco de Oro por 50 mil copias vendidas de su primer álbum. Y aunque aquí obtuvo el segundo sitio en popularidad, fue ovacionado cuando cantó acompañado de la banda El Pueblito.
Edgar, quinto lugar en el reality show, ascendió al tercer puesto en el aplausómetro, ya que maneja por partes iguales el jugueteo sexy y una aceptable interpretación. Con Erasmo cantó “Maracas”, al estilo Alberto Vázquez y Joan Sebastian. Adrián, tercero en el programa televisivo, posee buena voz y escasa presencia escénica. Cynthia, en cuarto sitio, tiene estilo propio y belleza para abrirse paso; además de que, según sus maestros, fue la alumna más tenaz.
Con mayor o menor fortuna, los demás integrantes hicieron esfuerzos por demostrar que no son flor de un día: Marco y su voz de tenor con una versión ranchera de “A mi manera”; José Luis, vestido de charro, haciendo un homenaje a José Alfredo Jiménez; Abyadé sin desprenderse del fantasma de Ana Bárbara con “Bandido”, y lo mismo Paula con “Te pareces tanto a mí”, que remite a la versión de Lupita D’Alessio. El galán Mario tiene su club de fans, que lo vitorean cuando canta “En los purititos huesos”, sin importar que en ese momento haya problemas con el sonido; Johanna y Silvia fueron recibidas con escasos aplausos. Marco, José Luis, Edgar, Mario y Adrián pusieron a bailar a la gente con un popurrí de Los Tucanes de Tijuana, y el grupo completo hizo lo que pudo con “Satisfaction”, “Vivir sin aire” y “Mira cómo va”.

Foto: Colección Auditorio Nacional
Para el primer show se anunció como ingrediente adicional a Víctor García, segundo lugar en la primera generación de La Academia, más conocido en 2005 por su papel de Leo en la telenovela Los Sánchez que por su carrera como cantante, en la que no le va mal. Irradia simpatía, bromea con el público y le entra a temas que han sonado mucho en la radio como “Otra vez” y “Loco por ti”.
El segundo concierto lo cerró Yahir, cuarto lugar en la primera versión de este reality show y, paradójicamente, el intérprete más popular de todos los “académicos” desde 2002. Puede decirse que Víctor y Yahir son los únicos sobrevivientes de la primera generación, y no hay vestigios de la segunda y tercera.


Maestros, críticos y criticones
Los alumnos de La Academia llegan al reality show como diamantes en bruto para ser pulidos por un grupo de especialistas. A marchas forzadas, varios maestros les enseñan cómo pararse en un escenario, técnicas de expresión corporal, canto y hasta fórmulas para evitar el mareo que provoca la fama repentina.
El director de esta escuela es Juan Carlos Alonso, quien antes fue gerente artístico de Sony Music, Polygram y Azteca Music, así como productor de discos de Vicky Carr, Timbiriche, Armando Manzanero y Rocío Jurado, entre otros.
Willy Gutierrez, maestro de canto en La Academia desde la primera generación, posee una escuela de esa disciplina artística en la ciudad de México. Ha dirigido musicales como Mujercitas, Cats y Fiebre de sábado por la noche, además de participar en proyectos especiales con las Orquesta Sinfónica Nacional de México, la Filarmónica de las Américas y la Sinfónica de Cleveland.
Miguel Ángel Ferriz, quien se encarga del área actoral, trabajó en la cinta Los indolentes, en la telenovela El derecho de nacer y en obras de teatro como Viaje de un largo día hacia la noche y Loco amor. Dirigió el Centro de Educación Artística de Televisa Monterrey y fundó el Centro de Formación Actoral de TV Azteca.
En la plantilla docente también aparecen Francisco de la O (conducción), Gabriela Cárdenas (interpretación), Guillermina Gómez (montaje coreográfico), Charly D (expresión corporal), Alberto Castillo (canto y montaje en grupo), Norma Angélica Rodríguez (actuación), Lola Salamanca (desarrollo escénico) y Lizi Rodríguez (psicólogía).
Entre los críticos que cada semana dieron la cara en los conciertos, destaca Óscar Sarquiz, pilar del el periodismo musical en México durante cuatro décadas. En radio y televisión ha sido guionista, conductor y productor de programas de rock. En empresas discográficas participó en lanzamientos de grupos como Sombrero Verde (hoy Maná) y Botellita de Jerez. Antes de participar en La Academia fue jurado en el Festival OTI y en Valores Bacardí.
El polémico Arturo López Gavito fue fundador de la estación Radioactivo, gerente de Warner Music y MCA Music, así como director general de EMI Music y de la estación de radio Best FM. Es representante del grupo Molotov.
Lolita Cortés, cantante, actriz y la más ruda de los críticos, fue reina de los musicales en México durante más de una década. Se le recuerda en Vaselina, José el soñador, La Bella y la Bestia, El fantasma de la ópera, Jesucristo Superestrella y Fiebre de sábado por la noche, entre otras.
Ilse, quien se ponía en los zapatos de los noveles, fue integrante del exitoso grupo Flans. (F.F.)

Programa
Todos
Popurrí: Satisfaction, Vivir sin aire, Mira cómo va

Edgar
La planta

Edgar y Erasmo
Maracas

Edgar
Cuando seas grande

Paula
Inocente pobre amiga

Abyadé
Bandido

Mario
Los purititos huesos

Todos
Popurrí de Moderatto

Johanna
Sin él
Amor prohibido

Marco
A mi manera
Volveré

Silvia
Muriendo lento
Las cuentas claras

José Luis
Serenata huasteca
Yo no fui

Todos
Mi ciudad

Cynthia
Desesperada
Me equivoqué

Adrián
Me va a extrañar
Es mejor así

Yuridia
La maldita primavera
Daría
Ángel

Todos
Popurrí Los Tucanes del Norte

Erasmo
Son tus perjúmenes, mujer
Acá entre nos
La chica fresa
La manzanita

Víctor
Chaparrita
Mi funeral
Otra vez
Invisible
He venido a pedirte perdón
Tu olvido
Para que baile mi pueblo
Si tú quisieras
Ahora te vas
Desvelado
Loco por ti
Otra vez

Yahir
Es ella
Te amaré
Detalles
Alucinado
No me voy a quedar
Fue ella, fui yo
La locura
No te apartes de mí

Todos
La Academia


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.